Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Norcoreano deportado dice que Malasia amenazó a su familia

Un químico norcoreano deportado de Malasia acusó a la policía de esa nación de amenazar con matar a su familia a menos que él confesara haber cometido el asesinato del medio hermano del líder de Corea del Norte, estratagema que consideró una conspiración para manchar el honor de su país.

Ri Jong Chol habló con los reporteros en Beijing el sábado en la madrugada mientras estaba en camino a Pyongyang. Las autoridades malasias han dicho que carecen de pruebas suficientes para acusar a Ri del homicidio de Kim Jong Nam en el aeropuerto de Kuala Lumpur el 13 de febrero.

Ri fue detenido cuatro días después del ataque, pero la policía nunca dijo cuál es el papel que cree que desempeñó en el asesinato. Dos mujeres —una indonesia, la otra vietnamita— han sido acusadas de homicidio después de que la policía indicó que untaron el rostro de Kim con VX, un agente nervioso prohibido que es considerado un arma de destrucción masiva.
Ri dijo que no estaba en el aeropuerto el día en que Kim fue asesinado, pero que la policía lo acusó de ser un autor intelectual y le presentó "evidencia falsa". Indicó que le mostraron una fotografía de su esposa y sus dos hijos, que se estaban hospedando con él en Kuala Lumpur, y amenazaron con matarlos.

"Estos hombres me decían repetidas veces que reconociera haber cometido el delito, ya que de no hacerlo, toda mi familia sería asesinada, y 'usted tampoco estará a salvo. Si usted acepta todo, puede vivir una buena vida en Malasia''', afirmó Ri. "Fue entonces cuando me di cuenta que era una trampa... que estaban conspirando para manchar la reputación de mi país".

Khalid Abu Bakar, jefe de la policía nacional malasia, dijo a la AP que ofrecerá una conferencia de prensa el martes para responder a los comentarios de Ri.

Mustafar Ali, director general de inmigración, dijo el viernes que Ri ha sido colocado en una lista de personas que ya no pueden ingresar a Malasia.

Las autoridades buscan a otros siete sospechosos norcoreanos, cuatro de los cuales se cree salieron del país el día del asesinato. Se cree que otros tres, incluido un funcionario en la embajada de Corea del Norte y un empleado de Air Koryo, la aerolínea nacional norcoreana, siguen en Malasia.

(Eileen Ng, Associated Press, Yahoo! Noticias)