Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Apelan al Supremo de Filipinas para que Marcos no sea enterrado como un héroe

Un grupo de víctimas del régimen de Ferdinand Marcos en Filipinas recurrió hoy al Tribunal Supremo del país para impedir que la momia del expresidente fallecido en 1989 sea enterrado en el cementerio nacional de los héroes.

"Marcos va a ser recordado como un presidente que recibió el entierro de un héroe, mientras que nadie se acuerda de sus víctimas", indicaron los peticionarios en el escrito presentado en el alto tribunal, según la agencia de noticias local PNA.

Los demandantes argumentaron que este sepelio viola el acuerdo que establecieron el Gobierno y la familia de Marcos en 1993, para que aquel fuese enterrado en un mausoleo en su provincia natal de Ilocos del Norte.
La momia del décimo presidente de la República de Filipinas reposa desde entonces en el Museo Mausoleo Marcos de Batac, ciudad de la provincia de Ilocos del Norte y situada a 388 kilómetros al norte de Manila.

"Este es un asunto que tiene implicaciones legales, morales y políticas no solo para el país, sino para los filipinos, la comunidad internacional y la historia de la humanidad", afirmó el recurso.

El nuevo jefe de Estado de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció en mayo que había autorizado, como solicitaban Imelda Marcos y sus hijos, el traslado de los restos al Cementerio de los héroes, situado en Fort Bonifacio, en Manila, porque, en su opinión, la medida contribuirá a sanar heridas.

La fecha elegida para el cambio es el 18 de septiembre próximo, si es que el Supremo no paraliza la operación.

Sobre las víctimas, Duterte señaló que tienen las indemnizaciones dictadas por los tribunales.

La Comisión de Derechos Humanos de Filipinas, en cumplimiento de una sentencia de un tribunal de Hawai, empezó en 2011 a repartir 7,5 millones de dólares entre 7.526 víctimas de las 9.539 que se querellaron, porque eran las que habían cumplido todos los requisitos legales.

Marcos llegó a la presidencia de Filipinas en las elecciones de 1965, declaró la ley marcial en 1972 y gobernó junto a Imelda, que se ganó el apodo de la "Mariposa de hierro", hasta que una revuelta popular pacífica les derrocó en 1986 y huyeron al exilio en Hawai.

El dictador murió en 1989 y tres años más tarde su viuda e hijos retornaron a Filipinas donde les esperaban más de 400 litigios.

Imelda cumplió el pasado 2 de julio 89 años de edad sin haber pisado nunca una cárcel como reo, mientras que su primogénito, el senador Ferdinand Marcos, popularmente llamado Bongbong, quedó en segundo lugar en la carrera por la vicepresidencia de Filipinas en las elecciones del pasado 9 de mayo.

(EFE, Yahoo! Noticias)