Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Recuperar los sanfermines lejos de hipocresías (Patricia Perales, Maider Beloki, Joxe Abaurrea y Aritz Romeo)

Concejales de EH Bildu en el Ayuntamiento de Iruñea

Los regionalistas añoran las fiestas en las que imperaba la impunidad y el todo vale, en las que los touroperadores vendían la ciudad como la Gomorra moderna

No hay más ciego que quien no quiere ver y cuando de arreglar un desaguisado se trata, la peor de las estrategias es, precisamente, desprestigiar los esfuerzos por enmendar errores pretéritos. Es una técnica de libro para que quien ostenta la autoría de ese desaguisado trate de eludir responsabilidades tapando sus propias vergüenzas. Y esto es lo que está haciendo UPN con el tema de los sanfermines. Quienes durante lustros construyeron un modelo de fiesta low-cost y prostituyeron la fiesta hasta legar un producto desestructurado y sin raíces, quienes mercantilizaron las tradiciones hasta despojarlas de sentido y dirigieron el turismo de los sanfermines al modelo del botellón, quienes primaron la persecución política frente a la lucha contra las agresiones sexistas, quienes fomentaron que los y las pamplonesas abandonaran la ciudad asqueados por ese modelo festivo, se presentan ahora como los salvadores de la fiesta. ¿Qué modelo festivo pretende «salvar» UPN, el que ellos mismos crearon?

La memoria suele jugarnos a menudo malas pasadas, y convendría refrescar la de aquellos que ahora se erigen en defensores de la imagen festiva de nuestra ciudad: se nos ha olvidado, quizá, que no supieron estar a la altura ante el asesinato de Nagore y que negaron durante años que meter mano fuera un abuso; que fomentaron y permitieron la imagen de las chicas acosadas en el chupinazo; que prefirieron que la Policía Municipal apalizara a quien tenía una ikurriña, antes que evitar esos acosos. Y ahora, porque así de osado es el olvido, se permiten criticar que Pamplona, sus instituciones y ciudadanía, hayan dicho basta y hayan decidido plantar cara a la lacra de las agresiones sexistas. Critican que se haya decidido visibilizar el problema para proteger de forma más eficaz a las mujeres, pero obvian que esta estrategia, en un solo año, ha conseguido rebajar un 50% la media de casos de agresiones sexuales detectadas en fiestas y que durante su mandato se situaba en 4 o 5 que se ocultaban aún a costa de que eso generara impunidad (¿cuántos de estos casos se juzgaron durante los dos últimos mandatos de UPN?). Y lo critican bajo el falso argumento de que esa estrategia de lucha frente a las agresiones sexistas es la que está restando visitantes a Pamplona, un 5% menos de ocupantes de hoteles dicen, obviando nuevamente que existen otras amenazas estructurales que están rebajando afluencia a eventos multitudinarios, que están surgiendo nuevos modelos de hospedaje o que existen grupos internacionales que directamente boicotean un modelo de fiesta que gire exclusivamente alrededor del mundo del toro.

Pero para tratar de dar una imagen negativa de la estrategia política actual, UPN también obvia y esto es quizá más significativo, que la actual estrategia (no solo en lo que a las agresiones sexistas se refiere, sino también respecto a la política de recuperación de espacios y tradiciones populares) está empezando a revertir la tendencia al éxodo de los habitantes de esta ciudad y de su comarca, como parece indicar el dato de que los desplazamientos en villavesas hayan crecido este año un 5,38%, que los nuevos espacios infantiles hayan sido un éxito o que los adolescentes y jóvenes hayan tenido por primera vez su propio espacio en Fueros con gran afluencia. La hostelería también ha hecho una valoración positiva con resultados similares a los del año anterior, y aseguran que la apuesta por el buen servicio y la buena gastronomía se empieza a notar. Es decir, frente al éxito de unos sanfermines en los que empieza a recuperarse el ambiente genuino de Pamplona, en los que se ofertan actividades para todos y en los que ya no se olvida a nadie de casa, los regionalistas añoran las fiestas en las que imperaba la impunidad y el todo vale, en las que los touroperadores vendían la ciudad como la Gomorra moderna y en las que sus habitantes, asqueados, preferían irse a la playa.
Si bien no es el único objetivo, medios internacionales como “Le Monde” o “The Guardian” no dudan en alabar el trabajo del Ayuntamiento para convertirse en referente estatal en la defensa de la dignidad y la libertad de las mujeres, también durante las fiestas. El nuevo equipo de gobierno está trabajando en un modelo festivo que revierta los excesos del pasado y recupere la esencia de los sanfermines. Queremos recuperar el sello de calidad de nuestras fiestas, y eso es algo que solo conseguiremos entre todos los pamploneses y pamplonesas. Para ello, hemos creado una nueva página web (www.sanferminoficial.com) que muestra todas las caras de los sanfermines, hemos hecho hincapié en los sanfermines de día, en los sanfermines familiares. Hemos diseñado un programa cultural diverso, con programación para adolescentes, con músicas del mundo en la plaza Compañía, hemos trabajado con los colectivos para establecer espacios festivos populares. Este nuevo equipo de gobierno ha abierto el debate sobre el modelo festivo de sanfermines por primera vez y estamos trabajando en su promoción, junto con Gobierno de Navarra y los colectivos de la ciudad.

En ese camino que hemos emprendido, lo más difícil será ser constantes en el empeño frente a la tentación de volver al refugio de la fiesta low-cost creada por los regionalistas. Quizá en vez de intentar debilitar las estrategias para volver a la senda de la cordura, deberían unir sus esfuerzos a quienes hemos decidido trabajar para que los sanfermines sean realmente las mejores fiestas del mundo. A este equipo de gobierno no le va a temblar la mano en este empeño.

(Gara)