Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

“Gran giro” en política comercial de Brasil beneficia pacto con México

El nuevo gobierno de Brasil impulsa un giro “muy grande” en la política comercial, lo que beneficiará a las negociaciones en curso con México para ampliar el Acuerdo de Complementación Económica No. 53 (ACE 53), dijo hoy a Notimex una fuente de la cancillería.

“Es muy pronto aún, porque el ministro apenas asumió. Pero va a haber un giro muy grande para la celebración de acuerdos comerciales. Habrá mayor énfasis en la política comercial”, explicó un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, conocido habitualmente como Itamaraty.

“No veo por qué el acuerdo con México no sería acelerado. La idea es dar una apertura mayor”, dijo esta fuente, que pidió el anonimato, pues el próximo canciller, José Serra, aún no se pronunció públicamente y prevé celebrar mañana un acto público de toma de posesión a las 14:00 horas (17:00 GMT).
Brasil y México negocian desde la visita a ese país de la ahora presidenta separada Dilma Rousseff, en mayo de 2015, una considerable ampliación del ACE 53 que abarque un número mucho mayor de productos, desde manufacturas a bienes agrícolas, con aranceles reducidos.

Fuentes brasileñas indican que el comercio bilateral entre México y Brasil es apenas el 2.0 por ciento de lo que el gigante sudamericano comercia con el mundo, por lo que hay un gran potencial para crecer entre las dos mayores economías latinoamericanas.

La fuente de Itamaraty, por otro lado, señaló que, en el contexto de un énfasis para ampliar los mercados para los productos brasileños, “el Mercosur puede ser un problema o una solución”, en referencia a las negociaciones del bloque para lograr un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

En un marco de profunda recesión económica, Brasil impulsa desde hace meses la negociación de un tratado de libre comercio entre el bloque Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Paraguay) y la Unión Europea, pero algunos países se muestran reticentes por el eventual impacto en sus industrias nacionales.

El funcionario de Exteriores dijo que una posibilidad para salvar esa reticencia de un acuerdo comercial conjunto con Europa podría ser aplicar una cláusula de excepcionalidad para que Brasil concluya un pacto bilateral, sin incumplir por ello los compromisos adquiridos con el resto del Mercosur.

Al respecto de las reacciones de algunos gobiernos latinoamericanos al proceso de “impeachment” contra Rousseff, apartada de sus funciones por 180 días tras la apertura del juicio político en el Senado, el funcionario de Exteriores indicó que “no es una preocupación”.

“Hemos reaccionado a lo que hicieron otros gobiernos. No fuimos nosotros que cambiamos el tono, sino los otros”, explicó, en referencia a las declaraciones de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y El Salvador, que definieron como “golpe” la separación de mandataria por 180 días del cargo.

Rechazó que una escalada diplomática pueda desembocar en un eventual boicot político de alguno de esos países a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, que inicia en menos de 100 días.

“Los Juegos Olímpicos son algo realizado por el COI (Comité Olímpico Internacional), pero que ahora se celebran en Brasil. Pero si hay boicot o hubiera un boicot no sería contra Brasil. Es algo que no tiene cabida”, aseveró.

(Heriberto Araújo, Notimex, Yahoo! Noticias)