Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Rajoy defenderá en el G-20 el "modelo de éxito" de crecimiento de España

Mariano Rajoy ha aterrizado a las 11 hora local (cinco de la mañana en España) de este domingo en Hangzhou (China), donde el G-20 se reúne entre hoy y mañana para analizar la situación económica mundial y los retos actuales, como el Brexit, los flujos migratorios y el terrorismo yihadista. Rajoy, que llega a China con la investidura fallida aún en la cabeza, ha sido invitado por la presidencia del G-20 para exponer a los líderes mundiales el camino que llevó a España la recuperación y el éxito de su «modelo de crecimiento», que ha situado a nuestro país a la cabeza de la zona euro y por el que sigue recibiendo felicitaciones en el exterior.

El ruido del debate de investidura todavía está muy reciente, y el contraste será aún mayor entre las críticas feroces que recibió Rajoy en el Congreso de los Diputados por quienes rechazaron su candidatura y los elogios y felicitaciones que le dirigen los líderes internacionales en las cumbres mundiales por los resultados económicos y un «modelo de crecimiento» que se sigue poniendo como ejemplo.

Fuera de nuestras fronteras, España se observa con muchísima atención por la recuperación alcanzada desde el pozo de la crisis, y ahora también por un bloqueo político que no tiene precedentes en ningún otro lugar.
«No nos engañemos. España ha sido objeto de felicitaciones hasta este momento, pero ahora la confianza no es la misma por la inestabilidad política, y empieza a haber síntomas claros de preocupación en otros países», admitieron fuentes del entorno de Rajoy. La preocupación por la situación política existe, y el presidente en funciones lo está comprobando en las citas internacionales, reducidas ahora que no hay un Gobierno con plenas facultades.

Eso sí, desde Moncloa se advierte también de que la inquietud por el bloqueo político que puede existir en el exterior, sobre todo entre los socios europeos, no es comparable ni de lejos con la enorme preocupación y alarma que despertó España en 2012, al borde de la quiebra y del rescate, cuando toda Europa estaba pendiente de las decisiones que tomaba Rajoy.

- Gran avance.

El presidente en funciones y su equipo, Luis de Guindos sobre todo, recuerdan muy bien aquella cumbre del G-20 de Los Cabos, cuando la presión en España llegó a ser irrespirable por su situación económica de extrema debilidad.

Desde entonces se ha dado la vuelta a la moneda, y ahora España se observa con atención por su avance económico, según comentan en La Moncloa. Pese a que la agenda internacional se ha encogido por el hecho de tener un Gobierno en funciones, Rajoy decidió acudir a este G-20 de China, junto al ministro Luis de Guindos, porque «España es un país invitado permanente, y no puede perder la silla con su ausencia», advierten en Moncloa.

La presencia del presidente en funciones se ha considerado imprescindible por su gabinete, no así su asistencia a la cumbre del sur de Europa del próximo viernes en Atenas, por ejemplo.

- Participación activa.

Desde el Ejecutivo se explica que España ha participado activamente, a todos los niveles, en las reuniones preparatorias de esta cumbre de líderes, y consolidará su condición de participante activo, pese a ser oficialmente «invitado permanente», en un foro que se considera «de primer nivel sobre la gobernanza mundial».

En Moncloa se considera que la invitación a Rajoy para que intervenga en la cumbre es un «reconocimiento internacional de la recuperación económica de nuestro país, gracias a las reformas estructurales emprendidas en los últimos años». En concreto, el presidente en funciones participará en las sesiones de trabajo dedicadas al crecimiento económico y a la gobernanza económica y financiera.

No es la primera vez que Rajoy es invitado a tener este papel en la cumbre del G-20. En noviembre de 2014, en Brisbane (Australia), la presidencia del G-20 le invitó a intervenir como ponente principal con un discurso sobre las reformas estructurales acometidas en España. En aquel momento ya había claros síntomas de inicio de recuperación.

Rajoy protagonizó una primera intervención en la sesión sobre economía global, «ante el interés demostrado por los líderes del G-20 en el impresionante programa de reformas y de empleo de España, comunicado por la propia presidencia australiana», según se destacó entonces. España estaba entonces ya a la cabeza del crecimiento en la zona euro. Rajoy tuvo un recibimiento entusiasta en aquella cumbre, tanto que el presidente del G-20 le dijo: «Gracias por el buen ejemplo que le dais al mundo», y añadió: «España tiene una gran historia que contar al mundo por el éxito de sus reformas».

Rajoy aprovechará esta cumbre para reunirse con jefes de Estado y de Gobierno que también han viajado a Hangzhou, como el presidente argentino, Mauricio Macri, y el presidente de Brasil, Michel Temer, además del presidente chino, Xi-Jing Ping.

(Mariano Calleja, ABC)