Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El Estado Islámico decapita al británico Alan Henning

El británico Alan Henning se convirtió ayer en la nueva víctima mortal a manos de los terroristas del Estado Islámico (EI). Los yihadistas publicaron anoche otro vídeo macabro, esta vez titulado «Otro mensaje para América y sus aliados», donde se muestra el asesinato del taxista que trabajaba como voluntario con un convoy de ayuda humanitaria en Siria. Hacía tres semanas que había protagonizado un mensaje advirtiendo a las autoridades de que sería el próximo en morir. Henning, de 47 años y padre de dos hijos, es el cuarto rehén occidental en ser decapitado por los radicales, responsables también de los asesinatos del periodista estadounidense James Foley, el reportero inglés Steven Sotloff y el cooperante escocés David Haines. El último crimen tiene lugar después de que Reino Unido haya comenzado esta semana los ataques aéreos contra el EI, uniéndose a la misión de los Estados Unidos y sus aliados árabes, entre los que destaca Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes. Precisamente el martes, día en el que los aviones caza comenzaron la operación, Barbara Henning hizo un llamamiento a través de la BBC para que los terroristas dejaran en libertad a su marido alegando que era un «hombre inocente» que estaba allí «sólo para ayudar a la gente». Al cierre de esta edición, los servicios de inteligencia estaban confirmando la autenticidad del vídeo emitido por los radicales, aunque todo hacía indicar lo peor.

Henning, de Greater Manchester (Inglaterra), había sido secuestrado en Siria hacía nueve meses. Las autoridades creen que estaba retenido junto con otros 20 rehenes occidentales. Descrito por sus amigos como «un gran hombre con un gran corazón», el taxista cayó en manos de los terroristas después de unirse a un grupo de amigos musulmanes en un convoy de ayuda a Siria la pasada Navidad. Previamente había estado recaudando fondos para comprar ambulancias y equipos médicos que se estaban mandando al país. El secuestro se produjo a poca distancia de la frontera con Turquía. Según sus compañeros, un grupo armado le rodeó al no ser musulmán y se lo llevó tras percatarse de que tenía pasaporte británico.
En un vídeo titulado «Un mensaje para los aliados de Estados Unidos», tras decapitar al cooperante escocés, los asesinos mostraban el mes pasado a Henning arrodillado en la arena vestido con un mono naranja similar al de los presos en Guatánamo. El yihadista que ha protagonizado hasta ahora todos los vídeos amenazaba con un marcado acento londinense: «Si Cameron persiste en la lucha contra el Estado islámico, entonces, al igual que Obama, tendrá la sangre de su pueblo en sus manos». Tras las imágenes, varios líderes musulmanes habían pedido la liberación del taxista. Uno de ellos, el juez Sheikh Haitham Al Haddad, dijo que el asesinato de Henning sería «inadmisible» bajo la ley islámica.

El anuncio de la decapitación de Henning, coincidió con la visita del primer ministro británico, David Cameron a Kabul, donde acudió para reunirse con el nuevo presidente afgano, Ashraf Ghani, al que le mostró todo su apoyo para que la república islámica sea un país»más seguro y próspero «y no se convierta en «refugio de terroristas». Aparte de reuniones con políticos, Cameron también visitó a los cerca de 1.300 soldados británicos que aún se encuentran en la base de Camp Bastion. Las operaciones de combate terminarán a finales de este año después de una misión que ha durado 13 años. Un total de 453 militares han perdido la vida. El «premier» destacó a las tropas que ahora se enfrentan a la «lucha de nuestra generación» contra los extremistas islámicos de todo el mundo. Un mensaje que, sin saberlo, cobraría especial significado horas más tarde. El líder «tory» explicó que grupos como Estado Islámico (EI) en Irak y Siria y Boko Haram en Nigeria muestran que queda una larga batalla por delante. Tras conocerse el asesinato, Cameron afirmó que «mis pensamientos y plegarias están esta noche con la esposa de Alan, Barbara, sus hijos y todos los que le quería. El hecho de que fuera tomado como rehén cuando trataba de ayudar a los demás prueba que la depravación de estos terroristas de EI. Haremos todo lo posible por capturar a estos asesinos y llevarlos ante la justicia». Desde Estados Unidos, la asesora del presidente Barack Obama para seguridad nacional y lucha contra el terrorismo, Lisa Monaco, subrayó que si este vídeo resulta ser auténtico «es otro ejemplo más de la brutalidad del EI».

(Celia Maza, La Razón)