Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Gorka Villar a su padre: "Te tendrás que gastar 10 ó 15 millones más"

'Operación Soule'

«Ángel María Villar, presidente de la RFEF, creó un entramado que ha permitido la desviación de fondos [...] a sociedades vinculadas, estableciendo asimismo un clientelismo» que le mantenía en el poder. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, instructor de la operación Soule, se mostró así de contundente en el arranque del auto por el que envió a prisión sin fianza al presidente de la Real Federación Española de Fútbol, a su hijo Gorka y al vicepresidente Juan Antonio Padrón. Gorka, que ejercía de directivo sin serlo, asesoraba a su padre para retener la presidencia: «Te tendrás que gastar 10 ó 15 millones más...».

A lo largo de 44 páginas, Pedraz detalla cómo Villar estableció una red para adjudicar de manera arbitraria contratos de suministro y prestación de servicios «a cambio de contraprestaciones», «incumplió sus obligaciones como responsable de los fondos federativos» y «se aprovechó del puesto» que ostenta desde hace 29 años.

Al menos, detalla el magistrado, estas irregularidades vienen dándose desde el año 2009 en todo el territorio nacional, y en ocasiones se han creado documentos falsos para tratar de amparar estos delitos. Como presidente de la federación que aúna a 19 federaciones regionales que incluyen clubes, árbitros, futbolistas, entrenadores y la LFP, él era el máximo responsable de ejecutar los acuerdos de todos los órganos que dependen de la RFEF. Y en la junta directiva se encontraban al menos dos de sus presuntos cómplices, el vicepresidente Juan Padrón y el secretario general de la federación tinerfeña Ramón Hernández Bassou. A este último de los cuatro detenidos por la UCO en la operación anticorrupción le impuso una medida cautelar de prisión eludible bajo fianza de 100.000 euros.
Según el juez, de las investigaciones realizadas por la Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil se desprenden distintos «excesos en las facultades de administración», que se detallan así: nombramientos en la junta directiva a los presidentes territoriales afines; favorecimientos a federaciones regionales para mantenerse en la presidencia; sueldos y contrataciones excesivas a personal de poca productividad («tienes que empezar a dejar de confundir la lealtad hacia las personas con la incapacidad...Te meto tal cosa o te jubilo de puta madre...», le llega a decir su hijo Gorka); falta de transparencia en las cuentas y retribuciones; gastos innecesarios y excesivos (minutas altísimas de abogados, hoteles pagados al triple de precio); salidas de fondos irregulares de la mutualidad de futbolistas Mupresfe (parece ser que le prestaron 500.000 euros a Villar de esos fondos); favorecimiento a los negocios de su hijo Gorka con los partidos amistosos de la Selección; el perjucio de 51 millones de euros para la RFEF por el acuerdo con la empresa Santa Mónica Sports, propiedad del directivo de la federación Jesús Samper...

- "Son votos compraos, apoyos compraos".

La lista de irregularidades detectadas durante la investigación es interminable, y se ha apoyado también en pinchazos telefónicos, donde por ejemplo, el ex seleccionador nacional Javier Clemente le dice a Juan Padrón: «Son votos compraos, apoyos compraos, decir amén por llevarse unos dineros», cuando se refiere al presidente de la Federación de Murcia, uno de los afines a Villar. Supuestamente, Villar le concedió que se celebrara un España-Colombia allí para que se atribuyera méritos ante las autoridades locales, y además le ofreció un puesto (bien remunerado) en la UEFA. A cambio, el presidente de la federación murciana, José Monje, se supone que incluso puso autobuses para llevar a los electores a votar a Villar en su última candidatura a la presidencia, hace unos meses. Autobuses presuntamente pagados por la federación, describe el juez Pedraz. La federación de Cantabria también está bajo sospecha: Villar ofreció a su presidente, José Ángel Peláez, 300.000 euros para un campo de fútbol. Pero los planes del presidente cántabro eran quedarse ese dinero de apoyar a Villar en la reeleción: «Tú lo que quieres el dinero ingresado en tu cuenta. Eso es lo que quieres», le espeta Villar. Peláez, a su vez, se cree que había ocultado documentación que acreditaba delitos cometidos por la junta directiva de la RFEF.

Por su parte, la federación de Madrid, que había recibido «muchos millones», presentaba un inconveniente para Villar: el presidente de la federación de Madrid de Fútbol Sala, Julio Cabello, no apoyaba lo suficiente a Villar. Y entonces él «le expresa sutilmente que le compensará económicamente en el futuro». En la federación de Ceuta los métodos ya fueron más coercitivos. Después de haberla financiado con tres millones, su presidente era reacio a enviar una carta al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), como pretendía Villar. «Antonio, si tú haces caso a tu asesor jurídico, eeeh, pues ¡te separas del grupo! y tú verás lo que haces», le dice el ya preso Villar.

- El 'fútgol aficionado'.

Pero la red de la federación no sólo manejaba a los presidentes regionales. Con los fondos federativos, el propio Peláez (que también es directivo de la RFEF), le dice a Villar que ha dejado fuera del reparto 5,2 millones de euros para que se los gaste «en lo que se te ponga en los huevos», y que incluso podrían llegar a ser seis, que se contabilizarían como partida para «fútgol aficionado».

En cuanto a Gorka Villar, el juez detalla cómo el hijo controlaba cada vez más la federación presidida por su padre, pese a no tener ningún cargo en ella. Hace uso de sus medios, organiza partidos amistosos de la Selección, merma los ingresos de la RFEF y en cambio se beneficia con su empresa, 'Sports Advisers'. En dos partidos con Corea del Sur, dos con Venezuela, tres con Chile, uno con México, dos con Colombia (el último, el pasado 7 de junio), y dos con Argentina, además de un acuerdo de la RFEF con la Confederación de Fútbol de Oceanía, se cree que Gorka Villar ha obtenido una contrapartida, ya que los captó como clientes, y que la RFEF dejó de ganar dinero.

En el apartado centrado en Padrón, la investigación indica que habría cobrado «comisiones» a cambio de garantizar a un amigo el contrato de suministro de material deportivo de la marca 'Pony'. En los últimos años, la empresa del amigo se limitaba a pagar a otra sociedad para que fabricara y vender más caro a la RFEF. En 2016 habría ganado así 1,5 millones. El hijo de Villar lo describe: «Un chollo de putísima madre». El juez incluye en esta operativa Ramón Hernández, el único al que el juez permitirá de momento salir de prisión bajo fianza.

(Q. Alsedo, P. Herráiz, M. Marraco, El Mundo)