Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Croacia deja en evidencia a España

España se estampó contra Croacia en su estreno en los Juegos, en una derrota que agudiza las dudas y reservas con las que comparecía en estos Juegos. Las dos derrotas ante Lituania en la preparación y las reservas con las que se expresaban Sergio Scariolo y sus jugadores acerca de las garantías competitivas del equipo en este momento, fueron puestas de manifiesto por el equipo croata. La mano ejecutora de Bogdanovic, espléndido, certero, demoledor en el uno contra uno, autor de 23 puntos, le amargó la vida a la defensa española. Y el tapón de Saric a Pau Gasol en el último segundo evitó la prórroga y fue la mejor imagen para definir el duelo.

CROACIA, 72; ESPAÑA, 70

Croacia: Ukic (8), Simon (10), Bogdanovic (23), Saric (5), Bilan (6) –equio inicial-; Babic (4), Stipcevic (0), Hezonja (5), Planinic (10) y Sakic (0).

España: Ricky Rubio (0), Llull (9), Rudy Fernández (0), Mirotic (19), Pau Gasol (26) –equipo inicial-; Sergio Rodríguez (10), Navarro (0), Felipe Reyes (5), Claver (1) y Hernangómez (0).

Parciales: 13-21, 19-17, 15-16 y 25-16.

Árbitros: Seibel (Canadá), Lottermoser (Alemania) y Latiseus (Letonia).

Carioca 1. Unos 10.000 espectadores. Primera jornada, grupo B.

España fue de más a menos, malgastó sus ventajas, dependió demasiado de Pau Gasol. Croacia fue ganando confianza a medida que observó esa Gasol-dependencia en el equipo de Scariolo. El pívot de Sant Boi le dio a España el último Europeo y el billete para los Juegos y volvió a encender los motores de la selección en su complicado estreno en Río. Pero ni siquiera sus 26 puntos y 9 rebotes bastaron para tapar las carencias de un equipo que acabó malgastando una renta de hasta 14 puntos (36-50).
A partir de ahí, se fue consumando el desastre del equipo español. Dio la impresión de que Alexander Petrovic y sus hombres ya dieran por descontado lo inútil y contraproducente de gastar excesivo combustible para frenar a Pau Gasol. Se mantenían las dudas sobre su estado de forma tras una fase preparación irregular, con demasiadas fechas en blanco. Físicamente, sólo él sabrá hasta qué punto le aprietan los pulmones, pero su calidad, su inteligencia y su ascendente sobre el juego son tales que le alcanzan y le sobran para sacar nota en lo individual y para fagocitar el juego de sus compañeros. Pero, por supuesto, necesita de acompañantes, de puntos de los aleros, de mayor pegada colectiva en ataque.

Durante muchos minutos, la tutoría de Pau Gasol hizo mucho más llevaderos los problemas que evidenció la selección española. Demasiados jugadores estuvieron por debajo de sus prestaciones y el equipo sufrió de una forma automática y sangrante cuando su referente tomó un par de respiros en el banquillo. Sin él, todo era más difícil. Los hombres de Scariolo defendían peor y sobre todo se confundían en ataque. La selección croata tomaba carrerilla cuando no tenía que lidiar con el 4 español. El marcador fluctuó en función de su presencia o de su ausencia.

Con él, España dominó y obtuvo ventajas amplias, un 8-20 para empezar y ese 36-50 ya en el tercer cuarto. Sin él, Croacia aprovechaba para recortar la diferencia con un 17-21 al inicio del segundo cuarto y un 47-51 casi al final del tercero. En esas fases de indecisiones y dudas, fue cuando más llamó la atención la falta de pegada de Rudy Fernández, de Navarro o de Ricky Rubio. Por supuesto, también quedó claro que a Willy Hernangómez todavía le queda un largo recorrido en su difícil tarea de suplantar a Pau Gasol, en la medida en que ello sea posible y durante los minutos que pueda.

España pagó ese exceso de dependencia de Pau Gasol y de Mirotic, el único que secundó a su excompañero en los Bulls. Con el agravante de que los pívots españoles defendieron mal y concedieron demasiados tiros libres al equipo croata, que anotó 20 de los 25 que lanzó, nueve de ellos de Planinic, los mismos que obtuvo el equipo español al completo. Croacia, además, dominó el rebote: 41-30.

En la primera parte, Croacia adoleció igualmente de jugadores que acompañaran el recital ofensivo que brindó por momentos Bogdanovic. Claver y Rudy intentaron frenarle, sin demasiado éxito. Pero Saric tardó 21 minutos en anotar su primera canasta y Ukic, Hezonja y Simon tardaron igualmente en soltarse. Lo consiguieron cuando el partido se le complicó definitivamente a España, ya con Pau Gasol en la pista. Los errores se repartieron, pero Croacia remontó un 64-67 tras un triple de Llull. Especialmente decisiva fue una pérdida de Sergio Rodríguez que permitió a Simon poner por delante a su equipo, 69-67 cuando ya solo faltaba un minuto y medio. Anotaron de nuevo los croatas y un triple de Mirotic puso el 71-70 en el marcador. Faltaban 12 segundos. Saric solo aprovechó uno de los dos tiros libres que tuvo. Pero Croacia defendió bien la última jugada y el tapón de Saric a Pau Gasol frustró la prórroga.

(Robert Álvarez, El País)