Más de 7.500 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Hubo menos homicidios en todo el país, pero los robos no se detuvieron

Doscientas treinta y dos muertes menos que las registradas en 2015. Ése es el dato que el Gobierno expuso con fuerza ayer durante la presentación de las estadísticas criminales de 2016.

La disminución del 8% de los homicidios dolosos en todo el país fue considerada por las autoridades un paso importante, en un contexto en el que los delitos en general cayeron un 5%. Sin embargo, los robos en la región metropolitana aumentaron, un fenómeno que contrastó con las cifras de mejoras en otros indicadores.

Los funcionarios señalaron que la disminución de homicidios tiene que ver con intervenciones focalizadas en zonas problemáticas. En 2015 se notificaron 2837 homicidios, mientras que el año pasado se consignaron 2605 casos. En la ciudad de Buenos Aires los asesinatos bajaron 24%. Por otro lado, el Indec presentó un informe de victimización con otro dato duro: tres de cada diez ciudadanos padecieron un delito.
En la encuesta de victimización realizada por el Indec, con 46.000 muestras tomadas en todo el país, se agregó que sólo un tercio de los afectados por el delito realizó la denuncia. La intención del Gobierno es contar con ambos insumos, la estadística criminal actualizada y la percepción social, como herramientas para definir las políticas públicas de seguridad. Jorge Todesca , a cargo del Indec, aclaró ayer que el sondeo cuenta con variables que aún no fueron analizadas y que estarán disponibles en los próximos meses.

La cifra de 27,5% de los encuestados definiéndose como víctimas del delito en los últimos doce meses es bastante similar a la última medición del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que en mayo pasado difundió un registro de 26,4%. Agustín Salvia, referente de ese documento privado, estuvo ayer en la presentación de los datos oficiales y se mostró satisfecho con la metodología de trabajo empleada.

Para los funcionarios nacionales fue importante la disminución del 8% de los homicidios, variación que alcanza al 9% si se toma en cuenta la tasa de asesinatos cada cien mil habitantes a nivel nacional. "Quizá la gente todavía no lo percibe, pero ahora podemos mostrar con datos que se trabaja todos los días para que haya menos delitos", señaló la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich .

Esos homicidios dolosos registrados incluyen no sólo asesinatos en ocasión de robo, sino también femicidios, crímenes intrafamiliares, ajustes de cuentas y grescas que derivan en muertes. En esos casos se notó la merma de crímenes en la región metropolitana, especialmente en la ciudad de Buenos Aires, con una caída del 24%.

En la Capital fueron notificados 126 homicidios dolosos en 2016, en tanto que un año antes se registraron 165 muertes. Los funcionarios de Seguridad entienden que esa disminución fue conseguida por el ingreso del Estado en la villa 31 y una mayor presión colocada sobre otros asentamientos, como la villa 1-11-14. Esos lugares tuvieron en los últimos años tasas de homicidios por encima de 70 cada cien mil habitantes, un registro propio de las zonas más peligrosas de América Central y que desnivelaba los índices de homicidios en la ciudad de Buenos Aires, acercándose ese registro total a 6 víctimas cada 100 mil habitantes.

El Gobierno pudo, en cambio, presentar este año una tasa de homicidios en la ciudad de Buenos Aires de 4,1.

Esa experiencia fue llevada adelante también en Santa Fe, a partir de un acuerdo entre el gobierno provincial y las autoridades nacionales a mediados del año pasado. En esa provincia se consiguió bajar la cantidad de homicidios en un 11%, pero esa caída es más abrupta si se analiza el período de presencia de las fuerzas federales. Es que desde octubre pasado hasta mayo de este año el registro de homicidios mermó el 36% en Rosario y 40% en la ciudad de Santa Fe. Algo similar ocurrió con los robos en Rosario, donde el registro oficial contabiliza una disminución del 42% en ese período.

Casi la mitad de todos los homicidios en la Argentina se registró en la provincia de Buenos Aires, con 1150 víctimas en 2016, noventa casos menos que un año antes. La tasa de homicidios bonaerense pasó, entonces, de 7,4 a 6,8 cada 100 mil habitantes.

- Delitos que preocupan.

Diferente es el caso de los robos en la región metropolitana, especialmente en la ciudad de Buenos Aires. Allí se denunciaron 67.787 robos en 2016, cifra que supera en 4583 casos el registro de 2015, un crecimiento del 7%. En la provincia de Buenos Aires la cifra se mantuvo prácticamente sin alteración, con 81.604 asaltos denunciados el año pasado, 99 menos que en 2015. Para el caso de los robos vale recordar la información consignada en la encuesta de victimización del Indec: el 67,7% de los damnificados no realizó la denuncia.

"Siempre es menor la denuncia, cuanto más mejoremos los sistemas de denuncias, va a aumentar el número por la confianza que generemos, por eso es importante tener esta encuesta de victimización", explicó la ministra Bullrich.

Los hurtos fueron otro de los rubros criminales que se mantuvo con números altos durante 2016. En la ciudad de Buenos Aires se registraron 44.175 hurtos ese año, mientras que en la provincia de Buenos Aires se notificaron 53.528; en ambos distritos subieron esos casos en 4% y 3%, respectivamente, con relación a 2015.

En cambio, las lesiones dolosas tuvieron una fuerte caída del 40% en la provincia de Buenos Aires, dato que influyó en el reporte de todo el país con una disminución global de 21%.

(La Nación, MSN Noticias Argentina)