Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

"Sólo robo a extranjeros"

Fue el 9 de enero del 2013. La titular del juzgado de lo penal 9 de Barcelona, Rosa Aragonés, condenaba ese día a S. C. y C. A., rumanos, a tres meses de prisión y a la prohibición de acercarse al metro de Barcelona por un periodo de cinco años.

La pareja fue sorprendida por la policía después de robar la cartera con 450 euros de una mujer, en las escaleras de la estación de Sants. Por primera vez la pena de prisión se acompañaba de una orden de alejamiento del lugar al que los condenados acudían con frecuencia para robar, no para viajar.

Desde entonces, y ha llovido, las órdenes de alejamiento de carteristas de sus zonas de actuación se han convertido en una herramienta de disuasión imprescindible y efectiva en la batalla policial y judicial contra los multirreincidentes. Desde la última reforma del Código Penal, en julio pasado, y a iniciativa de los Mossos d’Esquadra, se han dictado en Barcelona 122 órdenes de alejamiento de carteristas. De todas estas,  36 siguen hoy en vigor, otras 36 han finalizado y otro medio centenar están pendientes de notificar. Además, hay otros 400 informes sin resolver en los que se solicita la misma medida.
En total, la peticiones afectan a 259 personas. Son los responsables de multitud de hurtos, que representan un 80% de los delitos que anualmente se producen en la ciudad de Barcelona. Carteristas que viven exclusivamente del hurto y que, hasta la última reforma legal que facilita dictar órdenes de alejamiento, tenían en el transporte público su escenario predilecto de acción.

Tiene 49 años, nació en Lima, lleva 20 viviendo en Barcelona y pide, para hablar con este diario, que no se le pueda identificar. “Mis hijos son pequeños y no saben a qué me dedico”. ¿A qué? “Robo carteras en el metro”. El hombre es uno de los 259 carteristas reincidentes, al que los mossos del Área de Seguridad del Transporte Metropolitano (Asmet) conocen por su nombre e identifican cada vez que lo descubren en un vagón de la línea azul, su preferida para robar. El miércoles, el carterista intentaba pasar desapercibido junto a otro compinche en el vagón de cabecera de la L5, en dirección Vall d’Hebron. Eran las dos y media de la tarde, una buena hora para robar. Dos mossos de paisano los descubrieron y les hicieron descender en Verdaguer.

“¿Lleva hoy algo, señor...?”, le preguntó por su nombre el policía. “Nada. Acabo de llegar. Es mi primera vuelta. No tuve tiempo” Mientras responde, y sin que haga falta que se lo pida, el hombre se vacía los bolsillos. Entrega su carnet de identidad. Muestra su ticket de metro validado. Y saca una gorra negra y una montura de gafas sin graduar con las que pretendía pasar más desapercibido y dificultar su identificación.

¿Lleva mucho tiempo robando carteras? “Bastante. Estoy enfermo, nadie me quiere para trabajar con esta salud tan mala, mis hijos me piden, y yo tengo que llevar dinero a casa”. ¿A quién le roba? “Sólo hombres y turistas. Se lo prometo. No me acerco a las mujeres, ni a la gente que vive aquí. Puro extranjero y carteras. Nunca abro bolsos. Eso ya lo hacen las chicas”.

Ellas son las búlgaras, las rumanas, las jóvenes que durante años podían llegar a estar toda una jornada laboral de ocho horas robando carteras con una habilidad que parecía arte de magia. Siempre había un truco que sólo las cámaras de seguridad delataba.

El historial delictivo del hombre que accede a hablar con este diario pone los pelos de punta porque deja en evidencia cuánta impunidad judicial, que no policial, ha existido durante años con esta modalidad delincuencial. En los últimos años se le ha identificado 300 veces, siempre en el metro. Tiene 23 antecedentes, condenas firmes por las antiguas faltas de hurto en su mayoría. Y desde el pasado julio, al acreditar un domicilio fijo y haber sido descubierto in fraganti robando cantidades inferiores a los 400 euros, se le ha denunciado en 81 ocasiones.

Sólo una vez ha estado en la cárcel. Pero sabe que las cosas se están complicando. Se lo dijo su abogada, que contrató cuando un juez le dictó su primera orden de alejamiento del metro, por dos meses. ¿La cumplió? “Sí, claro, me lo dijo mi abogada. Sería peor si me identificaban y a mí ya me conocen mucho. Cada vez es más difícil pasar desapercibido. Esperé a que se cumplieran los dos meses”. Y entonces regresó al suburbano.

¿Qué hizo durante ese tiempo? Robó donde pudo, en superficie. Es padre, su mujer no trabaja y no pudo cambiar de ciudad. Justo lo que hacen muchos carteristas con órdenes de alejamiento. “Esa es parte del éxito de esta medida. Ponerles las cosas cada vez más difíciles”, explica el inspector Pere Pau Guillén, jefe del Área de Investigación Criminal de Barcelona.

Hoy por hoy hay medio centenar de órdenes de alejamiento, principalmente del metro y los Ferrocarrils, que están pendientes de notificar. Eso quiere decir que esas personas condenadas no han vuelto a ser identificadas por la policía. “Se han esfumado”, señala el subinspector Carles Valles, al frente de los policías que trabajan en el transporte público metropolitano.

¿Cuánto dinero puede conseguir en una semana? “Depende de si voy solo o tengo que repartir. Pero esto ya no es como antes. Los ricos no van en metro”. En el andén de Verdaguer, junto al carterista, un sargento de paisano consulta en una tableta el historial del sospechoso. No lleva nada encima, no tiene órdenes pendientes y la actuación computará como otra identificación más. El mosso mira al hombre de reojo. No le convencen las explicaciones que está dando sobre las cantidades que roba. “Bueno, es verdad que he llegado a conseguir carteras con 2.000 euros, pero eso no pasa siempre”.

Su familia entera subsiste con el robo de las carteras y alguna chapuza, sencilla, en las obras. Está preocupado, sabe que las cosas se han puesto complicadas. Que desde verano del año pasado ya no hay faltas, todo es delito, más o menos grave, pero delito. Y que cuando uno suma tres delitos leves, al cuarto el caso se eleva a un juez de lo penal que te puede condenar a penas de entre uno y tres años de cárcel. “Se está poniendo muy duro. Me gustaría dejarlo”, reconoce. Ese el objetivo de las nuevas medidas y del trabajo policial y judicial, poner las cosas tan difíciles, que deje de ser rentable robar carteras en el metro de Barcelona.

- Billetes enrollados escondidos en la vagina.

El metro dispone de una red de videovigilancia tan completa que es complicado que algo de lo que sucede allí abajo quede fuera del ojo de las cámaras. Hay mossos que se desplazan al centro de control y desde las pantallas siguen en directo los movimientos de los ladrones reincidentes. Alguna vez, esas cámaras han grabado el robo de una cartera, la detención de la ladrona, pero ni rastro del dinero. Aquello parecía brujería. Con el tiempo y más de una autorización judicial para trasladar a la sospechosa a un hospital para realizarle una radiografía, se descubrió que algunas mujeres esconden los billetes enrollados en el interior de su vagina. Ahora, cuando los mossos las amenazan con ir al hospital, las jóvenes acceden y acompañadas de una mossa extraen los billetes voluntariamente. “Han llegado a esconderse hasta 2.500 euros en billetes. Una misma mujer”, asegura un sargento. Algunas utilizan un preservativo, como si fuera una bolsa. Otras ya llevan dentro de la vagina un tubo de plástico abierto en el que guardan el botín. Para ellas lo importante es hacer desaparecer el dinero cuanto antes. Y más si la cantidad sustraída es superior a los 400 euros.

(Mayka Navarro, La Vanguardia)