Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Así se compraron votos de gente necesitada en Canarias en 2015

"Estábamos en la placita del Poeta y aparecieron seis o siete personas con cartelitos de este partido. Lo recuerdo perfectamente: estábamos en una sala de máquinas, de juegos, y uno me dijo: 'Te damos 50 euros si nos votas'. Algunos dijeron que sí, y ellos les acompañaban a las urnas, supervisaron qué votaban, y les dieron el dinero. A otros les prometieron otras cosas, como frigoríficos o televisores, que luego no les dieron. Y se enfadaron".

Al menos seis ciudadanos de Mogán han denunciado en el juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana que personas vinculadas al partido local Ciudadanos por el Cambio (Ciuca) les ofrecieron dinero a cambio de su voto en la elecciones locales del 24 de mayo de 2015.

Uno de los denunciantes, de hecho, es uno de los presuntos corruptores, que asegura que fue la propia cabeza de lista y posterior alcaldesa, Onalia Bueno, quien le encargó "captar a gente muy necesitada, que lo estuviera pasando mal económicamente, para conseguir el voto por correo".
El Observatorio contra la Corrupción, que también ha iniciado acciones por este presunto pucherazo, ha constatado que el voto por correo creció misteriosamente en Mogán de 140 en 2011 a 560 en 2015. El Observatorio pide al juzgado que reabra una instrucción que en un principio se dio por cerrada ante la aparición de nuevas denuncias. La alcaldesa niega los hechos denunciados.

"Esa mañana habría no menos de 20 personas por el pueblo comprando votos, sin esconderse en ningún momento, prometiendo de todo a la gente", explicó a este digital uno de los denunciantes a condición de mantenerse en el anonimato por "posibles represalias". "En el pueblo nos conocemos todos, así que sabían qué ofrecerle a cada cual. A uno le decían que si le venía bien una cama, a otro le daban 50 euros. Estamos hablando de gente muy humilde, que igual no tiene dónde caerse muerta. Los acompañaban al colegio electoral y a correr".

"Muchos están desesperados, la situación económica es la que es y la verdad es que a algunos de los que les ofrecieron cosas luego les dejaron tirados. Ha habido gente persiguiendo a la alcaldesa por el pueblo después... Es triste", ha explicado esta fuente. Los documentos manuscritos de las denuncias, con algunas incorrecciones ortográficas, denuncian a las claras la compra de votos: "Vinieron tres personas con una tarjeta de Ciuca Mogán y me compraron el voto por 40 euros, echo [sic] que yo no sabía que era ilegal".

"Dos semanas antes del 24 de mayo de 2015 me ofrecieron 150 euros por la compra de mi boto [sic]", se lee en otra de las denuncias. "El grupo Ciuca Mogán me ofrecieron trabajo, casa, ayuda etc. Boté [sic] por correo que me llegó el boto [sic]. Los miembros de Ciuca me rellenaron las papeletas [...] y como muchos otros siudadanos [sic] nos sentimos abandonados y engañados porque no han cumplido con nada y nos han estafado".

La acción coordinada, agrupados los denunciantes en la asociación Regeneración Democrática de Mogán, viene abrochada por la denuncia de uno de los presuntos corruptores, quien, después de narrar cómo "representantes de la formación política Ciuca-Mogán se pusieron en contacto" con él para que "colaborase en la campaña electoral", asegura que la "cabeza de lista" le conminó a "captar gente muy necesitada y que lo estuviera pasando mal económicamente para conseguir el voto por correo".

Después, esta persona debía "llevarlas a la sede de la formación política, donde le tramitaban el voto por correo", y que tras eso "se les entregaba la cantidad económica acordada". Además, aseguró sentirse "engañado y utilizado" por Ciuca Mogán. La alcaldesa ha negado los hechos desde la apertura primera de la instrucción, hace varios meses.

(Pablo Herraiz, Quico Alsedo, El Mundo)