Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Para la falta de quórum pesó el faltazo de un sector del FPV y aliados

Para la caída de la sesión especial convocada por el kirchnerismo en la Cámara de Diputados para tratar el proyecto de ley antidespidos fue clave la inasistencia de un sector del FPV y de sus eventuales aliados.

A excepción del sindicalista Héctor Dáer, el massismo no asistió a la convocatoria: la ausencia más resonante del sector fue la de Facundo Moyano, hijo del líder de la CGT, que en las horas previas había hecho saber que daría quórum para el inicio de la sesión impulsada por el FPV, el Bloque Justicialista y otras bancadas opositoras.

Pero en el momento en que el presidente de la Cámara, el macrista Emilio Monzó, daba por fracasada la sesión tampoco estaban en el recinto los diputados por Misiones, encabezados por Maurice Closs, quien llegó tarde, ni Dulce Granados, la esposa del intendente de Ezeiza Alejandro Granados.
Tampoco estuvo la mayor parte del bloque del Frente Cívico por Santiago (sólo asistió Manuel Juárez) ni otros bloques que el FpV buscaba sumar, como los del Partido Socialista, los tres puntanos de Compromiso Federal que responden a los hermanos Rodríguez Saá o los tres chubutenses que conduce el gobernador Mario Das Neves.

En este último caso se trata de Nelly Lagoria, Sixto Bermejo y Jorge Taboada y, según expresaron a esta agencia tras la frustrada sesión, el motivo fue que "hay que acompañar medidas que promuevan el trabajo, no que pongan trabas a la generación de nuevos puestos laborales".

Así, cuando el FPV confiaba en llegar a los 120 respaldos (cerca de los 129 necesarios para tener quórum), finalmente apenas 108 dirigentes bajaron a sus bancas para dar el debate, de los cuales muchos siquiera se sentaron, con lo cual el contador sólo llegó a 97.

(Noticias Argentinas, Terra Argentina)