Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Bruselas presenta diferentes opciones para simplificar el IVA

La imposición tendrá lugar en el país de destino de los bienes y hay cinco opciones para poner en marcha en la UE un sistema más simple, más eficaz, a prueba de fraude y adaptado al mercado único

La Comisión Europea ha presentado este jueves un total de cinco opciones para poner en marcha en la UE un sistema del IVA más simple, más eficaz, a prueba de fraude y adaptado al mercado único. El objetivo es crear un régimen del IVA definitivo para sustituir al sistema provisional actual vigente desde hace 20 años, que según Bruselas está "obsoleto".

Tras múltiples consultas políticas y técnicas, Bruselas ha llegado a la conclusión de que un sistema basado en el lugar de origen es "irrealizable". Cualquier régimen definitivo debe reposar -según el Ejecutivo comunitario- en el principio de destino, es decir, que el IVA se deberá en el lugar de destino de los bienes. La Comisión evaluará ahora el impacto de cada una de las cinco opciones para las empresas y para los Estados miembros y presentará en primavera de 2015 sus ideas finales.
"Llega un momento en el que es necesario cambiar el coche viejo por uno nuevo, en lugar de seguir jugando con las piezas de repuesto. Debemos redefinir el sistema del IVA de la Unión partiendo de cero y hemos presentado las primeras pistas para conseguirlo", ha dicho el comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta, en un comunicado.

Cuando se creó el mercado único en 1992, estaba previsto crear un sistema del IVA para intercambios intracomunitarios. Sin embargo, no fue posible ni política ni técnicamente en esa época poner en marcha un régimen europeo que reflejara las prácticas fiscales nacionales (a saber, la imposición en el lugar de origen).

Por ello, se instauró un sistema transitorio, que es el que sigue vigente, según el cual las entregas de bienes transfronterizos efectuadas en la Unión quedan exoneradas de IVA, mientras que las compras efectuadas en el interior de la UE se gravan en el Estado miembro de adquisición. La Comisión considera que este sistema es vulnerable al fraude y muy complejo para las empresas transfronterizas.

Las cinco opciones que Bruselas propone para las entregas de bienes de empresa a empresa son las siguientes: 1.El proveedor sería el engargado de facturar y pagar el IVA y los suministros se gravarían en función del lugar de destion de los bienes; 2.El proveedor factura y paga el IVA y las entregas se gravan en función del lugar de establecimiento del cliente; 3.El cliente, y no proveedor, sería el responsable del IVA y la imposición se produciría en el lugar donde está establecido el cliente; 4.El cliente sería el responsable del IVA y la imposición tendría lugar en el lugar donde se entregan los bienes; 5. Se mantiene el status quo con algunas modificaciones.

(Europa Press, La Vanguardia)