Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Las grandes potencias quieren armar al Gobierno de Libia para combatir al EI

Vacío de poder desde 2011

Países europeos apoyan la medida buscando también estabilidad en el país para controlar mejor la inmigración ilegal

EE.UU., Rusia, China y otras potencias internacionales coincidieron ayer en la necesidad de armar al Gobierno de unidad de Libia para poder luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico, que está ganado terreno en medio del caos y el vacío de poder que sufre el país norteafricano desde 2011.

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE.UU., Rusia, China, Francia y Reino Unido) y otros quince países, en su mayoría europeos y árabes, acordaron en una reunión ministerial celebrada en Viena aceptar exenciones al embargo impuesto en 2011 a Libia. “Reafirmamos nuestro apoyo a la soberanía de Libia, su integridad territorial y unidad”, afirma el comunicado difundido por el Departamento de Estado de EE.UU., país que organizó la conferencia, junto a Italia.

El líder del Gobierno de unidad libio designado por la ONU, Mohamad Fayez al Serraj, que desde marzo intenta asentar su autoridad en el país, solicitó a las potencias asistencia para luchar contra los yihadistas y exenciones al embargo de armas actualmente en vigor.
La propuesta era bien recibida por las potencias, que se mostraron “dispuestas a responder a la petición del Gobierno libio para entrenar y equipar sus fuerzas” y a fijar “exenciones” al embargo.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, indicó en una rueda de prensa al final del encuentro que “la comunidad internacional va a apoyar la exención al embargo de armas del Consejo de Seguridad (de la ONU) para adquirir armas y munición” para luchar contra el EI.

Francia, Alemania o Italia advirtieron de que la inestabilidad en Libia y el auge del EI en una situación de vacío de poder suponen también una amenaza directa para Europa. Al Serraj insistió en que lo que se está solicitando es apoyo pero no una intervención de fuerzas extranjeras. “Pedimos a la comunidad internacional que nos asista, no hablamos de intervención sino de asistencia”, declaró.

Kerry matizó que no se trata de levantar las limitaciones a la importación de armas sino de aplicar excepciones. De hecho, el jefe de la diplomacia estadounidense indicó que será necesario controlar que las armas no lleguen a ningún grupo que no sea el Gobierno de unidad. “Es un equilibrio delicado”, reconoció Kerry. “Si hay un Gobierno legítimo y está luchando contra el terrorismo, no debería ser prisionero o víctima del embargo de armas”, subrayó el jefe de la diplomacia estadounidense. Todos los participantes en la reunión respaldaron al gabinete de unidad libio para lograr estabilidad y evitar que los yihadistas sigan ganando terreno gracias al vacío de poder.

- Frenar la inmigración.

Algunos países, como Italia, tampoco descartaron que apoyar al Gobierno de unidad libio para que se asiente en el país permita a la comunidad internacional contar con un socio con el que afrontar otros desafíos, como la inmigración ilegal.

“Con estabilidad (en Libia) podemos luchar contra el terrorismo y afrontar el problema de la inmigración”, declaró a la prensa el ministro de exteriores italiano, Paolo Gentiloni. El responsable alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, también destacó la necesidad de evitar que en el Mediterráneo se extienda un vacío legal y la necesidad de controlar la migración ilegal. Estas preocupaciones tiene su reflejo en el comunicado final, en el que se menciona la cooperación con el Gobierno de unidad libio para afrontar las amenazas en el Mediterráneo, incluidas “todas las formas de contrabando y tráfico, incluido el de personas” y se indica que la UE capacitará a los guardacostas del país. Al Serraj señaló que la situación en Libia es muy mala e incluye una crisis humanitaria, el desplazamiento de población y el terrorismo, y señaló la necesidad de combatir esos problemas para evitar que afecten a otros países. Por ejemplo, indicó que la ayuda internacional en materia de seguridad es esencial para proteger las fronteras y evitar la inmigración ilegal.

La designación el pasado diciembre de un Gobierno de unidad no ha terminado con las dualidad institucional que dividía al país por la existencia de dos Parlamentos que no se reconocen.

- Dos parlamentos, dos gobiernos.

Por un lado, está el Parlamento de Trípoli, considerado rebelde, y otro en Tobruk, reconocido por la comunidad internacional, que no ha reconocido aún al Gobierno de unidad designado por la ONU.

Kerry pidió al Parlamento de Trípoli que reconozca al Gobierno de unidad nacional, al que definió cómo “el único instrumento para lograr la estabilidad en el país”.

De esta situación de desgobierno y división han sacado provecho grupos radicales como el EI -que en el último año ha ampliado el territorio bajo su control y ha conquistado incluso ciudades costeras como Sirte- o Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). La expansión de estos grupos yihadistas en Libia supone una gran preocupación para Europa, dada su cercanía geográfica y la riqueza petrolera de Libia.

Mientras tanto el presidente del Parlamento de Tobruk, Akila Saleh, se reunió ayer con sus dos vicepresidentes y otros miembros de esa cámara legislativa para estudiar una posible enmienda de la declaración constitucional que facilite el voto de confianza al Gobierno de unidad nacional. Según Fethi al Merimi, consejero de prensa de la citada cámara, reconocida por la comunidad internacional, ambas partes acordaron reunirse de nuevo en los próximos días para avanzar en los asuntos en disputa, y en particular la posible remodelación del llamado gabinete de unidad. “Durante las reuniones se discutirán los programas y las estrategias de los ministros que han sido nominados para que el parlamento pueda dar su opinión al respecto”, precisó.

(Luis Lidón, Antonio Sánchez, Deia)