Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

"Acero" Cali se sube al ring electoral: "Nunca fui el guardaespaldas de Moreno"

Guillermo Moreno no estaba solo cuando irrumpió en la Plaza de Mayo para desalojar a los manifestantes que protestaban contra las retenciones móviles impuestas por Cristina Kirchner . Lo escoltaba el entonces campeón mundial de kickboxing, Jorge "Acero" Cali.

A seis años de la resolución 125 que enfrentó al kirchnerismo con el campo, el ex secretario de Comercio Interior pasa sus días como agregado económico de la embajada argentina en Roma. Su ladero en aquella movilización del 2008 se lanzó hace meses como precandidato a intendente de Escobar. "Nunca fui el guardaespaldas de Moreno. Es mi amigo desde hace mucho tiempo, pero la relación política nunca existió", respondió Cali a LA NACION, en plena campaña en el conurbano.

No volvieron a caminar juntos para apoyar al Gobierno, pero el ex funcionario no se olvidó de "Acero". Cuando se enteró de que iba a competir en las elecciones del año próximo, Moreno lo llamó desde Italia para darle sus palabras de aliento. "Me dijo que le diera para adelante y que contara con él", recordó de la charla.
Cali mantuvo sus lazos con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido , otro funcionario que lo felicitó por su decisión de incursionar en política, pero el exilio de Moreno lo alejó del Gobierno. "Este no es el kirchnerismo que conocí. Antes había más diálogo, la gente atendía el teléfono", se quejó.

El ex campeón de kickboxing, que se definió como "un peronista", se lanzó sin la venia de ninguno de los presidenciables. Sin embargo, se jactó de tener vínculos con Daniel Scioli (Frente para la Victoria), Sergio Massa (Frente Renovador) y Mauricio Macri (Pro). "Scioli es el que más fuerza está haciendo para sumarme. Se acerca, tiene buenas intenciones", expresó. "Voy a definir más adelante a quién acompaño, falta mucho para las primarias. Yo solito mido 14 puntos. No me vuelve loco nadie", aseguró Cali, confiado sobre sus chances electorales.

Desde el entorno del gobernador bonaerense admitieron a LA NACION que existe "una relación muy buena" con el ex luchador, pero no confirmaron que haya habido gestiones formales para sumarlo en Escobar.

Con el objetivo de llegar a la Casa Rosada en 2015, el gobernador bonaerense apeló a una vieja fórmula de los tiempos electorales: convocar a figuras del deporte para incrementar el apoyo popular en algunos distritos. Por ejemplo, el ex futbolista Carlos "El chino" Tapia se prepara para competir en San Miguel y Mariano Dalla Libera colabora con el sciolismo en Malvinas Argentinas. También se analizó una eventual candidatura del ex arquero Sergio Goycochea en Vicente López.

- Un perfil polémico, en campaña.

"Escobar, con un futuro de acero", dicen los afiches de campaña que llevan el rostro del ex campeón de kickboxing, que nació en Ciudadela. En el municipio del massista Sandro Guzmán, que se tomó licencia como intendente para asumir como diputado en diciembre de 2013, Cali prometió "atacar" la inseguridad y realizar obras de infraestructura. "Los vecinos me dan polenta. Estoy visitando 400 personas por semana. La onda puntero político no me va", dijo. ¿Qué lo llevó a pegar el salto a la política? Según Cali, lo "motivó" la elección de Jorge Bergoglio como papa.

Cali cultiva desde hace años un alto perfil. No solo sus apariciones como custodio de Moreno en las movilizaciones del kirchnerismo sembraron polémica. En 2013, el programa Periodismo para Todos reveló la clausura de un gimnasio vinculado al ex deportista donde supuestamente funcionaba un centro de juego clandestino. En su réplica, "Acero" dijo que él sólo "se entrenaba" en el segundo piso del lugar y pidió "un mano a mano" con el periodista Jorge Lanata : "Es un gordo payaso. Hablaba de un prostíbulo y me metió a mí con un garito. Yo no tengo nada que ver con nada", se defendió.

El ex luchador, que admitió haber conocido al supuesto valijero de Lázaro Báez, Leonardo Fariña , y al financista Federico Elaskar , ex dueño de La Rosadita, estuvo también en el centro de la escena cuando fue demorado el año pasado por la Policía Federal en pleno Palermo. Cali circulaba por la Avenida del Libertador con una Ferrari roja que no tenía la patente.

(La Nación, Yahoo! Noticias)