Más de 7.500 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Ganarán los subrogadores (Javier Vizcaíno)

Cada vez que he escrito sobre el mercadeo indecente de bebés que maldisimulan con eufemismos de vómito como gestación subrogada o, peor todavía, gestación altruista, me han llovido incontables soplamocos dialécticos que encajo con la cabeza muy alta. También con rabia infinita, es verdad, porque no se me escapa que me he empeñado en una batalla (otra más) perdida sin remedio. Aunque al primer bote parezca que seamos mayoría pluralísima los que nos oponemos a esta atrocidad, es evidente que quienes la propugnan pertenecen a la élite económica y política que indefectiblemente acaba llevando el agua a su molino.
Si esto fuera cosa de tres gualtrapas excéntricos con ánimo de polemizar, como esos que argumentan, por ejemplo, que la pederastia es una inclinación legítima, a buenas horas íbamos a estar discutiendo. La simple circunstancia de que una aberración sin matices sea objeto de algo que se presenta como debate es en sí mismo indicativo del poderío de quienes lo han colado por la fuerza en la agenda. Y ojalá fuera solo una confrontación dialéctica respecto a una cuestión meramente hipotética. Por desgracia, hablamos de una práctica que se ha impuesto por la vía de los hechos consumados. Ya hay entre nosotros centenares de parejas con parné que se han agenciado una criatura a tanto el kilo en Ucrania, Estados Unidos, India o cualquiera de los, al parecer, mil lugares donde se permite la reproducción humana en semicautividad con fines lucrativos. En la mayoría de los casos, por el supuesto bien de los niños, la administración los ha regularizado. La bronca actual solo busca facilitar más el trámite.

(Deia)