Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Se agudiza el pulso entre sindicatos y Hollande sobre la reforma laboral

Los ánimos se han encrespado aún más desde que el Gobierno echase mano del decretazo para imponer la reforma laboral. Tras el lunes festivo, ayer comenzó una semana de protestas que se han extendido a sectores con más incidencia para el «bloqueo» que buscan algunos sindicatos con el fin de forzar la retirada del proyecto de ley

En Baiona.- Unas 1.200 personas se manifestaron ayer en las calles de la capital labortana. Para mañana a las 11.00 hay convocada otra manifestación. El Colectivo de Ipar Euskal Herria contra la ley El Khomri ha anunciado otra acción-sorpresa de protesta previa a la movilización

Una nueva jornada de movilizaciones contra la reforma laboral tuvo lugar ayer en el Estado francés que, junto con los paros de diferentes sectores como el del transporte marítimo, el de los camioneros, o el de los aeropuertos parisinos, fue el preludio de una semana cargada de protestas.

Convocados por las federaciones de la CGT y FO, desde primera hora de la mañana hubo «operaciones caracol» de camiones (circular a una velocidad mínima) y bloqueos de carreteras que generaron muchos problemas en el tráfico, sobre todo en el oeste del Estado y en los accesos a las zonas industriales y refinerías de petróleo como las del puerto de Le Havre, de Saint Nazaire o Lorient, donde la actividad de los propios puertos estaba ya ralentizada o paralizada por las huelgas que habían sido convocadas también a nivel de todos los puertos franceses.

La movilización y los «filtros» de los camioneros tuvieron, asimismo, gran incidencia en Calais, Lille, Dunkerque, Avignon, Marsella o Burdeos. En cambio, la capital francesa no se vio afectada.
- Enfrentamientos.

Las manifestaciones volvieron a reunir a miles de personas en muchas ciudades y en algunas de ellas hubo duros enfrentamientos entre manifestantes y policías, por ejemplo en Rennes, Nantes y Burdeos.

En París, la tarde fue muy movida por los incidentes que se produjeron en paralelo a la manifestación en la que participaron cerca de 12.000 personas según fuentes policiales y 55.000 según el sindicato CGT. Unas doce personas fueron detenidas por «llevar material prohibido». En otras ciudades también se produjeron detenciones, unas 90 en total.

Mientras sindicatos de trabajadores y estudiantes, así como otros colectivos sociales siguen clamando que se retire la ley El Khomri, el presidente François Hollande declaró ayer en una entrevista en la radio Europe 1 que «no cederá» y que «la ley se pondrá en marcha».

«Prefiero que se tenga de mí la imagen de un presidente de la República que ha hecho reformas, aunque sean impopulares, a que se me recuerde como un presidente que no hizo nada», aseguró.

Las movilizaciones y paros, sin embargo, continuarán, ya que los sindicatos han convocado una nueva jornada para mañana. Hoy mismo volverán a registrarse fuertes perturbaciones en el tráfico de trenes por la huelga iniciada ayer en la SNCF y que, por lo que afirman los sindicatos, puede prorrogarse.

Si bien la participación en las manifestaciones está disminuyendo, la incidencia de las protestas de sectores tan estratégicos como el de los transportes está teniendo como efecto una intensificación del pulso entre gobierno y sindicatos.

- Los jueces desdicen al prefecto por la prohibición a manifestarse.

Los jueces han anulado nueve de las diez prohibiciones de manifestarse contra la reforma laboral decretadas el pasado viernes por el prefecto de París contra militantes antifascistas al objeto de prevenir posibles actos violentos.

En su auto, el Tribunal Administrativo ha considerado que la prohibición supone un «ataque grave y claramente ilegal a la libertad de movimiento y a la de manifestarse», por lo que ha dado por buenos los recursos presentados por los afectados.

(Arantxa Manterola, Gara)