Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Ciudadanos tranquiliza al PP y asegura que votará los Presupuestos

El rechazo del Gobierno al decreto que liberaliza el sector de la estiba ejerció como acelerante del fuego bajo el que cimentan su relación política PP y Ciudadanos. La abstención a última hora de la formación naranja -que horas antes había comunicado su disposición a apoyarlo- generó enfado y malestar en los populares, que hablaron de «traición». Desde el equipo de Albert Rivera desligan este asunto de la negociación de los Presupuestos Generales y mantienen que apoyarán las cuentas públicas. «Ciudadanos apoyará estas cuentas si el PP cumple con su palabra, cosa que no ha hecho con el tema de la corrupción», confirmó ayer Albert Rivera en Málaga.

Se refiere el líder de Ciudadanos al compromiso que le trasladó Rajoy en una conversación telefónica de destinar 3.800 millones a las medidas de su pacto de investidura -que ya suponía una rebaja respecto a los 5.000 millones acordados inicialmente-. «Si el PP pasa a cumplir su palabra en lugar de incumplirla, si Rajoy tiene palabra y cumple con esas partidas económicas y sociales que ha garantizado en ese acuerdo de investidura, nosotros daremos luz verde y habrá estabilidad», recalcó.

En Ciudadanos desligan lo sucedido con el decreto de la estiba, donde se desmarcaron del PP y no lo apoyaron, de las conversaciones que mantienen alejadas de los focos para los Presupuestos. Fuentes del equipo económico de Rivera señalan que el diálogo es fluido y que prácticamente están cerradas todas las partidas que pactaron. De hecho, hace unos días, la formación naranja ya adelantó que el complemento salarial para menores de 30 años, de unos 400 euros, está prácticamente cerrado. El Gobierno no lo ha confirmado.
«Creemos que España necesita estabilidad, comportarse como un país serio, y tiene que tener Presupuestos», es la reflexión que comparten desde la dirección nacional de Ciudadanos.

Pese al profundo malestar que generó el cambio de posición de última hora de Ciudadanos, ayer el Gobierno se esforzó por recalcar que la formación naranja sigue teniendo la consideración de «socio preferente» y también prefirió desligar la futura negociación sobre los Presupuestos del Estado para 2017 del tropiezo parlamentario que ha supuesto la no convalidación del decreto de la estiba.

Eso sí, el Ejecutivo hizo un llamamiento a los grupos de la oposición, especialmente PSOE y Ciudadanos, para que hagan un ejercicio de «reflexión» y «responsabilidad» y faciliten cuanto antes la aprobación de un próximo decreto para cumplir con la sentencia europea y la normativa comunitaria, y proceder a la liberalización del sector de la estiba.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tiene previsto contactar con todas las fuerzas parlamentarias a fin de que éstas presenten sugerencias de modificación del decreto para aclarar así cuál es la redacción que les permitiría cambiar su voto de rechazo -en el caso del PSOE- o de abstención -en el caso de Ciudadanos-, por un sí.

Rivera respalda la propuesta del Gobierno, pero apostaba por retrasar el decreto una semana para dejar más poso a la negociación con patronal y sindicatos y presionar políticamente al PSOE, cuya participación -con voto positivo o abstención- sigue siendo fundamental para sacarlo adelante. Al igual que los Presupuestos.

«Las cosas han cambiado y hay que adaptarse a los cambios. Toca pactar y cambiar, ceder, entender al interlocutor, ponerse en su lugar, pero también responsabilidad y defender el interés general. Nosotros lo tenemos claro», dijo ayer Rajoy en el congreso del PP de Madrid.

En lo que ayer coincidían desde Gobierno y Ciudadanos es que esta escalada de tensión no supone la amenaza de un adelanto electoral. En todo caso, desde la formación naranja apuestan por no amedrentarse y aguantar un hipotético envite de Rajoy. «No hay circunstancias que justifiquen un adelanto electoral. No vemos ese escenario. En todo caso, nosotros estaríamos preparados», avisan desde el equipo de Rivera.

El propio líder naranja calificó de «irresponsabilidad» esta opción. «El Gobierno no se plantea ninguna hipótesis de adelanto electoral», apuntaron ayer en el Ejecutivo.

(Raúl Piña, Marisa Cruz, El Mundo)