Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Iglesias, como líder de Podemos: “Las dificultades comienzan ahora”

Asamblea constituyente

El secretario general llama a "un proceso constituyente para abrir el candado del 78"

Más de 95.000 simpatizantes de Podemos coronan al nuevo secretario general

Pablo Iglesias ha asumido este sábado las riendas de Podemos, que culmina su proceso constituyente, dejando claro a los suyos que las auténticas dificultades empiezan ahora, cuando la formación que logró 1,2 millones de votos en las elecciones europeas se afianza como alternativa al bipartidismo, según todas las encuestas. "Las verdaderas dificultades comienzan ahora, y cuando ganemos las elecciones en diciembre del próximo año empezarán las dificultades de verdad", ha advertido Iglesias desde el escenario del Teatro Nuevo Apolo, en Madrid, durante el acto de proclamación de la dirección del partido, que ha escenificado la entrega de todo el poder interno de la formación al grupo de los fundadores.
El equipo encargado de organizar la asamblea del partido, que tiene 10 meses de vida, ha dado a conocer los resultados de la votación de una cúpula directiva llamada consejo ciudadano, integrada por 62 cargos y de la que Iglesias es el secretario general apoyado por más de 95.000 apoyos (cerca del 90% de los 107.000 votos emitidos) ."Podemos no es un experimento político, Podemos es el resultado del fracaso del régimen", ha asegurado Iglesias en su primer discurso como secretario general, en el que ha asegurado que la formación es "una escoba para barrer la sociedad de la corrupción".

El máximo responsable de Podemos, arropado por el líder de Syriza, Alexis Tsipras, y por la europarlamentaria del Bloco de Esquerda portugués Marisa Matías, ha centrado buena parte de su discurso en intentar desmontar los argumentos del miedo que se esgrimen contra su formación. "Agitar el miedo es una mala estrategia", ha opinado, remitiéndose a lo que percibe que aterroriza la sociedad: la desigualdad y las políticas de austeridad. "Da miedo que se cierren escuelas públicas, hospitales, no Podemos, eso es lo que da miedo", ha enfatizado. .

"Sabemos que va a ser difícil pero no tenemos miedo", ha proseguido Iglesias entre aplausos Iglesias. El ya líder oficial de Podemos ha hecho hincapié en su discurso en tratar de despejar "el miedo" a votarles. "El miedo está cambiando de bando, la sonrisa está cambiando de bando", ha afirmado. A los simpatizantes de la reciente formación, les ha pedido: "Cuando os insulten, difamen, cuando mientan, sonreíd; porque vamos a ganar".

Iglesias ha hablado también, en términos generales, de economía y ha defendido la necesidad de aplicar un “plan de desarrollo integral” que saque a España “del ladrillo y del turismo”, un cambio del modelo productivo que modifique también las condiciones de trabajo: "Hay que trabajar menos horas, hay que trabajar diferente", ha indicado. “España es un país de países, un país de naciones”, ha afirmado en referencia a Cataluña. Como salida al desafío soberanista, Iglesias ha abogado por iniciar "un proceso constituyente para abrir el candado del 78 y que podamos discutir de todo”.

El secretario general de Podemos ha cargado su discurso de mensajes contra la austeridad, contra el Gobierno de Mariano Rajoy, pero en esta ocasión ha evitado ataques directos al PSOE. Se ha dirigido a centenares de simpatizantes de su formación, invitados internacionales, representantes de la sociedad civil y de asociaciones de consumidores y usuarios. Y del socialista José Antonio Pérez Tapias, líder de la corriente Izquierda Socialista. Este ha calificado a Podemos de "acicate" para la vida política, y, en contra de la plana mayor de su partido, ha llamado a mirar con atención sus pasos con vistas a posibles conexiones.

Más de 107.488 simpatizantes inscritos en su página web —una figura parecida al simpatizante, pero sin pago de cuota— se pronunciaron a lo largo de la semana y hasta la medianoche de ayer en un procedimiento de voto online gestionado por la compañía Agora Voting que motivó las criticas de algunos sectores de Podemos. El eurodiputado Pablo Echenique, impulsor de la principal alternativa, retiró su candidatura al considerar que el método de elección de las listas no daba lugar a ninguna competencia interna.

Los simpatizantes que votaron podían apoyar candidaturas completas, como la presentada por el equipo de fundadores, o marcar los candidatos nombre a nombre. Este sistema, en opinión de los críticos, lamina cualquier tipo de integración. No obstante, ayer el propio Echenique volvió a defender al principal portavoz de Podemos como el mejor secretario general y se mostró convencido de que el apoyo a Iglesias es “como se percibe en las calles y en los círculos, y como ha manifestado todo el mundo: unánime”, informa EP. Además, este eurodiputado está sopesando presentarse a las elecciones autonómicas en Aragón, su comunidad.

Iglesias y su círculo de confianza —Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre— definieron primero la estrategia electoral de la formación, que fue respaldada por más del 80% de las bases durante la primera fase de la asamblea ciudadana. Decidieron, por ejemplo, no acudir a las elecciones municipales de mayo de 2015 con marca propia por temor al descontrol territorial y optaron por centrarse en las autonómicas y, sobre todo, en las generales del próximo otoño. El líder de Podemos fijó en octubre, en el encuentro con más de 7.000 militantes en el Palacio de Vistalegre de Madrid, su reto político. Competir directamente con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para intentar “ocupar la centralidad del tablero”. La encuesta de Metroscopia para EL PAÍS y el último barómetro del CIS alienta esas aspiraciones al situar la formación, respectivamente, como primera y tercera fuerza en estimación de voto. La plana mayor de Podemos, que ha fichado a los economistas Juan Torres y Vicenç Navarro, suavizó, además, algunas medidas planteadas en el programa electoral de las europeas como el impago de parte la deuda y defendió su reestructuración ordenada. Pero a partir de hoy, la formación, que aún carece de un programa definido, deberá afrontar su primer reto interno: la gestión de su desarrollo territorial.

(Francesco Manetto, El País)