Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Estos días me he acordado de Zapatero (Gerardo Tecé)

Estos días de encuestas me he acordado de Zapatero. No del Zapatero que un buen día le pegó un tajo al sueldo de los funcionarios haciéndose para siempre respetable hombre de Estado, convirtiéndose en mercado con la misma naturalidad y armonía con la que Bruce Lee se convertía en agua. De ese no, me he acordado del otro. Del Zapatero recién llegado.

Me he acordado del Zapatero que se alió con ETA, con Marruecos y la policía para lograr meter más votos en las urnas que nadie. De aquel que cada mañana se levantaba urdiendo planes para romper España mientras tomaba el café con la tostada. Me he acordado del Zapatero multifunción que lo mismo le vendía Navarra a Josu Ternera y Bolinaga, que prohibía el vino de La Rioja o la Semana Santa de Sevilla. Del que pretendía adoctrinar a los niños españoles a base de libros de texto en los cuales se les explicaban nociones mínimas de civismo para que acabaran así cantando la Internacional espontáneamente durante el recreo. Me he acordado del Zapatero que sembró el odio intentando dividir a este país cuando dijo (con poco ímpetu y menos presupuesto) que estaría bien darles un trato digno a esos muertos tirados en las cunetas. He recordado aquella vez que Zapatero atentó contra España, la iglesia y la familia al darles a los homosexuales la posibilidad de cometer la estupidez de casarse como hacen los heterosexuales.

Al poco de acordarme de Zapatero, Eduardo Inda apareció por la tele de casa. Con esa sonrisa inquietante, que siempre me recuerda al general Hans Landa bebiéndose un vaso de leche en la primera escena de Malditos Bastardos, Inda desplegaba su repertorio habitual de Venezuelas, ETAS e Iranes. Pero hoy había algo distinto. Con las encuestas sobre la mesa que daban a Podemos resultados de aspirante al Gobierno, los dientes de la boca de Inda parecían más afilados de lo normal. Me estáis atacando y si un día me pasa algo por la calle, los responsables vais a ser vosotros, señalaba desquiciado el periodista a una portavoz de Podemos, al tiempo que repetía que Pablo Iglesias se financiaba del régimen de Irán que lapidaba mujeres. Esto es algo habitual en este periodista, pero hoy lo hacía de una forma crispada que me recordaba a algo ya vivido.
Entonces caí en que no era de Zapatero de quien me estaba acordando estos días, sino de la España profunda. De esa España que se llama mayoría silenciosa en los periodos en los que no hay que sacar las escopetas porque vienen los comunistas. Estaba recordando la tensión guerra civilista que hace diez años creaba esta España que te golpeaba con el palo de la bandera por la calle si consideraba que el país podía perder algo de ranciedad.

Recordé la reacción que tuvo hace unos años esa España por cuatro medidas que no eran mucho más que encalado de la fachada. Y jugué a imaginar e imaginé. Imaginé cómo se tomaría esa España una posible rehabilitación del edificio para que no se caiga. Y la imaginé, escopeta en mano, defendiendo el edificio en ruinas.

(La Marea)