Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Hamilton aprovecha el regalo de Rosberg

La batalla por el título empieza a decantarse claramente a favor de Lewis Hamilton. Y no sólo por lo que dicen los números en la clasificación general sino por los fallos que comete Rosberg cuando se le presenta algunaoportunidad de apretar la pelea. No se pueden cometer determinados errores cuando eres un claro candidato a la corona y ocupas la “pole position” en una carrera. Y todo el buen trabajo realizado el sábado estropearlo en apenas unos segundos y caer hasta el cuarto puesto.

Rosberg volvió a equivocarse en la salida como ya le ha ocurrido en anteriores ocasiones partiendo desde la “pole”. No sólo le superó su compañero Hamilton desde el segundo puesto, sino también Verstappen y Ricciardo. Se metió en un buen lío e incluso debió defender su posición frente a un muy agresivo Vettel con el Ferrari. Desde entonces, Hamilton tomó el liderato y giro a giro fue tomando una pequeña ventaja. Alonso ganó una posición en el momento de la partida y poco después alcanzó la décima plaza. Por su parte, Sainz se colocó inmediatamente después tras escalar varios lugares aunque se quedó estancado detrás de Massa, al que no pudo superar en un primer momento. Alonso se escapó poco después y el madrileño pasó por boxespara realizar su primera parada y cambiar neumáticos. No le sirvió de muchoporque sus mecánicos volvieron a fallar, la enésima, y Massa le adelantó denuevo.

En las primeras posiciones Hamilton mantuvo un buen ritmo mientras que Rosberg entró en boxes para intentar superar a algún Red Bull por estrategia. Sin embargo, el equipo no estuvo muy acertado en el pit stop y la intención quedó en nada. Las cosas no cambiaron y en cabeza el inglés llevó a cabo su parada sin problemas para conservar el liderato frente a Verstappen y Ricciardo.
Pocas vueltas después empezó el segundo capítulo de este Gran Premio. Rosberg pasó de nuevo por boxes y, a continuación, lo hizo Verstappen. Todo fue muy ajustado y ambos se encontraron en la pista para ver la cara más agresiva del alemán. El de Mercedes le superó con una maniobra en el filo de la legalidad y desde ahí se fue a por la segunda plaza, que en ese momento ocupaba Ricciardo. Eso sí, minutos después fue sancionado con cincosegundos por forzar demasiado el adelantamiento a Verstappen. Es decir, en su siguiente parada tendría que permanecer parado cinco segundos sin que sus mecánicos intervinieran en el monoplaza y a continuación realizar el cambio de neumáticos. Y así fue. Esto le costó a Rosberg caer en la clasificación y rodar por detrás de los Ferrari en la sexta plaza. Por suerte para él, los cochesrojos no aguantaron mucho el ritmo y recuperó posiciones hasta el cuarto puesto.

El tercer episodio de la carrera apenas supuso cambios en la clasificación. Ricciardo anticipó su parada en boxes y Hamilton marcó su estrategia para no correr riesgos. Y desde ahí, todos cumplieron su planteamiento a tres paradas para alcanzar el final del Gran Premio.

Hamilton logró la victoria por delante de los dos Red Bull, Ricciardo y Verstappen, que cada día están más cerca de los monoplazas plateados. Fernando Alonso acabó duodécimo, a las puertas de la zona de puntos, y Sainz, decimocuarto.

(Fran Castro, La Razón)