Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Ada Colau cede a Collboni la promoción de la ciudad, de la Fira y el Mobile

“Por una Barcelona contra el paro y las desigualdades y a favor de la prosperidad económica, los derechos sociales y la regeneración democrática”. Con estas palabras la alcaldesa Ada Colau y el líder socialista Jaume Collboni han puesto esta mañana fin al serial de los pactos municipales anunciando una propuesta de acuerdo para formar un gobierno estable en el Ayuntamiento de Barcelona. Si las bases de BComú y PSC ratifican el acuerdo la semana que viene en las reuniones convocadas por estas dos formaciones, Collboni se convertirá en el segundo teniente de alcalde del Consistorio.

“Estamos contentos”, ha dicho Colau en la presentación en la que ha explicado que el concejal socialista se encargará de la promoción de la ciudad y coordinará la presencia municipal en la Fira de Barcelona, la Fundación del Mobile y el Consorci de la Zona Franca. Además asumirá las competencias de empresa y turismo, aunque esta área la continuará llevando el edil de Iniciativa Agustí Colom. El concejal socialista también tendrá responsabilidades en Cultura, donde se reserva la designación de un comisionado, Innovación y Conocimiento.

La alcaldesa Colau ha decidido también que Collboni se encargue de coordinar las comisiones bilaterales entre Ayuntamiento y Generalitat, así como las relaciones institucionales con el Estado. Dentro de esta macro tenencia de alcaldía con competencias en materia económica y cultural, la también socialista Montserrat Ballarín se hará cargo de Comercio y Mercados.
La designación del líder socialista como segundo teniente de alcalde supone que la Laia Ortiz, que asumía hasta ahora ese cargo, tenga la tercer tenencia. Dentro de su equipo se incorpora la socialista Carmen Andrés que será concejal de Infancia y Juventud y Tercera Edad.

Otra de las áreas que sufrirá grandes cambios con la entrada de los nuevos socios es la de Urbanismo. Janet Sanz deberá compartir con el socialista Daniel Mòdol algunas de las áreas. Así las cosas, Modòl tendrá las direcciones de Patrimonio, Arquitectura, la Fundación Mies y el Institut del Paisatge Urbà. Mientras que Janet Sanz conserva Movilidad –que dirige Mercedes Vidal–, Ecologia, Rehabilitació y las empresas públicas Bimsa –donde el socialista será vicepresidente– y Bagursa.

Deportes que estará dentro del ámbito del teniente de alcalde Jaume Asens tendrá un representante socialista. Todo apunta que podría ser David Escudé que se quedó a las puertas de entrar en el Ayuntamiento en las elecciones municipales.

- Unas negociaciones difíciles.

El camino hasta la rueda de prensa de hoy no ha sido fácil. Los desencuentros entre comunes y socialistas han sido continuos a causa del reparto de cargos. La entrada del PSC ha comportado desplazar de la jerarquía a los concejales de Iniciativa per Catalunya. El apretado calendario electoral también ha dificultado estas conversaciones. Para Colau es un clamor de la ciudadanía la responsabilidad de gobierno y poner delante de las siglas a la ciudadanía. “Tenemos que actuar con generosidad para poner Barcelona por delante de los intereses de partido”, ha dicho. En estos mismos términos se ha pronunciado Jaume Collboni que asegura que el PSC actúa con responsabilidad de ciudad. Sobre el desencuentro con el resto de grupos de la oposición, como ERC y la CUP, que hasta ahora han apoyado con su voto a favor las políticas del equipo de gobierno, la alcaldesa confía en poder mantener la buena entente con estas dos formaciones.

- Pisarello y Asens quedan fuera de los distritos.

La entrada de los socialistas como socios del gobierno municipal afecta también al reparto territorial de los distritos. El preacuerdo afecta directamente a los tenientes de alcalde Gerardo Pisarello y Jaume Asens que dejarán de ocuparse de Sarrià-Sant Gervasi y Sants-Montjuïc, respectivamente. Colau lo ha justificado asegurando que soportan una fuerte carga de trabajo. Mòdol pasará a ocuparse de Sarrià, Ballarín del Eixample y Carmen de Andrés de Sant Andreu. Por su parte, la concejal Laura Pérez sustituirá a Asens en Sants y Agustí Colom que pierde el Eixample se ocupará de Les Corts.

- Bosch llama a las bases de BComú a rechazar el pacto con el PSC.

El exalcalde Xavier Trias no ha dudado en rechazar el acuerdo por no resolver los problemas de gobernabilidad que tiene la ciudad. Dice sentirse sorprendido por un acuerdo entre Colau y los socialistas, una formación contra la que BComú ha cargado duramente y ha convertido en responsable de las desigualdades sociales que sufre Barcelona. “He escuchado verdaderas barbaridades sobre el PSC y no entiendo que ahora la solución para un gobierno estable pase porque entren en el gobierno de la ciudad”, ha mantenido Trias. Con todo, confía que los nuevos socios tengan mejor talante para buscar el diálogo y la participación con el resto de fuerzas del Ayuntamiento.

Más duros se han mostrado los republicanos que acusaron directamente a la alcaldesa de traicionar su sueño para volver a lo de siempre. El republicano Alfred Bosch, quien también ha mantenido conversaciones para entrar en el gobierno de la ciudad que fueron desestimadas por la entrada de los socialistas, ha dicho que espera que las bases de BComú se muestren desfavorables al acuerdo que representa un paso atrás. La CUP, socio preferente de BComú, hasta ahora también rechaza el pacto y califica de “mafia” al PSC, ayer pidieron a los militantes comunes que mediten a la hora de votar favorablemente.

Para Alberto Fernández la propuesta de pacto es sencillamente lamentable. “Colau y Collboni se han repartido los cargos, pero han sido incapaces de explicar los acuerdos que han alcanzado”. También ha cuestionado que la suma de 15 concejales, cuando la mayoría está fijada en 21 ediles resuelva muchos problemas a la hora de gobernar. En los mismos términos se ha expresado la líder de Ciutadans, Carina Mejías, que ha manifestado que el pacto conduce a un “gobierno inestable”.

(Silvia Angulo, La Vanguardia)