Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Jordi Pujol Ferrusola vende su mansión de Pedralbes, valorada en seis millones

La casa de mil metros cuadrados, que fue alquilada a la familia del primer ministro de Angola, ha perdido la discreción que el mayor de los Pujol necesitaba

Jordi Pujol Ferrusola y su exmujer, Mercè Gironés, han puesto en venta su mansión. Se trata de una casa de cuatro plantas que suman mil metros cuadrados y que se levantan sobre una parcela de 1.400 metros. La villa está en Pedralbes, en la mejor zona de Barcelona, dentro del cotizado distrito de Sarrià-Sant Gervasi.

Según ha podido saber ABC, la expareja ha confiado la operación inmobiliaria a una agencia especializada en inversores extranjeros de alto poder adquisitivo, principalmente rusos. El precio no está cerrado, es «a negociar», pero expertos consultados valoran el inmueble en unos seis millones de euros.
Todo apunta a que el primogénito del expresidente de la Generalitat y su exesposa, ambos imputados por blanqueo y delitos contra la Hacienda Pública, quieren deshacerse de la villa barcelonesa porque ésta ya no goza del anonimato que tenía.

ABC desveló la existencia de la casa el pasado 1 de agosto, citando un informe de la Udef entregado al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. Pueden disponer libremente de la casa ya que el magistrado no ha decretado embargos preventivos de ningún tipo. Pujol Ferrusola adquirió la propiedad en 2003, pero once años después en el Registro de la Propiedad de Barcelona seguía apareciendo el nombre del anterior propietario. La inscripción de una compra-venta en el Registro de la Propiedad no es obligatoria, sino que se realiza para obtener mayor seguridad jurídica. Pujol Ferrusola prefirió no hacerlo, de tal forma que nadie podía saber de la existencia de esta mansión poniendo su nombre en el buscador del Registro.

Los bancos obligaban a inscribir el inmueble para conceder una hipoteca, pero «Junior» no necesitó financiación. Pagó «a tocateja» 2,5 millones de euros a su anterior propietario, un exdirectivo del R.C.D. Español. Éste ha confirmado a ABC que años después de la venta seguía recibiendo los impuestos municipales y tenía que reclamárselos al actual propietario.

- Vecino de Urdangarín.

Dos millones y medio fue un muy buen precio para un inmueble situado en la zona más cotizada de Barcelona. De hecho, la casa se encuentra a apenas un kilómetro del mal llamado «palacete» de Iñaki Urdangarín y la Infanta Cristina. Si la consigue vender en torno a seis millones de euros, la plusvalía que obtenido sería más que considerable.

No obstante, el estado actual de la villa data de 2007, ya que el primogénito de Jordi Pujol realizó una reforma integral de la casa, en la que invirtió una importante suma.

Pujol Ferrusola y Mercè Gironés usaron el preciado inmueble como residencia, pero durante poco tiempo. Desavenencias conyugales impulsaron al hijo de Pujol a abandonar la casa e instalarse en un piso de 400 metros cuadrados en la Ciudad Condal.

Finalmente decidieron alquilar la villa de Pedralbes, pero cuando ABC reveló su existencia, la zona se llenó de fotógrafos y cámaras de televisión. Desde entonces es pública y notoria la identidad del polémico dueño de la casa, lo que no ayuda a la hora de alquilarla. Los inquilinos capaces de pagar los más de 10.000 euros mensuales que cuesta el alquiler suelen ser personas poco dadas al escándalo. Según fuentes del entorno de Pujol Ferrusola, éste tuvo como inquilinos a la familia del entonces primer ministro de Angola: «Le pagaron casi 100.000 euros y no estuvieron ni un año». Se referían a ellos como «los negros».

Tal y como adelantó este periódico, agentes de la Udef calificaron la compra-venta de la mansión como «grotesca». De hecho, la escritura notarial no existe en las bases de datos de Órgano Centralizado de Prevención (OCP) del Notariado, un organismo que fue creado precisamente para la lucha contra el blanqueo de capitales.

Es más, el número de protocolo de la escritura de compra-venta de la mansión corresponde al de un testamento que nada tiene que ver.

- Cifras incoherentes.

Ante esta opacidad, la Policía recurrió a las bases de datos de Hacienda, que comunicó que el valor declarado de la compra-venta fue de 21.035,42 euros, un precio ridículo para una mansión de esas características.

De hecho, esa cantidad sólo supone un 1,76 por ciento del valor catastral de la vivienda que, por otro lado, es muy inferior al de mercado. El vendedor de la casa confirmó a ABC que ese dato fue producto de un «error» e insiste en que la transacción fue de 2,5 millones. Siempre según su versión, las cifras fueron aclaradas a los agentes de la Policía Judicial.

El hijo mayor de Jordi Pujol tiene a su nombre -como persona física, sin contar lo que maneja a través de sus sociedades mercantiles- otros importantes inmuebles. Se trata del piso antes citado, que se encuentra en la calle Muntaner (Barcelona) y cuenta con una superficie de 429 metros; otra vivienda de 672 metros cuadrados en Bolvir (Gerona) y una finca de 19.000 metros en la localidad ilerdense de Lladorre.

Jordi Pujol Ferrusola y su exmujer, Mercè Gironés, declararon como imputados en el Juzgado Central de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional el pasado 15 de septiembre. El juez Pablo Ruz no estableció ninguna medida cautelar, ya que la Fiscalía Anticorrupción no solicitó prisión ni retirada de pasaporte.

(Javier Chicote, ABC)