Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El cuestionado derecho del candidato Otegi

Arnaldo Otegi salió de la cárcel el pasado 1 de marzo como un líder indiscutido de los independentistas, y espera recuperar esa condición gracias al debate que ya ha comenzado sobre su derecho a convertirse en candidato a lehendakari de EH Bildu.

El viaje hacia su inhabilitación, que ya ha dado el pistoletazo de salida con la remisión del escrito de la fiscalía de la Audiencia Nacional en el que ordena al Ministerio Público de todas las instancias judiciales que defienda que Arnaldo Otegi "es inelegible" como candidato, acabará en el Tribunal Constitucional 24 horas antes -las 24 horas del día siete de septiembre como máximo- de que comience la campaña del 25S -arranca a las cero horas del día 9-.

Pero para entonces habrán pasado tres semanas y media en las que los independentistas y el PP están polarizando el debate electoral. Otegi y su equipo de EH Bildu, esperan recuperar, prácticamente sin moverse del sofá, una buena parte de la sangría de votos que han perdido en las tres últimas elecciones y que les han pasado de un plumazo, de ser la alternativa al PNV, a aguantar a duras penas en una tercera plaza de la política vasca, arrinconados por Elkarrekin Podemos, y el partido de Andoni Ortuzar.
Partidos como el PNV y el PSE temen que para cuando empiece la campaña ya dé igual si Otegi encabeza tipográficamente la lista de EH Bildu. Si el Constitucional le inhabilita, Otegi capitalizará la imagen de la contestación y de la "represión política y democrática del Estado" y hará campaña hasta el último suspiro del 25S como si fuera el candidato. Un hecho que le ayudará a aglutinar a quienes critican su gestión, y su enfoque estratégico del nuevo tiempo tras el final de ETA. Si los tribunales mantienen intacto su cuestionado derecho a permanecer en las listas, la izquierda abertzale también habrá ganado y enarbolarán la bandera de que "la voz del pueblo, de los vascos y de los independentistas" han vencido a la España de quienes "persiguen política y jurídicamente a Otegi".

La Junta Electoral de la Comunidad Autónoma del País Vasco se reunirá por primera vez la próxima semana tras el anuncio del lehendakari, Iñigo Urkullu, de la fecha de las elecciones, y remitirá a la Junta Provincial de Gipuzkoa la sentencia de la Audiencia Nacional del 'caso Bateragune', confirmada por el Tribunal Supremo, en la que condenaba a Arnaldo Otegi a inhabilitación para ejercer cargo público y para sufragio pasivo. También remitirá el escrito de la fiscalía de la Audiencia Nacional.

- Recursos varios.

El presidente de la Junta Electoral vasca es el presidente del Tribunal Superior vasco, Juan Luis Ibarra y entre los miembros de esta Junta Electoral está el también letrado y exdiputado de Amaiur, Iker Urbina, -en sustitución de Íñigo Iruin-. Urbina es uno de los asesores políticos de Arnaldo Otegi y podría representarle legalmente si se recurre su candidatura, como han anunciado PP, Ciudadanos y UPyD, que finalmente se presentará a las elecciones vascas.

Pero el primer paso lo tiene que dar la coalición soberanista con la presentación de la candidatura de Otegi. Tiene como el resto de partidos de plazo entre los días 17 y 22 de agosto. Del 23 al 29, la Junta Provincial de Gipuzkoa -EH Bildu las presentará en esa provincia- deberá anunciar la proclamación de los aspirantes.

Los magistrados de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa que tendrán que tomar la decisión de proclamarlo o no son María del Carmen Bildarraz Alzuri, Jone Unanue Arratibel y Felipe Peñalba Otaduy, junto al catedrático de Derecho Administrativo de la EHU-UPV, Iñaki Agirreazkuenaga y la decana del Colegio de Abogados, Lourdes Maiztegi. Deberán decidir entre el 23 y 29 de agosto. La decisión va a ser recurrida por quien se sienta insatisfecho.

Los independentistas lo harán si excluyen a Otegi en base a la doctrina de la fiscalía de la Audiencia Nacional, o será la propia fiscalía si, pese a todo, Otegi sale proclamado. Los partidos o la fiscalía tendrán dos días para recurrir la decisión de la Junta Electoral y será el Juzgado de lo Contencioso número 2 de San Sebastián -estará de guardia- el que resuelva las impugnaciones antes el 2 de septiembre.

El último asalto de la batalla judicial se producirá en el Tribunal Constitucional. La sentencia del Contencioso puede ser recurrida hasta el día 4 de septiembre ante el Tribunal Constitucional, que tendrá que resolver en tres días, de forma que el órgano judicial tendrá de plazo hasta las doce de la noche del día 7 para determinar si Arnaldo Otegi puede concurrir o no a las elecciones autonómicas. El día 9 de septiembre comienza la campaña electoral.

(Pedro Gorospe, El País)