Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Hallan restos del avión de EgyptAir que se estrelló con 66 pasajeros; Egipto apunta a un atentado

Un avión de la compañía Egyptair que iba de París a El Cairo con 66 personas a bordo se ha estrellado este jueves en el Mediterráneo después de haber desaparecido de los radares por una razón todavía desconocida.

Restos del A320 han sido hallados flotando en el mar a unos 80 kilómetros al sur de la zona donde se perdió la señal de radar, según la televisión pública griega. "Han sido localizados por un C-310 egipcio, en el espacio aéreo que depende de Egipto. Se enviarán barcos al lugar para verificar de qué se trata", ha afirmado el portavoz del Ejército, Vassilis Beletsiotis.

En un comunicado, el ministerio de Aviación civil ha explicado que ha recibido una carta de Exteriores egipcio en el que se confirma el hallazgo de materiales flotantes que corresponderían a restos del avión, como chalecos salvavidas y productos de plástico, que las autoridades griegas han encontrado cerca de la isla de Karpatos.
El ministro de Defensa griego ha informado de que el avión de Egyptair "efectuó un giro de 90 grados a la izquierda y después, uno de 360 grados a la derecha pasando de los 37.000 pies de altura a los 15.000", antes de desaparecer de los radares, según ha indicado el ministro, Panos Kammenos, en una rueda de prensa. Asimismo, ha afirmado que "su señal se perdió cuando se encontraba a los 10.000 pies de altura".

El presidente de Francia, François Hollande, ha confirmado que el avión se estrelló. "El avión se ha estrellado y se ha perdido", dijo el mandatario.

En una concurrida rueda de prensa el ministro de aviación civil Sherif Fathi ha manifestado que no existe aún información sobre las causas que provocaron la caída del avión. "No podemos descartar el atentado terrorista o el fallo mecánico", ha aseverado tras insistir en que técnicamente el avión permanece "perdido". "No podemos confirmar que se ha estrellado hasta que encontremos las pruebas", ha agregado.

"La probabilidad de que haya sido un ataque terrorista es mayor que la de un fallo técnico", ha indicado el ministro de aviación tras insistir en que no responderá a "rumores y especulaciones". Asimismo, ha agregado que los servicios de la inteligencia francés, griego y egipcio trabajan ya para esclarecer el accidente.

Hollande insistió en que no hay que descartar ninguna hipótesis, incluida la terrorista, y señaló que su país está en contacto con las autoridades griegas y egipcias para enviar aviones y barcos que puedan participar en la búsqueda del aparato.

Tanto aviones turcos como griegos y franceses, así como una fragata griega participan en la búsqueda del avión, según ha indicado un portavoz de la Marina francesa.

Egipto liderará el comité oficial de investigación sobre la desaparición del vuelo, tal y como ha señalado Ayman al Moqadem, el representante del departamento de investigación de accidentes de Egipto.

- ¿Accidente o atentado?

Por el momento no hay ninguna información que permita explicar cómo se produjo del accidente. El aparato no emitió ningún mensaje de auxilio, según el ejército egipcio y la aviación civil griega, lo que sugeriría que hubo un incidente brutal y repentino.

"Alrededor de 02.29 horas, mientras se encontraba en el espacio aéreo egipcio, el avión desapareció de los radares griegos (...) se estrelló a unas 130 millas de la isla de Karpathos" entre Rodas y Creta, dijo la fuente oficial a la agencia francesa AFP.

Una fuente oficial de Egyptair ha precisado que prosigue la búsqueda del avión que desapareció del radar a unos 280 kilómetros de la costa egipcia. En un comunicado, el ministerio de Exteriores egipcio se ha referido a la desaparición como "caída" del aparato en la primera confirmación egipcia del accidente. El primer ministro Sherif Ismail ha insistido en que se trata de una desaparición y ha recalcado que hay accidente aéreos que tardan "años" en esclarecerse.

EgyptAir explicó en un breve comunicado en redes sociales que el vuelo MS804 partió del aeropuerto "Charles de Gaulle" de París el miércoles por la noche y debía llegar al aeropuerto internacional de El Cairo la madrugada de este jueves. La empresa identificó el avión como un Airbus 320 fabricado en 2003.

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha asegurado que el Gobierno francés está "en estrecho contacto con las autoridades egipcias, civiles y militares. Ellos ya han enviado equipos y Francia está dispuesta a participar en la investigación (...) No se puede descartar por el momento ninguna hipótesis. Ahora, lo más importante, más allá de conocer las causas de la desaparición, es acoger a las familias de todas las víctimas".

Según ha informado el ministerio de Aviación civil egipcio en un comunicado, las fuerzas armadas del país árabe recibieron un mensaje de socorro de los servicios de emergencia procedente del avión a las 02:26 horas, unos 10 minutos antes de desaparecer. Las divisiones aérea y marina del Ejército egipcio participan en las labores de búsqueda y rescate en coordinación con Grecia.

Las fuerzas armadas egipcias han desmentido la información proporcionada por Egyptair sobre la llamada de socorro efectuada desde el aparato. El ejército "no ha recibido ninguna señal de emergencia" desde el avión desaparecido, ha indicado el portavoz castrense Mohamed Samir en una breve nota publicada en su página de Facebook. Desde el aeropuerto de El Cairo, el primer ministro egipcio Sherif Ismail ha declarado que es "demasiado pronto para hablar de lo que realmente le ha sucedido al avión".

El aparato pasó este miércoles por Eritrea Egipto y Túnez y efectuaba el vuelo de vuelta desde París a El Cairo. "La bomba a bordo podría haber sido puesta por alguien en Roissy o en El Cairo, es algo posible", ha dicho el experto en aeronáutica, Gérard Feldzer.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha confirmado que no viajaban españoles a bordo del avión. "Acabo de hablar ahora con la Embajada en El Cairo y con el director general del Consulado y está confirmado que no hay ningún español", ha dicho García-Margallo en declaraciones a la prensa a su llegada la reunión con sus homólogos de la OTAN.

La compañía ha revelado las nacionalidades de las personas que viajaban a bordo: 30 egipcios, 15 franceses, 1 británico, 2 iraquíes, 1 kuwaití, 1 saudí, 1 sudanés, 1 chadiano, 1 portugués, 1 argelino y 1 canadiense.

En el avión viajaban 56 pasajeros y 10 tripulantes, según ha confirmado la compañía. Entre los pasajeros se encuentra un niño y dos bebés, además de tres miembros del personal de seguridad y siete miembros de la tripulación.

the passengers nationalities are as follows:
- 15 French
- 30 Egyptian
- 1 British
- 1 Belgium
- 2 Iraqis
- 1 Kuwaiti
- 1 Saudi

? EGYPTAIR (@EGYPTAIR) 19 de mayo de 2016

- 1 Sudanese
- 1 Chadian
- 1 Portuguese
- 1 Algerian
- 1 Canadian

? EGYPTAIR (@EGYPTAIR) 19 de mayo de 2016

El MS804 volaba a 37.000 pies de altitud y entró en el espacio aéreo egipcio cuando desapareció del radar a las 02:45 (00.45 GMT). La marina egipcia está llevando a cabo operaciones de búsqueda y rescate en la zona del Mar Mediterráneo donde el avión perdió contacto. Las autoridades griegas también están participando en las labores de búsqueda y han desplegado una fragata y varios aviones militares al sur del Mediterráneo en un esfuerzo por localizar el avión.

Los hospitales del ejército egipcio están en máxima alerta y en coordinación con el Gobierno. La búsqueda del Airbus 320, para el que los uniformados egipcios han desplegado cazas y navíos, se está desarrollando en el área donde se perdió la señal en coordinación con Grecia. Francia y Reino Unido han ofrecido ya ayuda al país árabe en las tareas de búsqueda y rescate.

Según una fuente del ministerio de Defensa griego, el capitán de un buque mercante informó hace horas de "una llama de fuego en el cielo" a unas 130 millas náuticas al sur de la isla de Karpatos. El país heleno ha enviado a la zona aviones y una fragata para ayudar en las tareas de búsqueda.

"El piloto no mencionó ningún problema", ha confirmado el jefe del departamento de aviación civil de Grecia, Kostas Litzerakis. La última comunicación con el piloto del MS804 se registró cuando volaba la isla de Kea. El aparato abandonó el espacio aéreo heleno a las 3:25 hora local y entró en el espacio egipcio. Dos minutos después desapareció de los radares griegos.

EGYPTAIR has contacted the concerned authorities and bodies and inspection is underway through the rescue teams.

? EGYPTAIR (@EGYPTAIR) 19 de mayo de 2016

Según Egyptair, el comandante de la aeronave cuenta con 6.275 horas de vuelo, de las cuales 2.101 corresponde al modelo del avión desaparecido. Su copiloto, por su parte, contaba con más de 2.000 horas de experiencia.

Los familiares de los pasajeros a bordo del aparato que han llegado al aeropuerto internacional de El Cairo está siendo atendidos por médicos, traductores y otros profesionales dispuestos por la aerolínea.

La compañía ha proporcionado a a las familias dos números de contacto: el 080 077 770 000 desde cualquier teléfono fijo dentro de Egipto y el 202 25989320 para las llamadas desde fuera de Egipto.

Egyptair, lastrada por los cinco años de agitación política que ha sufrido Egipto, se encuentra inmersa en un proceso de modernización. "Hay un plan de 10 años gracias al que añadiremos nuevos aviones a nuestra flota que está formada en estos momentos por 81 aparatos de distintos tipos. Los aviones viejos serán reemplazados por nuevos. Nuestro objetivo es alcanzar los 105 aparatos en cinco años", declaró recientemente el hoy ministro de Aviación Civil Sherif Fathi, quien presidió hasta su nombramiento la aerolínea.

Este nuevo incidente aéreo en Egipto se produce cuando el país árabe trataba de resucitar su arruinado sector turístico. El pasado noviembre las informaciones de la inteligencia occidental y la confirmación de los servicios secretos rusos sobre el atentado contra el avión ruso en el norte del Sinaí provocaron la suspensión de los vuelos al aeropuerto internacional de Sharm el Sheij, la ciudad costera egipcia de donde despegó el aparato, entre gravísimas dudas acerca de las medidas de seguridad de las instalaciones. Hace tan solo una semana el Gobierno alemán decidió suavizar las restricciones para los vuelos entre sus aeropuerto y el de Sharm el Sheij.

A pesar de los esfuerzos del régimen egipcio -que han destruido cientos de túneles de contrabando y derruido varios miles de viviendas para crear una zona colchón con la franja palestina de Gaza- los militantes de la rama local del autodenominado Estado Islámico se mueven sin demasiados problemas por el norte de la península del Sinaí, un enclave estratégico fronterizo con Israel donde han firmado decenas de ataques contra las fuerzas de seguridad. El grupo derribó un helicóptero del ejército egipcio en enero de 2014 y a mediados del pasado julio lanzó un misil desde el Sinaí destruyendo un barco de la marina egipcia que patrullaba la costa mediterránea.

Su acción más mortífera hasta la fecha se registró el pasado 31 de octubre con el ataque contra avión de pasajeros rusos en el norte del Sinaí que segó la vida de las 224 personas que viajaban a bordo.

A mediados de noviembre la organización yihadista publicó en su revista Dabiq la presunta prueba del atentado: una lata de Schweppes Gold y un detonador. El IS vinculó el atentado al inicio de los bombardeos rusos sobre Siria a finales del septiembre. Las últimas revelaciones sobre la investigación citadas por Reuters indican que el artefacto explosivo llegó al avión a través de un mecánico de la aerolínea estatal EgyptAir que tenía un primo enrolado en el IS.

(Francisco Carrión, El Mundo)