Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El foco de legionela en Portugal mantiene en jaque a las autoridades

Las autoridades portuguesas investigan dónde y cómo se propagó el foco de legionela, que ha causado ya cinco muertos y mantiene en cuidados intensivos a 40 personas de los 278 casos registrados.

Cinco peritos medioambientales han analizado en las últimas 24 horas los posibles focos de contaminación en la ciudad industrial de Vila Franca de Xira, a unos 30 kilómetros de Lisboa, el epicentro del brote, donde algunos vecinos han comenzado a informarse sobre cómo procesar a los responsables.

Las primeras sospechas sobre la fuente de contaminación recayeron en las torres de refrigeración de una fábrica de fertilizantes de esta localidad, de unos 120.000 habitantes.
En caso de que se confirme -los resultados aún no se divulgaron-, la empresa Adubos de Portugal (ADP Fertilizantes) podría ser juzgada por delitos de contaminación atmosférica.

Según los expertos, las fábricas a menos de 600 metros de zonas residenciales deben de examinar cada tres meses si contienen la bacteria de la legionela, que se propaga a través del aire.

"Esta situación no ocurrió por negligencia del Estado", aclaró este martes el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, quien prometió depurar responsabilidades.

Los últimos datos oficiales señalan que son 278 los casos de legionela y cinco los fallecidos causa del brote nunca antes visto en Portugal y que llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a mostrar su preocupación.

Aparte del Ministerio de Medio Ambiente, también participa en las averiguaciones sobre el brote el Instituto Portugués del Mar y de la Atmósfera, que examina cómo se propagó por el aire la bacteria.

Algunos infectados que estuvieron en contacto con el foco de Vila Franca de Xira han desarrollado la enfermedad en otros puntos de Portugal y en el extranjero, pues se han registrado casos en Lima y en Luanda.

La legionelosis es un tipo de neumonía causada por bacterias que generalmente se produce por respirar vapor de agua que las contiene y que puede provenir de bañeras, duchas calientes o de grandes unidades de refrigeración por agua.

Presenta dos formas clínicas: la infección pulmonar o "Enfermedad del Legionario", que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y la forma no neumónica conocida como "Fiebre de Pontiac", que es más leve.

Si la patología se trata a tiempo, el índice de mortalidad no supera el 6 %, de acuerdo con fuentes sanitarias.

La legionela no se contagia de persona a persona, al beber agua ni a través de los alimentos, sino al inhalar agua pulverizada.

Sus manifestaciones clínicas se parecen a las de las neumonías atípicas, con una sintomatología respiratoria variable -que al principio puede incluso confundirse con la gripe-, así como alteraciones de diversos órganos, más o menos graves según el estado del afectado.

(EFE, Yahoo! Noticias)