Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Un edil del PP de Errenteria reconoce torturas y Génova guarda silencio

«Me consta que ha habido torturas». El concejal del PP en Errenteria, José María Herzog, dejó clara la existencia de malos tratos en comisaría durante su intervención en el programa «Salvados» de La Sexta. Además, insinuó que Jaime Mayor Oreja podría haberse lucrado a través de empresas de seguridad, lo que explicaría su agenda contraria a la solución del conflicto. Por el momento, nadie en Génova ha levantado la voz para contradecir a su edil guipuzcoano

José María Herzog, concejal del PP en Errenteria, reconoce la práctica de la tortura en Euskal Herria e insinúa que miembros de su partido, como Jaime Mayor Oreja, se habrían lucrado con el conflicto vasco, lo que motivaría su agenda contraria a las soluciones. Estas opiniones las expresó el edil en el programa «Salvados», dirigido por Jordi Évole y emitido el domingo por la noche en La Sexta. Pese a las duras acusaciones pronunciadas por su cargo electo, nadie en Génova dio ayer la réplica. Entre otras cosas, esta vez no se realizó la habitual rueda de prensa de los lunes. Su secretaria general, María Dolores de Cospedal, mantuvo un encuentro con líderes territoriales y portavoces parlamentarios pero nadie salió a la rueda de prensa. Desde el PP desligaron este hecho de las declaraciones del concejal vasco. «A veces hay rueda de prensa y otras no. No tiene nada que ver con declaraciones previas», indicaron fuentes de la formación derechista a GARA.

«Me consta que ha habido torturas. Esas cosas han pasado. Se ha hecho la bañera, la bolsa, el apaleo, los electrodos...» afirmó Herzog, nacido en Donostia y residente en la capital guipuzcoana aunque concejal en Orereta. El edil del PP rechazó las prácticas desarrolladas por Policía española y Guardia Civil aunque solo mencionó un caso concreto: el secuestro, tortura y muerte de Joxean Lasa y Joxi Zabala por el que está condenado, entre otros, el general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo. «El que lo ha hecho (en referencia a las torturas) no tiene ni nombre. Aunque milite en las Fuerzas de Seguridad del Estado», aseguró el electo unionista.

- Empresas de seguridad.

El edil guipuzcoano también señaló al exministro del Interior y actual eurodiputado, Jaime Mayor Oreja. «Si tienes una empresa de seguridad o intereses en seguridad, te interesa que no haya seguridad para vender tu producto. Más claro no puedo ser», afirmó. En este punto, Évole le preguntó directamente si hacía referencia a Mayor Oreja. «Pudiera haber sido así, pero no lo afirmo, porque no me quiero ver en una querella», reiteró.

Sobre el contexto actual, Herzog eludió considerar si el PP estaba «aprovechando la situación» creada tras el cese de ETA, aunque señaló que «antes se hacía peor».

Además, cargó contra los sectores de su propia formación que utilizan el conflicto para sus propios intereses. «Aquí hemos sufrido todos de primera mano, sabemos lo que es eso. En otras partes, puede que se azuce a las facciones para sacar un rédito político, además sin salpicarse, porque la guerra está en otro lado», aseguró. Y reiteró que la dispersión perjudica a los familiares de los presos.

No es la primera vez que este edil de Errenteria mantiene un discurso alejado de la línea dura marcada en Génova. De hecho, ya fue señalado por la AVT, que exigió su cese, después de cuestionar la operación contra Herrira. Además de Herzog, en el programa intervinieron Miguel Buen (PSE) o el actual alcalde, Julen Mendoza (EH Bildu). Este explicó la iniciativa Eraikiz, que buscaba profundizar en la convivencia, fue aprobada por todos los grupos y reunió a víctimas de ETA y damnificados por la violencia del Estado.

- Nueva denuncia de maltratos en el juicio a cuatro gasteiztarras.

La denuncia de las torturas padecidas durante la incomunicación protagonizó la primera sesión del juicio que se desarrolla en la Audiencia Nacional española contra los jóvenes de Gasteiz Koldo Moreno, Xabier Fernández de Gamarra, Federico Lomas y Aitor Juárez. El fiscal pide para los cuatro un total de 48 años de cárcel ya que les acusa de ser miembros de Segi así como de acciones de «kale borroka». Unas imputaciones que basan únicamente en las inculpaciones obtenidas por la Policia española durante las detenciones. Por su parte, la defensa insta a la libre absolución.

En la primera sesión del juicio, Moreno relató los tormentos sufridos en comisaría, que le llevaron a firmar la declaración. Según detalló, los agentes le presentaron varios informes sobre acciones de «kale borroka» y le advirtieron de que tendría que inculparse de alguna, así como señalar a otras personas. También Fernández de Gamarra denunció ante la sala haber sido maltratado e indicó que no declaró ante el juez debido al estado en el que se encontraba.

Tras ello llegó el turno de los policías. Como es habitual, afirmaron que las declaraciones fueron «libres y espontáneas». En sus testimonios quedaron patentes contradicciones sobre los atestados y un agente reconoció que escuchó la entrevista mantenida por uno de los jóvenes con el forense.

El juicio continuará hoy con más policías y está previsto que mañana quede visto para sentencia. En el exterior de la AN, decenas de personas se concentraron con una pancarta que decía «Stop tortura».

(Alberto Pradilla, Gara)