Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El Tribunal Supremo declara improcedente el ERE de Telemadrid

El Tribunal Supremo ha rechazado los recursos presentados contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que en mayo del año pasado declaró “improcedentes” los despidos del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Telemadrid, y ha confirmado que el proceso impulsado por la Comunidad de Madrid no se ajusta a derecho.

Al confirmar la sentencia del TSJM, el Alto Tribunal califica de “improcedentes” los 829 despidos que tuvieron lugar en enero del año pasado. En este caso, las indemnizaciones deberán pasar, de 20 días por año trabajado, a 45 días. Según cálculos de los sindicatos, esta decisión le supondrá a las arcas de la Comunidad de Madrid pagar entre 38 y 40 millones más en indemnizaciones.

La opción deseada por el Comité de Empresa era que el Supremo declarase nulo el ERE, anulase los despidos y obligase al ente autonómico a readmitir a los trabajadores. Esta decisión, sin embargo, podría haber supuesto a la postre el cierre de la televisión, puesto que en febrero de 2013, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró que, de darse este caso, no tendría otra opción que cerrar la televisión autonómica. A preguntas de los periodistas sobre si esa era su intención, no titubeó: “No es una intención, es una decisión”, remarcó.

Ángel García, representante de UGT en Telemadrid, critica la actitud de González y su “curioso sentido de las instituciones y de la separación de poderes, cuando lo que tiene que hacer es aceptar la resolución judicial sea la que sea”.

Para García, el ERE “no tiene justificación económica” y lo vincula a “una vendetta contra la plantilla que ha sido beligerante contra la manipulación y para que el trabajo que antes hacía Telemadrid lo hagan empresas externas”. En este sentido, recuerda que el Comité de Empresa “ofreció una baja del sueldo de hasta el 50%”, entre otras medidas para buscar “la sostenibilidad de la empresa”.

(Toni Martínez, La Marea)