Más de 8.500 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Francisco Guarido: "IU tiene muchos años de historia como para dejarse arrastrar por el primero que llega"

Militantes de IU se refieren a Zamora como la «aldea gala», al considerarla el último reducto de Izquierda Unida en España, en similitud a la lucha del pueblo de Astérix contra los romanos en los cómics de Goscinny y Uderzo. Ahora, Zamora se ha convertido también en el símbolo de la defensa numantina de las siglas de IU frente a su posible disolución en Podemos. El único alcalde de una capital de provincia española de IU, Francisco Guarido, personaliza el sector crítico de la coalición que ha votado no al acuerdo con Podemos y admite que tiene dudas sobre la negociación que encabeza Alberto Garzón en nombre de la coalición.

- ¿Cómo valora el resultado de la consulta a la militancia de IU sobre el pacto con Podemos?

- Por lo que he visto ha votado el 28%, unas 20.000 personas de 70.000, tampoco es para tirar cohetes. Este tipo de consultas son, por lo que se ha visto también en otros partidos como el PSOE o Podemos, no para la mayoría de los militantes sino para la minoría. Todos teníamos claro que iba a ganar el sí pero también quería dejar claro como militante por qué he votado «no» y lo he hecho una vez que se cerraran las urnas para que no haya problemas. El resultado nacional es dar un cheque en blanco en la negociación, por lo que no sabemos si en ese pacto o esa negociación se van a mantener las siglas y por lo tanto nuestra historia, nuestro programa y todas las circunstancias que han hecho de Izquierda Unida un partido con bastante prestigio a nivel nacional aunque seamos minoritarios. No sabemos cómo va a quedar y sigo manteniendo que debíamos haber votado no, pero soy una persona que llevo muchos años en IU y disciplinada, ha ganado el sí y hay que aceptarlo. Habrá que ver en próximos días cómo se concreta esa coalición entre Izquierda Unida, Podemos y otros grupos de la izquierda. Yo desearía que fuera una coalición entre iguales, entre partidos que se respetan mutuamente y por lo tanto las condiciones hubieran estado fijadas de forma previa, pero como somos disciplinados habrá que aceptar lo que nuestros dirigentes consensúen con Podemos y ver lo que pasa después en las elecciones.
- ¿Cuál es su postura sobre el pacto con Podemos?

- Estando a favor de una coalición electoral Podemos-Izquierda Unida y otros grupos de la izquierda tiene que quedar muy claro cómo se refleja eso en el pacto, es decir, ¿aparecen o no las siglas de Izquierda Unida en la papeleta? Llegar a un pacto programático entre Podemos e IU no lo veo difícil pero desde luego la exigencia del sector en el que me encuentro como militante es la de la permanencia de siglas con una visibilidad neta y clara. Soy de Izquierda Unida y no de otro partido, por lo que si vamos en coalición quiero que mis siglas se hagan visibles y salgan al mismo nivel que las otras, eso es un pacto. Llevamos mucho tiempo en la política como para que en 24 horas nos podamos disolver en otro grupo. Eso mi sector no lo quiere ni yo tampoco. He votado no porque no estaban claras las posiciones.

- ¿Por qué no hizo pública antes de que concluyera el referéndum su posición por el no?

- Ha sido por respeto a todas las opciones porque tanto el sí como el no y la abstención son opciones respetables y respetadas dentro de Izquierda Unida. Yo estoy como militante en el sector que patrocinan Cayo Lara y la eurodiputada Paloma López. Ahí hay gente que también ha patrocinado la abstención o el voto en contra pero yo he querido ser respetuoso con todo el mundo porque si decía mi voto a lo mejor se iba a malinterpretar o podía influir o se me iba a acusar de cosas y por eso he preferido hacerlo después.

- ¿Hay algún motivo que haga que no se fíe de Podemos?

- En diciembre, cuando ya se habló de una posible confluencia, hubo cierto desprecio de Podemos hacia Izquierda Unida. Nuestra organización no fue bien tratada, fue menospreciada. Ellos realmente lo que querían es que gente a título individual de IU se pasara a Podemos y se integrara en las listas y eso es inaceptable para una organización. Lo que pasó en noviembre y diciembre es lo que a mi me hace sospechar que tampoco están claras ahora mismo las relaciones. Creo que la coalición IU-Podemos, si se hubiera concretado en los términos a los que muchos nos hubiera gustado, como permanencia de siglas, pacto entre iguales, pacto de izquierdas con programas, el resultado hubiera sido mayoritariamente sí empezando por mi voto, pero como son unos términos de indefinición yo lo que creo es que Izquierda Unida tiene muchos años de historia detrás para dejarse arrastrar ahora por el primero que llega sin saber exactamente si esto es un pacto entre iguales.

- ¿Le genera dudas el acuerdo al que puedan llegar la dirección federal de IU y Alberto Garzón?

- Claro que me genera dudas. Cuando vea los términos del acuerdo veré si se puede aceptar o lo sigo criticando. Todo lo que sea Podemos en Común o Podemos con otro calificativo detrás para mí no es aceptable porque yo no me considero que como Izquierda Unida seamos «En Común». Yo soy Izquierda Unida y lo importante es un pacto entre iguales.

- ¿Teme por el futuro de las siglas de Izquierda Unida?

- Creo que es al menos para tener cierta prevención, después de lo que se viene diciendo, incluso por gente de Izquierda Unida. Algunos militantes vamos a trabajar para que este tipo de sospechas que tenemos en el futuro no sean tales y realmente estemos satisfechos con el pacto, pero en IU hay mucha gente que se teme que esto puede ser una negociación que sea el principio de diluirse táctica y estratégicamente en un grupo que hoy por hoy es superior al nuestro en respaldo electoral pero eso no significa que desde Izquierda Unida no deba de exigirse un trato entre iguales.

- Sumados los votos de Podemos e IU podrían convertirse en segunda fuerza política nacional e incluso llegar a gobernar, ¿lo ve así de sencillo o es más complicado?

- Ojalá sea así. Las elecciones están convocadas y ahora lo único que hay que esperar es que pueda haber un Gobierno de izquierdas dentro de lo que hay, en el que participen los grupos que se han declarado de izquierdas, desde Podemos e Izquierda Unida hasta incluso el PSOE. Ojalá pase eso pero también puede suceder otra cosa, por lo que creo que sí que hubo una oportunidad de echar al Partido Popular en estos meses. Lo que había era un pacto PSOE-Ciudadanos que desde luego era criticable pero sería un mal menor. La manera de echar al PP quizás sería optar por ese mal menor.

- ¿Cree que Cayo Lara debería estar en un puesto de salida al Congreso?

- Cayo Lara ha dicho que no quiere ir en ninguna lista después de su etapa de coordinador general de Izquierda Unida, pero desde luego si él optara por una situación distinta desde luego que sí porque es una persona muy válida tanto en el Parlamento como dentro de la organización e Izquierda Unida tiene que aprovechar todos los elementos de los que dispone, de una tendencia o de otra. Sin duda Cayo Lara es un primera línea, lo mismo que Alberto Garzón.

- ¿Si se materializa el pacto con Podemos hará campaña a favor de esa coalición?

- Soy una persona disciplinada, aceptaré el resultado y seguiremos adelante. Eso no significa nada más que lo que he dicho. Yo ahora me debo a mis deberes de alcalde, más que a otra cosa.

- ¿Cómo valora el resultado del referéndum en Zamora, donde presencialmente 24 militantes han votado en contra y seis a favor del pacto y en Benavente, con nueve síes, seis noes y dos abstenciones?

- Los datos que sabemos de Zamora aún son los presenciales, no los de votos por Internet pero sí son significativos los datos en cuanto a la participación porque es prácticamente el 50 por ciento del censo cuando a nivel nacional ha sido el 28%, lo que quiere decir que aquí hay un deseo de participar mayor y en el voto presencial gana el no, cosa que también es significativa. Lo que se refleja es que en Zamora hay un deseo de participar mayor, quizá porque aquí sí se ha movilizado el voto del no. Eso quizá sea porque Zamora tiene mucha tradición de asambleas y de ponerlo todo en común y eso hace que nos movilicemos más y aumente la participación. En la asamblea del domingo, de los representantes que iban a Valladolid, para simplificar, cinco eran de la lista de Cayo Lara y Paloma López y dos de la de Alberto Garzón, aunque somos respetuosos y acataremos lo que ha salido a nivel nacional.

(Alberto Ferreras, ABC)