Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Rajoy acusa a Pablo Iglesias de "corrupción democrática"


Podemos asegura que 'Lezo', 'Púnica' y 'Gürtel' han costado a los españoles más de 1.400 millones de euros

El presidente del Gobierno ha acusado a Pablo Iglesias y a su partido de "corrupción democrática" por negarse a denunciar las violaciones de Derechos Humanos de países "amigos", que "pagan" a la formación morada, en evidente referencia a Venezuela, y por decir que el opositor y preso político Leopoldo López es un "golpista".

Mariano Rajoy le ha devuelto así la pelota al líder de Unidos Podemos después de que éste en la sesión de control al Gobierno le haya preguntado si ha hecho el cálculo de lo que le ha costado a los españoles los reiterados casos de corrupción del Partido Popular.

Iglesias ha hecho un cálculo basado en datos proporcionados en autos judiciales e informaciones publicadas en los medios de comunicación, según el cual el caso Lezo habría supuesto un desvío de fondos a paraísos fiscales de 23,5 millones de euros; la Gürtel, 883 millones, y Púnica, 500 millones más.
Con estas cifras se podrían costear, según Podemos más de un millón de ingresos hospitalarios de un día, financiar decenas de miles de becas o comprar decenas de aparatos de última generación para practicar mamografías.

Rajoy ha sorteado el fondo de la pregunta y ha preferido reiterar las medidas que ha puesto en marcha su Gobierno para luchar contra los corruptos, descubrir el fraude, prevenirlo y castigarlo. Y en ese combate se incluye a todos los partidos, incluido, ha dicho, el que encabeza Iglesias, al que ha acusado directamente de corrupción democrática.

El presidente también ha tenido que enfrentarse a la portavoz socialista Margarita Robles, que se ha interesado por las medidas que adoptará Rajoy en relación con los dos ministros, el de Justicia y el de Hacienda, que han sido reprobados por el Congreso.

Y la respuesta ha sido: "Ninguna".

Rajoy ha recordado que el artículo 100 de la Constitución le otorga en exclusiva la facultad de nombrar y separar ministros y en función de ello, y pese a las reprobaciones, mantendrá tanto a Rafael Catalá como a Cristóbal Montoro en el Gobierno. "Es una competencia mía, y no suya", le ha precisado el presidente a la portavoz.

Margarita Robles le ha exigido que respete las decisiones del Parlamento, que es el órgano que representa la soberanía nacional, se ha quejado de los continuos vetos y obstáculos que interpone el Ejecutivo a la iniciativa legislativa de los grupos y ha acusado finalmente a Rajoy y a sus ministros de "arrogancia y autoritarismo".

(Marisa Cruz, El Mundo)