Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El colectivo de presos de ETA acepta permisos individuales pero sin arrepentirse

Un año después de que la dirección de Sortu emplazara a los presos de ETA a acogerse a beneficios individuales, la dirección del colectivo —EPPK, por sus siglas en euskera— ha propuesto a los reclusos abandonar el concepto grupal por el individual y empezar a "utilizar las diferentes posibilidades existentes en el ámbito jurídico" para "vaciar las cárceles", aunque "con los límites del arrepentimiento y la delación". Ahora dependerá de que la propuesta sea aceptada para que cada uno de ellos empiece a solicitar los beneficios sin necesidad de las consignas de la dirección.

El diario digital Naiz publica este martes un avance de la propuesta que la dirección del EPPK ha enviado a las cárceles para que se debata entre los 350 presos de la organización terrorista que quedan. El lento transitar de esta resolución comenzó a gestarse a principios de año con una propuesta de Sortu, el partido que aglutina a la izquierda abertzale, y se consolidó en marzo, cuando más de 600 expresos de ETA reunidos en Usurbil (Gipuzkoa) prepararon la pista de aterrizaje para que los reclusos se acogieran a medidas individuales y con ello facilitaran su acercamiento a las cárceles vascas. "Las medidas individuales también serán colectivas", proclamaron entonces en un comunicado cocinado de forma previa y leído después en medio de los aplausos de los asistentes.

Los expresos de la banda aseguraron entonces que "el camino para a vuelta a casa de los presos y refugiados vascas está en marcha" y, aunque sean "pasos individuales y se materialicen de manera individualizada, serán decisiones colectivas".
Sin embargo, los críticos de la izquierda abertzale no estaban de acuerdo. El Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión (ATA) pidió en abril a los presos de ETA que desoigan a la izquierda abertzale oficial y no acepten ni la legalidad penitenciaria ni las "salidas individuales". El movimiento que ha organizado manifestaciones por la amnistía, separándose de Sortu, remitió una carta a todos los reclusos de ETA en la que aseguraba que no se puede exigir a los presos "admitir la legalidad penitenciaria", la "renuncia" a su "lucha y militancia, ni el arrepentimiento, ni el reconocimiento del daño o sufrimiento generado".

Tras el debate externo, la resolución definitiva de la dirección del colectivo de presos da por superada la fase de "resistencia" y apuesta con fuerza por "intentar vaciar las cárceles", a partir de tres pilares —"unidad, solidaridad y unión con el pueblo"— y con dos únicos límites, ya reiterados: "Arrepentimiento y delación". Para ello, se propone "utilizar las diferentes posibilidades existentes en el ámbito jurídico, diferentes en función de la situación de cada persona presa, que decidiría por sí misma, pero siempre que esta propuesta sea aprobada colectivamente en el debate que ahora arranca" de forma interna.

El Ministerio del Interior siempre ha rechazado conceder beneficios como el acceso al tercer grado o la libertad condiciona a los presos de ETA por su negativa a colaborar con la justicia. Pero en 2012 avanzó y le exigió rechazar la violencia y desvincularse de la banda. Unos límites que, según el comunicado del EPPK, siguen sin superarse al negarse al arrepentimiento.

Hasta ahora, la petición de beneficios individuales ha estado vetada por ETA. Lo más que se han acercado los presos es a pedir los beneficios cada uno, pero según una fórmula idéntica establecida para todos. Según el diario Naiz, ahora el colectivo se abre a fórmulas "inéditas", pero con los citados límites del "arrepentimiento".

(Pedro Gorospe, El País)