Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

PSOE: la vergüenza, la culpa y el perdón (Suso de Toro)

La desvergüenza tan característica de la derecha española se ha extendido a los socialistas: ver a quienes defendían el no a Rajoy persiguiendo ahora a quienes les hicieron caso es incalificable

Los problemas que tenga España, aunque sean de carácter económico y social, son políticos. Pero el origen de esos problemas es moral, no es que moral y política sean espacios autónomos es que la política española es inmoral. Y la fuente de esa inmoralidad es el pecado original de lo que llamamos "la democracia española", la continuidad legal y orgánica del estado franquista a través de una reforma, la restauración de la monarquía borbónica. Todo viene de ahí, no hubo una ruptura y sí una continuidad, que finalmente gobiernen los franquistas es lo coherente.

La democracia española no es la húngara, a diferencia de los países europeos que estuvieron tutelados por la Unión Soviética y han evolucionado, desde unos orígenes contradictorios y confusos ha ido degenerando hasta dar este país socialmente injusto, con cultura nacionalista de estado y con las libertades personales que había reconocido en principio enormemente restringidas.

El estado español es de la derecha nacionalista española, del Parlamento a la justicia. Es razonable, por tanto, que la Audiencia Nacional actúe como la continuación del Tribunal de Orden Público y continúe juzgando políticamente los supuestos delitos. Es razonable, por tanto, que un ministro, Fernández Díaz, acusado de crear una polícia política secreta para perseguir a sus rivales tratándolos como criminales políticos, ocupe una comisión que debe atender las reclamaciones de derechos de la ciudadanía. Es razonable que gobiernen los perceptores de sobres de dinero negro porque España está sumida en la completa inmoralidad. Todo es una burla.
Como la cuerda rompe siempre por lo más flojo, la crisis política y moral quien la está pagando completamente es el PSOE. Y así esa nueva dirección, con un nacimiento confuso y discutible, persigue a diputados que fueron fieles a lo que el partido había prometido a sus votantes; la nueva dirección los considera traidores. En ese caso, ¿no son traidores para sus votantes quienes traicionan lo que habían comprometido? ¿Qué sanciones merecen?

El PSOE sufre políticamente las consecuencias de la crisis económica y la crisis de la socialdemocracia y aún no ha sido capaz de recomponerse y levantarse. Puede que lo consiga o que no. Cuando la vieja guardia retomó el control del partido y colocó a Pedro Sánchez no podía imaginar que tuviese tal ambición personal, pero cuando éste vio peligrar su cabeza actuó para asegurar su supervivencia y, dando una vuelta completa, se transformó en antagonista del aparato y defensor de una alternativa a la derecha. Felipe González cuando lanzó la señal de la operación de derribo mentía a medias únicamente al decir que Sánchez lo había engañado, pues "le salió rana".

El PSOE demostró carecer de verdadera cultura democrática y la operación contra Sánchez, dirigida por Susana Díaz, fue el guerrismo puro de siempre. Pero lo que era un conflicto de poder interno resultó un verdadero debate político público, pues Sánchez se envolvió en una posición que representaba el sentir de la mayoría de sus votantes: impedir que Rajoy volviese a gobernar. Y así quedó muy claro para la opinión pública que quienes gobiernan actualmente el PSOE y cambiaron el "no" por el "sí" con la boca pequeña nunca pretendieron otra cosa.

A continuación vinieron todas esas indignidades políticas. La desvergüenza tan característica de la derecha española se ha extendido a los socialistas: ver a quienes defendían una cosa persiguiendo ahora a quienes les hicieron caso es incalificable.

Pero el daño que se viene haciendo a sí mismo el PSOE no es nada al lado del daño que ya le hizo a la sociedad. El descrédito de la política no viene solo de la corrupción estructural, inherentemente unida a la derecha, sino también de la degradación moral de la izquierda. La encuesta que refleja la pérdida de la mitad de los votantes del partido socialista refleja claramente lo que piensa esa parte de la sociedad. También es significativo que, por ahora, esos votantes no le otorgue la confianza a Unidos Podemos. La sociedad simplemente espera que esa formación madure, dependerá de su evolución que se asiente como la fuerza primera y decisiva para un cambio político o no. Pero el desánimo y el cinismo es el fruto conseguido por ahora por la dirección socialista.

La actual dirección del PSOE, con esa cultura de partido que evoca González, confía en que volverán los buenos tiempos de forma natural, pero la sociedad ha cambiado de forma irrevocable.

El Partido Socialista le ha hecho mucho daño a la sociedad, es natural que los dirigentes animen a sus afiliados jaleándolos e invocando las glorias de antaño pero ese espectáculo es justamente lo contrario de lo que desea la sociedad. Una nueva dirección socialista, cuando la haya, tendrá que admitir su responsabilidad y debería pedir perdón a sus votantes y, en general, a todo el mundo.

(El Diario)