Más de 7.500 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez reafirman su coincidencia “sustancial” ante el desafío en Cataluña

Reuniones políticas

El presidente y el líder de la oposición retoman sus contactos con una reunión de dos horas y media en la que el socialista anuncia "iniciativas legislativas" si persiste la falta de "diálogo" del Gobierno con los independentistas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, han reafirmado durante su larga y "cordial" reunión en el Palacio de la Moncloa, de dos horas y media, su "coincidencia sustancial en lo fundamental" con respecto a que no cabe la celebración de un referéndum ilegal de secesión en Cataluña fijado para el 1 de octubre aunque los socialistas reclaman "vías de diálogo" y "medidas activas" con los independentistas. Según fuentes socialistas, Rajoy ha transmitido a Sánchez que ve difícil una reunión con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. De no haber avances, el PSOE tomará la iniciativa con la presentación de iniciativas legislativas que no ha concretado.
Además del desafío soberanista catalán también se han abordado también otros temas de Estado, como el pacto antiyahista en el que el PSOE estará "siempre" junto al Gobierno. El portavoz del Ejecutivo, el ministro Íñigo Méndez de Vigo, ha subrayado el buen tono de la cita, que "abre vías" para futuros contactos y otros acuerdos. Las diferencias se han dado en algunas de las demandas del principal partido de la oposición, que considera "imprescindible" un acuerdo del Gobierno con los sindicatos para la subida salarial. El PSOE también ha pedido la comparecencia urgente de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, para que explique el préstamo de 6.000 millones que ha pedido el Gobierno para pagar la extra de los pensionistas.

La afirmación del portavoz del Gobierno de que Rajoy y Sánchez han obviado durante su encuentro los asuntos económicos ha generado sorpresa. La portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, ha apuntado que la revisión del objetivo de déficit que propone el Ejecutivo se ha abordado de forma "tangencial" y no ha convencido a los socialistas. "El PSOE va a seguir en su posición del no por varias razones: la más importante que en ningún momento afecta a la esencia del déficit, a una política de gasto social que aprieta a las comunidades autónomas. Esto no lo cambia esa subida del 0,3 al 0,4%", ha manifestado Robles. Sánchez ha eludido comparecer ante los medios y en su lugar dará una entrevista televisiva esta noche.

Esta primera reunión entre los dos máximos dirigentes del PP y el PSOE en esta legislatura se produce finalmente mes y medio después de que Sánchez fuese reelegido en primarias líder de los socialistas. "Hablarán más y hablar es lo importante", ha valorado Méndez de Vigo ante la hipótesis de futuras conversaciones tanto sobre Cataluña como sobre otras materias. "A partir de ahora la comunicación entre ambos será absolutamente fluida" pero de forma discreta, ha asegurado Robles.

Pedro Sánchez ha llegado a La Moncloa en punto sobre la hora prevista, a las 11.00, acompañado de su jefe de gabinete, con un traje y sin corbata, y Rajoy ha salido a la escalera del edificio donde tiene su despacho y se celebran los Consejos de Ministros. En ese momento llovía y sonó un trueno cuando los fotógrafos y los cámaras inmortalizaron el primer choque de manos. Luego se dirigieron al salón Tapies de La Moncloa. La charla ha acabado a las 13.30, dos horas y media después. La duración ha sido la primera novedad porque en el anterior encuentro, a finales de agosto pasado, que apenas duró 20 minutos, Sánchez lo terminó diciendo que había sido perfectamente prescindible. En La Moncloa interpretan que ese comportamiento se debió a un momento de indefinición política, cuando se estaba negociando la investidura y ambos políticos estaban en plena confrontación.

El portavoz del ejecutivo ha valorado el "tono cordial" de la reunión. Y ha resaltado varias veces que el contacto tenía la principal virtud de reafirmarse en su posición común contra cualquier ilegalidad en Cataluña y para abrir cauces de comunicación ante el inmediato futuro.

Rajoy ha aprovechado para informar a Sánchez de las últimas reuniones que ha mantenido sobre asuntos europeos, sobre la situación del Brexit con el Reino Unido, sobre las negociaciones que encabeza el francés Michel Barnier y sobre la necesidad, en ese asunto, de que ese proceso concluya a tiempo y se tengan muy en cuenta los intereses de los ciudadanos británicos y también de los españoles y el resto de europeos. Los dos políticos conversaron sobre Siria, Libia y Venezuela y Méndez de Vigo constató que "las posiciones fueron muy cercanas". En ese guion formal surgieron temas de Estado como la lucha contra el terrorismo yihadista y la seguridad nacional. En la agenda internacional el PSOE también considera "prioritaria" la lucha contra el cambio climático tras el abandono de Estados Unidos de los acuerdos de París.

Con relación a Cataluña el Gobierno de Rajoy ya conocía la postura firme de Sánchez sobre su respeto a la ley y la Constitución vigente. Lo que el portavoz del ejecutivo consideró "más importante" y "la prioridad" en estos momentos era corroborar el acuerdo sustancial entre ambos y fijar como totalmente "inaceptable la violación sistemática de la Constitución y las leyes". El presidente y el líder del PSOE ratificaron su decisión de mantener un contacto permanente sobre ese asunto. El Gobierno ya mantenía informado al día al PSOE en la anterior etapa y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, habla regularmente con el líder del PSC, Miquel Iceta, y con interlocutores de Ciudadanos.

Méndez de Vigo aprovechó su comparecencia, no prevista inicialmente, para repetir varias veces que el Gobierno no permitirá la celebración de un referéndum de autodeterminación ilegal en Cataluña porque no está contemplado en la Constitución y se congratuló de que Sánchez se reafirmarse "en esa coincidencia sustancial".

El portavoz gubernamental indicó que ambos líderes habían contrastado sus posiciones sobre otros temas, como la necesidad de cerrar cuanto antes en el Congreso un pacto de Estado contra la violencia de género o la renovación de órganos institucionales pendientes como el Defensor del Pueblo o el consejo de RTVE.

Tanto Méndez de Vigo como otras fuentes de La Moncloa indicaron que la reunión había salido bien y apostaron porque ahora sirva para iniciar una etapa de "normalidad institucional que sirva para seguir hablando de temas que importan a los españoles". El Gobierno insiste en la idea de que Rajoy ya ofreció en su discurso de investidura en noviembre la opción de alcanzar hasta siete grandes pactos de Estado y que fue imposible abordar con el PSOE. La actitud ahora es la misma aunque con la reserva siempre de cómo actuará Sánchez.

El ministro portavoz aclaró, además, que ambos dirigentes no habían abordado en su agenda temas de contenido económico, ni relacionados con el techo de gasto, los presupuestos, las novedades en los objetivos de déficit para las autonomías o las rebajas de impuestos pactadas con Ciudadanos. Tampoco sobre el tratado de libre comercio con Canadá, el CETA, sobre el que Sánchez defiende una abstención que supone un giro sobre la anterior posición del PSOE.

Como ya señaló Pedro Sánchez el pasado martes, Margarita Robles ha recalcado en su lugar que el Gobierno tendrá el respaldo del PSOE, lo que no le exime de buscar “medidas activas” a la crisis catalana. “Nuestro apoyo lo tiene pero exigimos que se abran vías de diálogo. El Gobierno siempre va a encontrar al PSOE en la defensa de la legalidad y de la Constitución, pero es imprescindible buscar vías de diálogo”, ha explicado la portavoz socialista en el Congreso. “Defensa de la legalidad sí, siempre, pero [el Ejecutivo] no se puede atrincherar”, ha subrayado.

Los socialistas entienden que el Gobierno no ha dado los “pasos necesarios” para establecer canales de búsqueda de entendimiento con los independentistas. “Estamos en contra de posicionamientos bilaterales que se salten los marcos jurídicos y constitucionales. Por tanto, estamos en el no a un referéndum ilegal y en la no vulneración del marco constitucional. Pero después de cinco años de inacción, el Gobierno no puede descargar la responsabilidad en el PSOE”, ha remarcado la portavoz parlamentaria. "No nos podemos resignar a que el 6 de julio no se haga nada y ver qué pasa el 1 de octubre. Sería una dejación de funciones. Apostamos por la defensa de la legalidad pero con la exigencia de actuaciones. Estamos peor que el 9-N", ha destacado Robles.

Esas “vías de diálogo” que Sánchez reclama “deberían pasar por reuniones entre el Ejecutivo de la nación y el Govern de la Generalitat”, ha reiterado Robles. En el supuesto de que ese diálogo no se pudiera llevar a cabo, el PSOE plantearía “iniciativas legislativas” que serían “consensuadas” con otros partidos. La portavoz del PSOE no ha concretado de qué medidas se trataría. “Si llega el momento el PSOE las hará públicas”, ha aseverado. Abarcaría desde reformas constitucionales a la financiación, ha apuntado Robles sin especificar.

- "No procede acudir al artículo 155".

Sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Robles ha afirmado que “no se ha tratado” en la reunión que han mantenido el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE. “El PSOE entiende que no procede acudir al artículo 155; hay muchas vías jurídicas y políticas para abordar esta cuestión”, ha sido la posición de los socialistas en el encuentro, según le han transmitido a Robles. “En ningún caso el Gobierno ha puesto sobre la mesa que lo vaya a emplear. A lo mejor no está en la mente del Gobierno aplicarlo”, ha hecho hincapié. Frente al artículo 155 el PSOE pide “mesura”. Robles ha puesto como ejemplo “determinadas declaraciones que se pueden entender como una provocación”, aunque tampoco las ha concretado. Sí ha señalado que en la ejecutiva del PSOE de este lunes se adoptó la posición unánime de descartar la aplicación del citado artículo. "No podíamos ir a las vías del 155 sino a vías de diálogo", ha argumentado.

“El PSOE siempre va a apoyar al Tribunal Constitucional, pero los problemas en política no se solucionan acudiendo los tribunales. No son suficiente cuando son cuestiones netamente políticas”, ha incidido Robles en relación a las recientes sentencias.

(Javier Casqueiro, José Marcos, El País)