Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Capio mantiene contratos mercantiles con empleados del hospital de Valdemoro

Capio, a través de su actual empresa de gestión hospitalaria, IDC Salud, mantiene varios contratos mercantiles (como falsos autónomos) con diferentes profesionales del hospital, según ha podido conocer La Marea. Concretamente, se trata del caso de varias matronas que debido a que varias de ellas han tenido que darse de bajo por presiones de la empresa, se ven obligadas a hacer turnos más amplios de los que les tocaría por ley.

En el servicio de maternidad hay actualmente 14 trabajadoras, cuando en años anteriores el servicio llegó a tener hasta 27 profesionales. “Quieren dejar sin matronas el centro y contratar nuevas por 24.000 euros brutos al año”, explica una de las afectadas que pide mantener el anonimato para evitar represalias. De hecho, asegura que no han cobrado septiembre porque el hospital las considera como un proveedor externo.

Las 14 matronas que siguen en Valdemoro llegaron al centro en 2007 con la inauguración del hospital público que tiene privatizada su gestión. Su sueldo base fue cayendo, lejos de los 37.000 euros auales que se cobran en la gestión pública. En los hospitales públicos con gestión privada, el sueldo está entre los 19.000 de Villalba y los 22.000 de Móstoles. Ellas, tras el acuerdo de 2011, pasaron a cobrar 30.000 euros brutos anuales. En 2012 hubo otra rebaja y ahora la empresa presiona para reducir aún más sus salarios y equipararlos a la media: quiere que se bajen el sueldo a 24.000 euros o que abandonen.
“Nos están presionando mucho, son prácticas mafiosas”, explica una de las afectadas. Las acusaciones son muy graves y los casos ya están en el juzgado de lo laboral. “Te amenazan, te dicen que cojas el dinero, que no nos fiemos una de otras, nos buscan individualmente para que tengamos menos fuerza, se negocia cualquier cosa en los despachos, nadie sabe qué cobra el de al lado, no tienen ética”, relata.

Según afirman, hay algunas matronas que llegan a hacer hasta 14 guardias al mes, cuando lo normal sería hacer ocho. El resto ha incrementado las horas considerablemente para cubrir el servicio, ya que la empresa se niega a aumentar el número de contratos . La situación está tan al límite que no pueden cogerse bajas porque supondría un descontrol del servicio. “La Consejería sabe esto y no ha hecho nada”, afirman. “Lo hacen ahora porque hay más matronas que nunca y saben que pueden apretar mucho con el sueldo”.

- Problemas con el Tribunal de Cuentas.

El hospital de Valdemoro ya estuvo en el punto de mira del Tribunal de Cuentas hace años. Según este organismo de control, durante el año 2011 el centro subcontrató los servicios de hematología, ginecología, anestesia, e incluso cirugías generales, sin tener la autorización expresa de la Consejería de Sanidad.

“Tratándose de prestaciones sanitarias recogidas en los contratos, se entiende que se está incumpliendo por parte del hospital de Valdemoro la falta de solicitud de autorización del SEMAS a que se refiere la Clausula 16.1 del Pliego de Clausulas Administrativas Particulares, en relación con la ley de Contratos de las Administraciones Públicas”, señaló el Tribunal de Cuentas. Además, denuncia que tiene subcontratados otros servicios sanitarios con entidades con las que el servicio madrileño de salud tenía ya acuerdos anteriormente.

En su informe, la Cámara de Cuentas aclara que en la cláusula 16.1 del Pliego de cláusulas administrativas particulares se establece, entre otros extremos, “que la subcontratación sólo podrá recaer sobre prestaciones accesorias en los términos establecidos en el artículo 170 del Texto Refundido de la ley de contratos de las Administraciones Públicas”. Además, esta subcontratación de servicios sanitarios accesorios requerirá la autorización de la Administración Sanitaria.

Desde el hospital, pese a la insistencia de La Marea, no ha habido respuesta sobre el número de profesionales que hay trabajando actualmente con contrato mercantil ni el número de servicios subcontratados.

(Toni Martínez, La Marea)