Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Francisco inicia el camino para que las mujeres puedan ser diaconisas

El Papa Francisco aceptó este jueves que se cree una comisión que estudie la posibilidad de que las mujeres puedan volver a ser diaconisas en la Iglesia, tal y como lo fueron en el pasado. El pontífice se vio casi obligado a hacer este anuncio por las circunstancias, durante la celebración de una audiencia en el Vaticano con 900 religiosas de la Unión Internacional de las Superioras Generales que le interpelaron sobre este tema.

"Las mujeres diaconisas son una posibilidad para hoy", respondió Jorge Mario Bergoglio, cuando las superioras de las órdenes de monjas le preguntaron por qué la Iglesia excluye ahora a las mujeres de la posibilidad de servir como diáconos, cuando en la Iglesia primitiva lo podían ser.

Un diácono es una figura eclesiástica a la que se le confiere el sacerdocio de tercer grado, que es el que ordinariamente se otorga de forma provisional a los seminaristas que van camino del presbiterado (sacerdocio de segundo orden). También se confiere actualmente a varones -solteros y casados- que ejercerán este ministerio durante toda su vida: los diáconos permanentes.
Entre sus tareas, se encuentran la de impartir los sacramentos del Bautismo y el Matrimonio, aunque tienen vedada la presidencia de la eucaristía, la confesión y del resto de sacramentos, que son de exclusiva responsabilidad de los presbíteros (a los que ordinariamente se conoce con el nombre de sacerdotes o curas). Además, los diáconos pueden presidir de forma ordinaria algunas de las celebraciones no eucarísticas de la Iglesia.

En la actualidad, la Iglesia permite que los hombres casados puedan ser diáconos, pero no sacerdotes. En el caso de las mujeres, se les veta ambos roles. Si la comisión propuesta por el pontífice prospera y diese luz verde a las mujeres en este sentido, sería un paso tímido pero histórico en la Iglesia a favor de la mujer. Pero eso no significaría que ellas pudieran actuar como sacerdotes en ningún momento.

"¿Por qué no constituir una comisión oficial que pueda estudiar la cuestión?", insistieron las religiosas durante la audiencia con el Papa, refiriéndose aún a la posibilidad de que las mujeres sean diaconisas. Francisco respondió que en una ocasión había hablado sobre esta cuestión con un "buen y sabio profesor", que estudió el rol de las mujeres diaconisas en los primeros siglos de la Iglesia.

"¿Qué eran estas diaconisas femeninas? ¿Tenían la ordenación o no? ¿Cuál era el rol en ese tiempo?", se preguntó Francisco en voz alta, reconociendo que muchas cuestiones sobre esa figura pasada continúan sin estar claras. "¿Constituir una comisión oficial que pueda estudiar la cuestión?", se preguntó el pontífice. "Creo que sí. Sería bueno para la Iglesia aclarar este punto", se respondió a sí mismo. Y se reafirmó de nuevo para que no quedara duda alguna: "Estoy de acuerdo. Hablaré de hacer algo de este tipo. Me parece útil tener una comisión que lo aclare bien", concluyó.

- "La Iglesia es mujer, no es el Iglesia".

En un encuentro en 2015 con el Pontificio Consejo de la Cultura, Francisco aseguró que es "urgente ofrecer espacios a la mujer en la vida de la Iglesia". El Papa aseguró entonces que "la Iglesia es mujer, es la Iglesia, no el Iglesia". "Me gusta describir la dimensión femenina de la Iglesia como seno acogedor que genera y regenera la vida", dijo entonces.

Antes, en el Congreso por los 25 años de la carta apostólica 'Mulieris Dignitatem' de Juan Pablo II sobre la mujer, el Pontífice afirmó: "Sufro, y os digo la verdad, cuando veo que [las mujeres] hacen cosas de servidumbre y no de servicio".

- Fiel a la tradición.

A pesar de la contundencia de sus declaraciones, Francisco ha actuado siempre con la prudencia que caracteriza a los grandes cambios en el seno de la Iglesia. No pocos prelados y movimientos considerados conservadores han interpretado las palabras del Papa como una falta de fidelidad a la Tradición de la Iglesia que es, junto a la Biblia, la base sobre la que se construye la doctrina católica y se organiza la práctica eclesial.

A pesar de ello, y como ha ocurrido en temas como la acogida a los divorciados vueltos a casar, Francisco se ha mostrado siempre abierto a dialogar sobre cualquier tema que surja de la conversación con los obispos, tanto en los encuentros formales como en las charlas de pasillo, intentando que se tengan en cuenta todas las sensibilidades.

Prueba de ello fueron sus intrucciones a los prelados en el reciente Sínodo sobre la Familia: "Una condición general de base es esta: hablar claro. Que ninguno diga: esto no puede decirse, si lo digo pensarán mal de mí. Decid todo lo que pensáis, libremente", dijo entonces.

En ese mismo marco, el arzobispo canadiense Paul-André Durocher propuso ante obispos de todo el mundo que comenzara ya la reflexión sobre este tema: "Creo que deberíamos empezar a mirar seriamente la posibilidad de ordenar a mujeres diáconos".

La ordenación de diaconisas es una de las cuestiones más controvertidas de cuantas el Pontífice ha puesto sobre la mesa, porque se relaciona directamente con la ordenación sacerdotal de mujeres, un tema que muchos consideran cerrado a raíz de las declaraciones de los papas que preceden al Pontífce argentino.

(Mònica Bernabé, Carmelo Pérez, El Mundo)