Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Homenaje a Hugo Chávez en el Instituto Patria, donde CFK reivindicó su liderazgo latinoamericano: “Quiero imaginar qué vamos a hacer nosotros”

Acompañada por el embajador de Venezuela, Carlos Martínez Mendoza, Agustín Rossi, Oscar Parrilli y los periodistas Luis Bruschtein y Stella Caloni, la ex presidenta dijo: “Creo que fuimos ingenuos sobre el poder que enfrentamos”

“El mejor homenaje es el compromiso de cada uno de nosotros por la liberación de la patria y por nuestro pueblo”, reflexionó Cristina Fernández de Kirchner durante un acto en el Instituto Patria en el que se recordó a Hugo Chávez a 62 años de su nacimiento. “Hugo, como me gusta llamarlo, fue un ciudadano del mundo que se solidarizó con todas las causas de la humanidad”, lo describió ante cientos de personas que rebalsaron el auditorio del Instituto e hicieron guardia durante horas para escucharla. “Era pasional, aunque lo confundían con autoritario. Pero era profundamente democrático, tanto como no la ha sido la oposición con él ni como no lo han sido con nosotros”, disparó.

“Me encanta que recordemos a la gente cuando nace”, dijo la ex Presidenta ni bien pisó el auditorio del Instituto Patria, luego de sortear el mar de banderas y militancia sobre la calle Rodríguez Peña, en el barrio de Congreso. Habló con las banderas de Argentina y Venezuela, juntas, de fondo, junto a un cuadro de Chávez en primer plano, dibujado con su clásica boina roja y su uniforme militar, que ella misma eligió. “A los grandes hay que recordarlos vivos, porque no mueren nunca”, siguió, “pero más que recordarlo prefiero imaginar que vamos a hacer nosotros”, dijo antes de lanzarse sobre una seguidilla de definiciones políticas.
“Nos faltó un marco institucional más profundo. Tenemos que pensar de qué manera asentar definitivamente derechos que creíamos conquistados con nuestras leyes pero necesitan de un instrumento más poderoso”, dijo, en lo que fue “la primera vez que digo este pensamiento en voz alta”, sobre la necesidad de reformar la Constitución, lo que fue una de las medidas centrales con que Chávez instauró elsocialismo del siglo XXI.

“En el peronismo, autocrítica es echarle la culpa al otro”, dijo luego. “Creo que fuimos ingenuos sobre el poder que enfrentamos”, agregó, “y también creo que nos estamos dando cuenta ahora del potencial enorme del empoderamiento popular que hemos creado”. “Hubo algunos que se dieron cuenta. No son muchos, pero son poderosos, en lo político, en lo mediático, y también tienen otras herramientas”, redondeó.

- El homenaje.

El encargado de abrir la jornada fue Oscar Parrilli, quien avisó a los presentes que la ex mandataria estaba retrasada. “Ya vimos el twitter”, respondieron desde el público. Parrilli calificó a Chávez como “un gran patriota latinoamericano cuyas ideas nos invitan a seguir”. Enseguida se mostró un emotivo video que repasaba encuentros y cumbres entre Néstor Kirchner (entre ellas, la de Mar de Plata en 2005) primero y junto a Cristina, después, durante las celebraciones del 25 de mayo de 2010. Luego, el columnista de Página/12, Luis Bruschtein, introdujo la ronda de discursos caracterizando el encuentro como “necesario en estos tiempos de resistencia”.

El parlamentario del Mercosur, Agustín Rossi, repudió “los intentos conspirativos” de las embajadas de Argentina, Brasil y Paraguay para “boicotear” la próxima reunión del Mercosur y “evitar que Nicolás Maduro asuma la presidencia pro témpore que le corresponde a Venezuela”. “Cuando dicen que el chavismo o el kirchnerismo están muertos, se equivocan. No hay que mirar sólo la superestructura política, sino lo que pasa entre la gente. El chavismo es una identidad del pueblo venezolano como lo es el kirchnerismo en Argentina”, afirmó.

El ex ministro de Defensa recordó que durante la ceremonia de la muerte de Chávez “los militares y el pueblo eran un solo cuerpo en la calle”. “Así como pasó con la ceremonia tras la muerte de Néstor, a ambos pueblos los enamoraron las políticas implementadas por sus gobiernos”, aseguró. “En el caso de Venezuela, fueron los 14 años durante los cuales Chávez redujo la mortalidad infantil, aumentó la escolaridad, distribuyó la renta petrolera en el conjunto del pueblo y la dignidad de pararse ante los poderosos”.

A su turno, la periodista Stela Calloni, quien conoció a Chávez trabajando como corresponsal para el diario mexicano La Jornada, sostuvo que cada 28 de julio “las calles de Venezuela son una fiesta, porque el pueblo lo quiere recordar con la alegría y la fuerza enorme que tenía”. Calloni recordó que, por decisión de Mauricio Macri, los cuadros de Néstor Kirchner y Hugo Chávez fueron removidos del salón de los patriotas de la Casa Rosada. “Quieren borrar nuestra memoria, porque tienen miedo que este fuego que se armó en América Latina vuelva a resurgir. De ese miedo viene también el insulto de grasa militante. Pero no es tan fácil enterrar a las figuras que nos dieron tanto”, afirmó.

“En este tiempo histórico nos corresponde a nosotros tomar esas teas que nos dejaron ardiendo en las manos”, cerró la autora de “Plan Cóndor”, y llamó a “no bajar los brazos ante el avance neoliberal, el mejor homenaje para nuestros héroes”.

A esa altura de la noche, el auditorio del Instituto Patria rebalsaba como cada vez que se rumorea o se confirma la presencia de la ex mandataria. Apretujados, ex funcionarios y diputados del FpV se mezclaban entre los autoconvocados, que desde temprano ya formaban una fila de dos cuadras para poder ingresar. Entre otros, fueron llegando el ex ministro de Salud, Daniel Gollán, y la ex ministra de Cultura, Teresa Parodi. Cerca suyo, en las primeras filas, se sentaron la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el legislador porteño Pablo Ferreyra, el referente de Nuevo Encuentro Martín Sabatella, y el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi.

El clima de familiaridad lo explicitó el embajador Carlos Martínez Mendoza. El funcionario dijo recordar el día exacto en que comenzó su amistad con Chávez: el 8 de agosto de 1971, a los 16 años, día que ambos ingresaron al servicio militar. “Hugo siempre me dijo que nuestro horizonte era luchar por la segunda independencia, por la emancipación, pero que teníamos que empezar por el principio: concluir la primera, que no estaba terminada. De ahí viene lo Bolivariano del proceso”, explicó.

Entre las anécdotas que repasó sobre su amigo, recordó que durante la asunción de Néstor Kirchner en 2003, Chávez le dijo que “la liberación en el siglo XIX venía por el Pacífico. En el Siglo XXI, viene por el Ztlántico: Caracas, Brasilia, Buenos Aires”.

(Matías Ferrari, Página 12)