Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

"El gerente de Carrefour Market, de Zabalburu, Alfredo del Palacio, nos acosa y amenaza"

Los delegados de LAB en Carrefour Market, de Zabalburu, no han podido más. Han saltado contra el gerente que «lleva dos años y medio acosándonos, amenazándonos e imponiendo la ley del miedo». La central sindical es mayoritaria y ha denunciado a Alfredo del Palacio en los tribunales y en la calle. «No aguantamos más», dijeron. Ocurre eso en un centro comercial que con 40 años de antigüedad cobran 834 euros, así lo mostró Yolanda Sánchez

Ley del miedo.- La central sindical asegura que Alfredo del Palacio, gerente del Carrefour Market de Zabalburu (Bilbo) ha impuesto «la ley del miedo» frente a los trabajadores y trabajadoras. Ocurre eso en un centro comercial que, después de 40 años de antigüedad, la delegada de LAB, Yolanda Sánchez, se lleva a casa una nómina de 834 euros

Los dos últimos años y medio en Carrefour Market, de Zabalburu (Bilbo), los trabajadores y trabajadoras del centro comercial están sufriendo «una auténtica pesadilla» con el nuevo gerente Alfredo del Palacio, como denuncian los delegados sindicales de LAB, Txema García, Yolanda Sánchez, Koldo Fernández y Francisco Ferrer, éste es de la sucursal de Atxuri.

Ocurre todo esto en un centro comercial donde los trabajadores y trabajadoras perciben unos bajos salarios. De media 756,27 euros. Yolanda Sánchez con casi cuarenta años de antigüedad, que los cumplirá en noviembre, enseña su nómina y muestra 834 euros, que se lleva a casa en 16 pagas. «Son salarios de 12.100 euros en 16 pagas», dice Koldo Fernández que tiene una antigüedad de 37 años, de ellos 28 años en el comité. En el caso de su compañera es algo más, por la antigüedad.

Este afirma que «vivimos en un acoso laboral continuo por parte de Del Palacio, con amenazas e insultos». Llegó con «mano dura», porque comenzó a quitar los derechos laborales. «Iban al médico y traían el justificante, les comentaba que no hacía falta, porque tenía que recuperar las horas», o trabajadoras que habían coincidido su período vacacional con bajas que, en vez de dárselas, les negó ese derecho. «Lo denunciamos. Se ha ganado a nivel judicial. Se ha hablado con la dirección de Carrefour, pero sigue negándose después de un año».

LAB cuenta que cada año «comprobamos el exceso de jornada laboral. Se hace un escrito y la empresa los reconoce, pero a algunos trabajadores se niega a hacerlo, descalificando el trabajo de control de LAB». Admiten que todavía hay trabajadores que «se les deben días de fiesta por ese motivo y por la cerrazón» del nuevo gerente. «Nuestro convenio nos obliga a realizar inventarios por medio de horas extraordinarias. Se abonan, pero desde su llegada dice que no. Obliga a realizarlas, pero no las paga ni las podemos disfrutar en jornadas complementarias de fiesta». En este tiempo ha despedido a cuatro trabajadores, de una plantilla de 56 trabajadores. «La empresa reconoce los despidos improcedentes, pero no les reintegra al puesto. Son reemplazados por sus amistades, las de su mujer o de su entorno familiar».

Los delegados de LAB denuncian que, al final, en ese centro comercial se ha instaurado «la ley del miedo». «Hemos presentado denuncias por el tema de vacaciones y bajas y hacemos movilizaciones contra los despidos. Estamos los viernes al pie de la denuncia. Repartimos octavillas entre los clientes y pegamos carteles contra la actitud del gerente en cuanto al acoso laboral y despidos», dice Fernández. Yolanda Sánchez explica que cuando iniciaron la campaña de los carteles para denunciar lo que les está ocurriendo «recibí en mi móvil un texto amenazándome desde el teléfono de la propia empresa».

«En otra ocasión, el nuevo gerente se acercó y comenzó a arrancar los carteles que estábamos poniendo cerca de la tienda. Al día siguente íbamos a pegar carteles en el Casco Viejo y en La Peña, otro barrio de Bilbo donde reside, y se me acercó y me dijo -explica Koldo Fernández- que si vuelves a colocar otro cartel te meto dos hostias. Lo repitió. Le contesté que no valían las amenazas y que negociando los despidos se solucionaba el problema. Pero insistió en la amenaza». Por lo que le contestó que iba a denunciar y «su respuesta fue subnormal vas a denunciar a tu padre. Empezó a insultarnos. Y nos marchamos y lo pusimos en manos de los abogados del sindicato».

Pese a las amenazas, han decidido continuar con las denuncias. Pero también han hablado ante el director de Recursos Humanos de Carrefour, Borja Pinilla. «Le explicamos lo que ocurría. Nos dijo que lo iba a comunicar a los superiores y nos contestaría. Le pedimos que le trasladase y le metiera en orden. Pero nos dijo que no tienen sitio para trasladarle. Le queríamos fuera de esa sucursal ante el acoso constante».

- Mantiene su actitud.

Desde el 7 de marzo de la primera reunión hasta el 2 de abril, ha seguido igual. «A tres trabajadores les sacó de la tienda, y les llevó a una de las tiendas de Marionnaud, que ha cerrado, mientras se estaban llevando las cosas. Les dijo que si no hacéis las cosas como yo digo `esto os puede pasar'. Los trabajadores se sintieron amenazados y coaccionados. Nos lo contaron». A Txema García, otro delegado de LAB, fue al médico y llevó el justificate y «no me lo cogió». Koldo Fernández añade que «el último, a mi tampoco, y me lo tiró despectivamente encima de las cajas de la leche».

La solución, a juicio de los sindicalistas de LAB, está en que el director de Recursos Humanos de Carrefour Market, Borja Pinilla, le cambie de lugar y de cargo, porque «esta persona vino a Zabalburu del hiper de Erandio. Allí era igual. Nuestros compañeros lo pasaron mal. Es un acosador laboral nato».

Todo esto ocurre en un centro comercial que «va bien», incluso «hemos aumentado las ventas». La actitud de este gerente es «despedir a trabajadores para «meter gente de su círculo. Hemos reaccionado ante estos abusos de forma contundente y lo único que ha hecho es persistir en las amenazas».

LAB cuenta con tres de los cinco delegados. Los otros dos «son de CCOO, pero es una candidatura que se realizó con el apoyo de la dirección. De tal manera, que no nos apoyan en nada ante todos estos hechos tan graves».

- «Clientas nos piden recoger firmas contra el gerente».

Un grupo de clientas que tenemos nos ha pedido, al ver la situación tan grave por la que padecemos, que recojamos firmas entre los usuarios de Carrefour Market para después entregarselo a la alta dirección para demostrar que nos apoyan y que, igual que nosotros, no aceptamos ese acoso y esa presión cada día», explicó Koldo Fernández. En este sentido, los delegados de LAB explicaron a GARA el día de la entrevista «no estaba el gerente, porque se ha ido unos días de vacaciones , y estamos tranquilos, sin presión y sin insultos. Eso es vida», precisó. En realidad admiten que «es un mal jefe», pero los delegados de LAB sostienen que «mantenemos nuestra actitud de denuncia y protesta».

(Juanjo Basterra, Gara)