Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Elecciones agitadas en Turquía (Josune Murgoitio)

Youtube bloqueado, al parecer por la publicación de una supuesta grabación que destapa un intento de simular un ataque desde Siria a Turquia para forzar una intervención militar que los ciudadanos rechazan. Me he acordado de todas las personas sirias que he visto en la calle en condiciones muy lamentables, en especial, en Estambul, también las vi en Diyarbakir. De hecho, en el piso en el que vivo temporalmente, el propietario me dejó bien claro que en caso de que tramitara el permiso de residencia en Turquía, no dijera que vivía en dicho piso, por los problemas que había tenido con ciudadanos sirios que habían comunicado a la policía dicho domicilio, personándose como trámite correspondiente al parecer.

Hace algunos días la red social Twitter. Una medida muy criticada en parte de la población (tuve una conversación con una amiga que conoce gente que está de acuerdo con el cierre) y seriamente boicoteada usando diferentes métodos (yo misma lo he hecho, seguiendo las explicaciones de un amigo y se siente una rabia tremenda de no poder acceder a la información directamente).

Ambos bloqueos en un intento de frenar la publicación de supuestos casos de corrupción que salpican al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en turco) que el primer ministro Recep Tayyip Erdogán lidera. Una decisión que ha levantado críticas y más indignación a la inestabilidad política que de por si tiene este país. A tan solo dos días de saber los resultados de las elecciones municipales, el cierre de Youtube ha agitado aún más el segmento social que ya era crítico con las políticas de Erdogán, por el intento, hasta este momento sutil, de tratar de islamizar el país (subida precios alcohol, prohibición de comprar alcohol a partir de las diez de la noche, modificación Ley de Internet para restringir circulación de información, modificación Ley que prohibía uso de signos religiosos como el velo en la Administración pública…). Muchas de las personas que votaron a Erdogan no lo harán, se vaticina una pérdida importante de poder.

Las calles en Turquia están repletas de banderitas de los diferentes partidos politicos que se presentan a las municipales: banderita con el signo de la bombilla (AKP, me recuerda a 1984 de Orwell), banderita con el signo de la paloma (DSP, esta me ha llamado la atención por la paloma que la asimilo a paz), banderita de CHP (Partido Republicano que estaba en la oposición, es junto a la de AKP más numerosa), banderita con tres lunas turcas (MHP, nacionalistas, un militante de este partido me dijo literalmente que odian a los kurdos, pensé qué bien para la paz), banderita con un arbol (HSP, este signo me gusta especialmente y no porque sea kurdo)… A lo largo de las calles colocan diferentes banderitas (me pregunto yo si no tendrán disputas por el lugar que las banderitas ocupan, cómo se dividirán las calles entre ellos) . Autobuses adornados completamente con el candidato correspondiente pasean por las calles con la música a todo volumen. En la televisión abundan los programas sobre debates, acontecimientos… en torno a las elecciones municipales y ya a estas alturas los partidos llaman a las tiendas para pedir el voto.

Los ciudadanos se preguntan entre ellos a quién votar. Las personas con las que estoy en contacto querrían que Erdogán perdiera mucha fuerza, muestran entre ellos vídeos que han aparecido en youtube, por ejemplo: burlándose de la voz del primer ministro, se ríen muchısımo de él. En cuanto al cierre de las redes sociales se lo toman entre la risa y la crítica, como si estuvieran acostumbrados a ser limitados. Es cierto que tambien dicen que Erdogán ha hecho cosas buenas como desarrollar la economía y que no tienen claro a quişen votar, no existe un rival fuerte que sepa gestionar los problemas del país.

Estábamos en el jardín de un café. Una persona de mi entorno se acercó a saludar a un hombre, a la vuelta se mostró muy soprendido de lo que este hombre le dijo: apoyo a Fatıh Gülen, por eso tienes que votar al CHP (partido de la oposición) para que Erdogán pierda fuerza, insinuando que Güllen estaba apoyando al CHP para derrocar a Erdogán. En la mesa estaba con nosotros un amigo que se declara musulmán, completamente opuesto a Gülen. Por qué tiene que hacer política desde Pensilvania?, se pregunta. A mí me resulta todo como una especie de telenovela, qué hace un tipo gestionando nada desde Pensilvania, es como si Turquia se gestionara desde la oscurıdad, como si la política fuera más una estrategia oculta. Todo es un gran juego, dicen muchas personas que conozco y nombran a EEUU, Israel…

(Periodísticos)