Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El PSOE celebra la posición firme contra el independentismo del PSC

En la dirección interina del PSOE han sabido a gloria los cinco folios que les ha remitido el PSC con la declaración que aprobó su ejecutiva el pasado 19 de diciembre. Así, desde la primera frase: “El PSC no participa del proceso independentista porque no comparte ni el objetivo de la independencia ni los medios para conseguirlo, absolutamente impregnados de los conceptos de unilateralidad, ilegalidad y desobediencia”. Y hasta la última: “El PSC, comprometido en la defensa de las instituciones catalanas y del autogobierno de Catalunya, defensor de la vía del diálogo, la negociación y el pacto, y de transformaciones profundas del actual estado de las cosas, no participará ni prestará apoyo a ningún tipo de iniciativa que apueste por una ruptura unilateral o por obviar los mecanismos de reforma de la ley, el Estatut o la Constitución”.

Tras la primera reunión que las delegaciones del PSOE y del PSC celebraron en Ferraz el pasado 2 de diciembre, para empezar a resolver sus discrepancias políticas pero con la voluntad expresada por las dos partes de “seguir caminando juntos”, la resolución suscrita por la ejecutiva de la calle Nicaragua, piensan en Ferraz, es un muy buen primer paso en la buena dirección.

“La declaración muestra una posición firme y razonable por parte del PSC”, aseguran en la delegación del PSOE en esta negociación, integrada por la eurodiputada Elena Valenciano; el portavoz y responsable de organización de la gestora de Ferraz, el andaluz Mario Jiménez; y el extremeño Francisco Fuentes. “El PSC confirma su compromiso con una España federal y con el cumplimiento de la ley. Además, rechaza salidas unilaterales y aboga por la construcción de un gran acuerdo”, subrayan.
Las delegaciones de ambos partidos –por parte del PSC la forman la número uno por Barcelona en el Congreso, Meritxell Batet; el alcalde de Cornellà, Antonio Balmón; y el secretario de organización del partido, Salvador Illa– se mantienen en contacto, pero no está previsto que vuelvan a reunirse hasta después del paréntesis navideño. Las negociaciones, en todo caso, se prolongarán más que los dos meses aproximados que inicialmente barajaron el presidente de la gestora, Javier Fernández, y el líder del PSC, Miquel Iceta, cuando se reunieron en Ferraz el pasado 14 de noviembre para empezar a reconducir el encontronazo que sufrieron ambos partidos, a cuenta de la investidura de Mariano Rajoy, tras el choque de legitimidades forzado entre el consejo nacional del PSC y el comité federal del PSOE.

De hecho, aún ni se han puesto encima de la mesa las diversas fórmulas que se barajan para revisar el protocolo de relación que une a ambas formaciones desde 1978. “Eso llevará su tiempo, ni siquiera hemos abierto el capítulo orgánico. Los cambios serán a futuro, pero cambios habrá”, admiten las fuentes de la negociación del PSOE.

Además de empezar a despejar algunas dudas y prevenciones que existían en el PSOE respecto a la posición política del PSC en el debate territorial y de modelo de Estado –que la citada declaración de los socialistas catalanes despeja negro sobre blanco–, en cuanto al debate orgánico fue muy importante, también, la visita que le hizo Miquel Iceta a Susana Díaz en Sevilla el pasado 24 de noviembre y su manifestada posición de “neutralidad” en la pugna por el liderazgo del PSOE que se dirimirá antes del próximo verano. Que Iceta haya puesto tierra de por medio con Pedro Sánchez –de quien fue uno de sus principales respaldos territoriales en sus dos años de mandato– ha aliviado notablemente la tensión con el nuevo mando de Ferraz.

La relación orgánica entre ambos partidos, no obstante, será revisada y falta por determinarse el alcance de esta reformulación. Existen diferentes opiniones en el PSOE –de las más duras a las más flexibles– y, de momento, todo está abierto. Algunos cambios se podrían ejecutar antes del próximo congreso federal del PSOE y otros en el mismo cónclave, según estas fuentes. De esta manera, el centenar de delegados que suele tener el PSC en los congresos del PSOE podrían volver a ser convocados a la cita que se celebrará antes del verano. “Pero veremos si con el mismo estatus”, advierten en Ferraz. En la delegación del PSOE, eso sí, mantienen un pronóstico: “Vamos intentar hacerlo todo con acuerdo con el PSC”. Por lo pronto, los socialistas catalanes volverán a asistir, con voz y voto, al comité federal que el PSOE celebrará el próximo 14 de enero para establecer el calendario congresual del que habrá de surgir un nuevo líder. O lideresa.

(Juan Carlos Merino, La Vanguardia)