Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

La 'hucha de las pensiones' logra una rentabilidad del 9%

El alto interés de la deuda española facilita un récord que no compensa el gasto

La hucha de las pensiones alcanzó el año pasado una rentabilidad del 9,14%, el porcentaje más alto desde que se creó el fondo en el que se guardan los ahorros del sistema de jubilación. Gracias a ello, las inversiones del Fondo de Reserva de la Seguridad Social generaron un beneficio cercano a los 2.190 millones de euros. Una cifra que no compensa ni de lejos los 11.648 millones que salieron de la caja cuando el Gobierno español tuvo que hacer frente a las dos pagas extra y a las devoluciones del IRPF de los pensionistas, si bien alivia en cierta medida las tensiones que están generando los actuales niveles de paro y el constante envejecimiento de la población en el conjunto del Estado.

La dinámica se está manteniendo en el arranque del año y en los dos primeros meses se han ingresado 525 millones -casi una cuarta parte de lo recaudado en todo el curso pasado- y, lo más importante, el Ministerio estima que no será necesario volver a meter la mano en la hucha al menos hasta la extra de verano. Hay por delante cuatro meses para continuar haciendo caja.

La parte mala de la rentabilidad es que el 97% de la cartera de activos del fondo está compuesta por deuda española. En otras palabras, casi todo el dinero que entra en la hucha de las pensiones procede de las arcas del propio Estado, que está pagando intereses muy elevados por los bonos que ha emitido en el ciclo en el que la prima de riesgo estaba al rojo vivo.

La filosofía de la inversión no respeta el criterio de diversificación de riesgos. Además, a efectos prácticos, el dinero sale de un bolsillo del Estado para entrar en otro y llegará un momento en el que la relajación actual del bono español frene notablemente la rentabilidad. La cautela en la inversión es norma habitual del Fondo de Reserva, pero inclinar de forma tan notable las compras hacia la deuda nacional española "va en contra de la prudencia", advirtió ayer el diputado de CiU Carles Páramo. El partido socialista, a través de Isabel López i Chamosa, puso el foco en otra cuestión: las pensiones se han revalorizado solo un 0,25% este año y eso explica en gran parte que no sea necesario por el momento recurrir a los ahorros.

Lo cierto es que cada vez hay más personas en edad de cobrar la jubilación y el mercado laboral sigue sin arrancar de cara a inyectar dinero al sistema a través de las cotizaciones sociales. El Fondo de Reserva encadena ya dos años a la baja y ha pasado de disponer de 66.815 millones en 2011 a cerrar 2013 con 53.744 millones. Han desaparecido más de 13.000 millones del balance, una quinta parte, y todo apunta a que este año habrá un nuevo tajo.

El Ejecutivo de Rajoy ha sacado ya 18.651 millones y no oculta su intención de volver a hacerlo cuando lo juzgue necesario. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, entregaron ayer en el Congreso el informe anual del Fondo y aseguraron que no les temblará el pulso a la hora de romper otra vez la hucha.

Se hará, matizó Burgos, "solo si es estrictamente necesario y en la cuantía que sea estrictamente necesaria". El secretario de Estado confía en que la mejora de la recaudación fiscal y del empleo permita al Gobierno evitar ese impopular trance.

(Asier Diez Mon, Deia)