Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Oleguer Pujol. Una empresa borró información «sensible» hasta septiembre

Un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la Policía solicitaba al titular del Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, las diligencias para registrar las oficinas y domicilios de Oleguer Pujol por el «riesgo de destrucción de pruebas». «En esta investigación en concreto, se cuenta con un elemento de riesgo de destrucción de pruebas», sostenía la UDEF en su informe fechado el 20 de octubre al que ha tenido acceso LA RAZÓN, y que dio origen a la operación del pasado jueves en la que se registraron las sedes de varias empresas y domicilios relacionados con el hijo del ex president Jordi Pujol.

Dos de esos registros se llevaron a cabo en dos sedes de Puntotec Empresa S.L. (una en la avenida de Pío XII número 3 y otra en la calle Zurbano, número 93, ambas en Madrid) que la UDEF infiere que «ha estado prestando todo tipo de servicios de soporte y seguridad informática y de redes a las sociedades relacionadas con Oleguer Pujol y Luis Iglesias», hasta el punto de que la Policía ve «altamente probable» que «en una de sus sedes sea el único lugar donde se encuentran las copias de seguridad del tráfico de información de las mismas».

Esta empresa, según consta en su web, presta servicios de instalación y soporte de redes de comunicación «siendo capaces de conectar oficinas en distintos países». La Policía detalla en su dictamen que entre los servicios que estaría prestando está el de «mantener servidores para que sus clientes puedan acceder a la información corporativa en cualquier momento y desde cualquier lugar», lo que se suele conocer como la «nube», y «mantener copias de seguridad de los datos de éstos».
Pero además, Puntotec –cuyo administrador es Enrique García de la Noceda– da la posibilidad de «extraer periódicamente la información almacenada en sus sistema informáticos de tal forma que, en caso de que se produjera cualquier incidencia (que la UDEF ejemplifica en un registro de las Fuerzas de Seguridad, como fue el caso del jueves pasado), no se encontrara ninguna información “sensible” en los mismos más que la generada desde la última extracción» de datos.

Para la Policía, el simple hecho de haber contratado este servicio es un «elemento de riesgo» en la posible destrucción de pruebas. Unos indicios que se sustentan, además, porque la UDEF ha comprobado –y adjunta en su informe fotografía de ello– que trabajadores de esta empresa informática «hasta septiembre de este año han estado realizando visitas semanales al domicilio de la sociedad Samos Servicios y Gestiones S.L., en el Paseo de la Castellana 30», es decir, la sociedad con la que el hijo menor del clan compró 1.152 sucursales del Santander por más de 2.000 millones de euros.

En su informe, la UDEF justifica la petición de diligencias para registrar las dos tiendas en Madrid de esta empresa de informática porque «dado que las sociedades (de Oleguer Pujol) operaban en un ámbito internacional donde el uso de redes de comunicación es imprescindible, es esta información la que puede ofrecer una visión más precisa y certera de la verdadera estructura societaria», así como del «modo de operar a través de la misma por parte de los investigados».

En su investigación, la UDEF realizó además «un estudio de información en fuentes abiertas» de las sociedades Mare Nostrum Capital Managers LTD, Drago Capital S.L. y Samos Servicios y Gestiones, entre otras, en el que comprueba un «elemento coincidente» en relación a Puntotec. En concreto, «en los datos de ambas webs aparece en el apartado “Admin Email” sendas direcciones de correo con la terminación @puntotec».

- Registros «simultáneos».

Para la obtención de pruebas y documentación que puedan sostener los extremos denunciados, la UDEF recomendaba realizar los registros «de manera simultánea» para evitar esta destrucción de pruebas. En esta operación, decía el informe, «es factible que durante la práctica de las diligencias de entrada y registro, funcionarios de Policía Judicial pudieran constatar el uso de cuentas de correo electrónico, averiguando tanto el usuario como la contraseña de los mismos, que se encuentren tanto en las clásicas CPU como en terminales telefónicos con conexión de datos a internet, bien por cuestionamiento directo a los investigados, o por la utilización de herramientas informáticas.

Oleguer Pujol, hijo menor del ex president de la Generalitat Jordi Pujol, quedó en libertad tras permanecer detenido por la Policía durante las ocho horas que duró el registro de su domicilio y empresas. El objetivo era esclarecer el origen de los más de 2.000 millones de euros que se movieron en siete operaciones sospechosas.

(R. Coarasa, C. Castro, La Razón)