Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Opinión en el PP: “Esto se hunde” (Carlos Salas)

Hace unos días hablé con una persona vinculada al aparato del PP. A los altos cargos. Y me bastó preguntar ‘qué tal’, para escuchar: “Mal: esto se hunde”.

¿Qué se hunde?

Me dijo que mucha gente que trabaja en alcaldías, gobiernos autonómicos y para el gobierno central, temía que el próximo año fuera a perder su puesto de trabajo.
¿Por qué?

Porque iban a perder las elecciones en cadena: municipales, autonómicas y generales.

El partido había aguantado más o menos el impacto de las malas noticias como el caso Gürtel o el caso Bárcenas. En las encuestas incluso estaba subiendo levemente. Pero han bastado tres semanas de escándalos de corrupción para hundir muchas esperanzas.

Primero: el uso de las tarjetas opacas de Caja Madrid por personas vinculadas al PP o que fueron altos cargos del PP: Blesa, Rato, Rodríguez Ponga… Lo que ha enfurecido a los españoles es que se trataba de la misma caja que hemos tenido que salvar, la misma caja que sembró el país con preferentes y la misma caja que salió a Bolsa y arruinó a miles de pequeños ahorradores.

Segundo: la operación Púnica que ha destapado la trama de alcaldes y ex alcaldes principalmente del PP con empresarios constructores, los cuales desviaron a Suiza comisiones de hasta el 3% de concesión de contratos públicos. Entre ellos Francisco Granados, ex número dos de la Comunidad de Madrid, ex secretario general del PP en la Madrid y contertulio que en la tele decía que jamás había recibido dinero negro.

Tercero: la gestión del problema catalán, que en lugar de evitar colisiones las ha acentuado. La ultima encuesta del CEO (el CIS catalán), indica que la primera razón por la cual una mayoría de catalanes desea ahora la independencia son “los comentarios del gobierno central”. Bueno, detrás de esta opinión hay una labor de zapa del gobierno catalán y de su control de los medios de comunicación catalanes. Pero también un problema de comunicación de Madrid.

Cuarto: la crisis del ébola. La impresión general de los españoles es que los responsables de Sanidad improvisaron mucho y echaron culpas a los más débiles.

¿Y habrá pruebas de este hundimiento? Las veremos en los próximos días, cuando se vayan publicando encuestas de intención de voto.

Una filtración afirma que la próxima encuesta del CIS da a Podemos como el partido con más intención de voto. Si es verdad, no es que se trate de un hundimiento: es un colapso.

Con lo cual nos vamos a encontrar con un 2015 paradójico. La economía previsiblemente mejorará por todas las latitudes, pero el PP se pegará un tortazo en las elecciones.

¿Será así?

Muchos temen en el PP que sí.

Pero no está tan claro: no es lo mismo expresar tu cabreo en una encuesta ahora mismo, con las tarjetas black, el ébola y la operación Púnica en caliente, que depositar tu voto en una urna dentro de unos meses, cuando las cifras económicas acompañen la gestión del PP.

Pero en cualquier caso, en el PP ya están temblando. Pero no por si pierden las próximas elecciones. No.

Están temblando por el próximo caso de corrupción que les va a salpicar. El asunto es tan grave, que los informativos ya dedican la mitad de su tiempo de emisión en TV a dar paso “al escándalo del día”. Y lo más grave es sale a uno por día: hoy, por ejemplo, el del alcalde del PP en Caravaca (Murcia).

Y eso está cabreando tanto a los votantes del PP que votarían al diablo para dar una lección a los que se han comportado como unos chorizos.

Post data: tras escribir este post me rondó una idea por la cabeza. Y casualmente me encontré un comentario de José Apezarena en el confidencialdigital según la cual el Gobierno está limpiando las cloacas para que los casos de corrupción estallen ahora y no en medio de las elecciones. ¿Explosión controlada?

(Zoom Boom Crash, La Información)