Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Alianza en favor del reconocimiento de "nuestra singularidad" foral

Protocolo de colaboración entre la CAV y Nafarroa

El lehendakari de la CAV, Iñigo Urkullu, y la de Nafarroa, Uxue Barkos, firmaron ayer un protocolo de colaboración entre ambas comunidades, que incluye la defensa común de sus singularidades forales. El texto oficial habla del Concierto y del Convenio Económico. Los discursos se fueron hasta el «pase foral» y la «sobrecarta» navarra

2016.- El protocolo suscrito ayer por Iñigo Urkullu y Uxue Barkos se diferencia de los anteriores en la sintonía existente entre ambos gobiernos. Los dos ejecutivos tienen el nexo común de que el PNV gobierna en Lakua y forma parte de la coalición Geroa Bai que encabeza la presidenta navarra

2009.- El presidente del Gobierno de Nafarroa, Miguel Sanz, y el lehendakari, Patxi López, firmaron en julio de 2009 otro protocolo de colaboración centrado en desarrollar infraestructuras de interés común, como el TAV, permitir la captación de la ETB a través de TDT y fomentar el euskara

1995.- El primer acuerdo lo firmaron en 1995 José Antonio Ardanza y Javier Otano, pero no llegó a su término por la caída del tripartito navarro que presidía el PSN al conocerse que una juez investigaba una cuenta en Suiza de Otano. Incluía un órgano común permanente que enfureció a UPN

Con la solemnidad que ofrecen las estancias del Palacio de Ajuria Enea, Iñigo Urkullu y Uxue Barkos rubricaron ayer públicamente el protocolo de colaboración entre la Comunidad Autónoma Vasca y Nafarroa, que sus respectivos gobiernos aprobaron la pasada semana. El documento pretende servir de base para estrechar lazos entre ambas comunidades y dar carta de naturaleza institucional a lo que cada vez es más común en el ámbito social y ciudadano.

Tanto Iñigo Urkullu como Uxue Barkos destacaron lo mucho que une a las dos comunidades vecinas, comenzando por la lingua navarrorun, como destacó el lehendakari de la CAV. Una relación que «no ha sido lo profunda que debiera» ni «normalizada» durante una etapa «excesivamente larga y, seguramente, poco razonable», como lamentó la presidenta navarra, que prefiere mirar al futuro.

Junto a las medidas concretas de colaboración en 18 áreas de interés común, Iruñea y Lakua entienden que el acuerdo lleva implícita una defensa común del autogobierno propio frente a los recursos constantes del Gobierno español y las leyes básicas que van erosionando las competencias propias.
- «Pase foral» y la «sobrecarta».

Iñigo Urkullu fue más explícito en esta materia, puesto que llevaba escrito un discurso de cuatro folios, mientras que Uxue Barkos optó por una declaración más breve y sin papeles.

El lehendakari de la CAV señaló que comparte con la presidenta de Nafarroa «la apuesta por el autogobierno, su adecuación y actualización». Y añadió que ambos han sentido «la misma inquietud por la estrategia centralizadora del Gobierno español, el ataque a nuestras competencias, el cuestionamiento del Concierto y el Convenio Económico, la pérdida paulatina de la naturaleza política de la autonomía, y las dificultades para garantizar el cumplimiento de lo pactado».

Aseguró que comparten de igual modo «una alianza a favor de nuestro autogobierno, que entrelaza sus raíces en nuestra historia, en los derechos históricos de los territorios forales». Iñigo Urkullu la definió como «una alianza a favor del reconocimiento de nuestra singularidad, que tiene como objetivo defender conjuntamente nuestro Concierto y Convenio Económico».

El lehendakari reclamó un Estado que «reconozca su verdadera dimensión plurinacional». Y abogó por «el diálogo y el acuerdo para avanzar en los objetivos políticos».

En sintonía con sus discursos de los últimos tiempos, desde que puso a rodar el concepto de «nación foral», Iñigo Urkullu aseguró que su alianza con la presidenta navarra es «también a favor de la bilateralidad como sistema de garantía, un sistema que encuentra su precedente histórico en el ‘pase foral’ y la ‘sobrecarta’»

Ninguno de estos últimos conceptos figura en el texto del acuerdo de colaboración ayer suscrito, pero fueron admitidos con naturalidad por las dos partes implicadas en la firma, lo que hace presuponer la existencia de un común acuerdo sobre ellos, aunque no fueran explicitados en las palabras pronunciadas por Uxue Barkos.

- El protocolo recoge cerca de un centenar de propuestas sin fecha para su futura concreción.

El protocolo oficialmente suscrito ayer por los presidentes de los gobiernos de Iruñea y Lakua contiene cerca de un centenar de propuestas de acuerdos, alianzas, convenios y colaboraciones que, de momento, constituyen una declaración de intenciones, ya que para su concreción práctica deben de formalizarse de manera jurídica. Por ahora no hay previsión de fechas ni tampoco una estipulación de prioridades –según reconoció ayer Iñigo Urkullu–, aunque por su trascendencia pública y su repercusión se entiende que la búsqueda de que ETB pueda ser captada con normalidad en Nafarroa es uno de los puntos a resolver con mayor celeridad.

El acuerdo suscrito ayer sustituye oficialmente al firmado en 2009 por el presidente Miguel Sanz y el lehendakari Patxi López, que a su vez era una actualización del protocolo inicial del año 1995. En estos veinte años ha habido acuerdos sectoriales en materia de educación, lengua, sanidad e infraestructuras –sobre todo el TAV–, pero no una colaboración formal entre ambas comunidades autónomas.

En este caso, ambos gobiernos han establecido mecanismos para su coordinación en 18 ámbitos de actuación estructurados en torno a cinco ejes estratégicos: desarrollo económico, competitividad y empleo; protección social; educación, cultura, juventud y euskera; paz y convivencia; y futuro del autogobierno.

El protocolo se basa en que ambas comunidades «mantienen una especial relación que se caracteriza por una afinidad histórica, cultural, lingüística, turística y sociocultural, y comparten una larga tradición de colaboración que les ha llevado a participar conjuntamente en la creación y desarrollo de instituciones de carácter cultural y lingüístico, así como a suscribir acuerdos sectoriales en diversas áreas».

En el acto de firma de ayer, presidido por Iñigo Urkullu y Uxue Barkos, se produjo una cierta descompensación protocolaria, puesto que por parte de la CAV estuvo presente todo el Gobierno en pleno, mientras que desde Nafarroa solo acudió la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales y portavoz del Ejecutivo, Ana Ollo, lo que hizo que para buscar cierto equilibrio el director general de Comunicación, Pello Pellejero, tuviera que sumarse a las fotos.

- Urgencia para la captación de ETB con garantías jurídicas.

El protocolo recoge que los dos gobiernos «se comprometen a realizar las gestiones necesarias para propiciar que los programas de EITB puedan ser difundidos en la Comunidad Foral Navarra». En los mismos días en los que los dos ejecutivos aprobaban estos compromisos en sus respectivos consejos de gobierno, se conocía que ETB se veía obligada a suspender sus emisiones en Nafarroa por la amenaza del Ministerio de Industria de precintar sus equipos y sancionar a las empresas públicas implicadas.

A preguntas de los periodistas, Iñigo Urkullu afirmó que «resulta incomprensible que en pleno siglo XXI, después de una etapa en la que por vía analógica era posible visualizar ETB, en un tiempo de digitalización, los navarros no puedan ver la televisión vasca cuando pueden acceder a cualquier televisión del mundo». Uxue Barkos, por su parte, declaró que siempre se ha trabajado «por lo legal» y explicó que van a buscar una solución para que la captación se pueda hacer «de manera definitiva» y no quede «al albur del abuso que se ha hecho de la lectura de lo que la Ley marca y permite».

Por otra parte, el Consejo de Administración de EITB, reunido en la tarde de ayer de forma extraordinaria, acordó por 18 votos a favor y 2 en contra instar a los ejecutivos de Lakua e Iruñea, y por supuesto al de Madrid, «a solucionar el grave daño ocasionado y atender al interés general de la audiencia de Navarra retomando inmediatamente las emisiones, inicialmente de forma transitoria, a través del espectro radioeléctrico del Gobierno de Navarra y oficializándolos, sin pérdida de tiempo, con el correspondiente amparo legal».

El consejo recuerda el papel que ETB hace en el «fomento y desarrollo del euskara» y los principios del Consejo de Europa en defensa de las lenguas minorizadas. También argumenta que existe una demanda por parte de la ciudadanía navarra y que el «apagado» cercena sus derechos fundamentales.

(Iñaki Iriondo, Gara)