Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Estados Unidos tapona de nuevo el camino de España hacia el oro

Estados Unidos se cruzó en el camino de España hacia la gloria olímpica por cuartos juegos olímpicos y envió a los de Sergio Scariolo a la lucha por la medalla de bronce al derrotarle por una diferencia (76-82) que deja contentos a ambas selecciones. Australia o Serbia serán los rivales de los estadounidenses en la final y de los españoles en el partido por el bronce.

A pesar del gran partido de Pau Gasol durante 30 minutos, el resto del equipo no estuvo al mismo nivel que en los últimos tres encuentros y a pesar de no irse nunca del partido, les faltó la fe y el acierto necesaria para hacer temblar de verdad a su rival.No tuvieron los de Scariolo la confianza para creerse que podían tumbar por primera vez en unos Juegos Olímpicos a las estrellas de la NBA, que hicieron lo justo para llevarse el triunfo en un partido donde sus dos estrellas, Kevin Durant y Carmelo Anthony estuvieron muy lejos del nivel con el que maravillaron al mundo en la última final olímpica.

Los estadounidenses estuvieron siempre por delante en el marcador pero nunca se sintieron cómodos sobre la pista, ya fuera por la pegajosa defensa española sobre su primera línea como por el extraño arbitraje sufrido por ambos equipos. Klay Thompson y Kyrie Irving fueron los que con sus acciones individuales les permitieron mantenerse siempre en una cómoda diferencia o estirar el marcador cada vez que España intentaba darle la vuelta. Los de Scariolo solo fueron inferiores dentro de la zona, donde DeAndre Jordan se mostró insaciable en defensa y contundente cada vez que cogió el balón por encima del aro.
Los problemas de España en el rebote ofensivo fueron una losa a lo largo de los 40 minutos que permitió a los de Mike Krzyzewski imponer su juego. Pau Gasol tomó el mando de las operaciones en ataque anotando siete de los primeros nueve puntos de España. El pívot, que jugó con una protección en su maltrecho gemelo izquierdo, respondió al sensacional acierto de Klay Thompson que, después de un campeonato muy flojo, apareció el día que más lo necesitó su equipo para encubrir el desacierto de Durant y Anthony.

Pero con Pau Gasol jugando a medio gas no bastaba para hacer frente a las estrellas de la NBA. Rudy Fernández fue el único que intentó seguir la estela de su compañero en un primer cuarto que los estadounidenses cerraron con una ventaja de nueve puntos (17-26).

Los árbitros fueron los protagonistas del segundo cuarto imponiendo la ley del silencio sobre la pista y castigando con técnica cualquier protesta. Hasta media docena de veces castigaron a los jugadores de ambos equipos y al técnico Sergio Scariolo. La severidad arbitral acabó beneficiando a España que llegó a rebajar la diferencia a tres puntos (30-33, min. 17).

- Defensa zonal sin confianza.

Fueron los minutos, con Pau Gasol descansando en el banquillo, en que más incómodo estuvo Estados Unidos sobre la pista y en los que España mejor funcionó como bloque. Sergio Scariolo colocó a sus jugadores en la temible zona 2-3, la misma a la que recurrió en la final de Londres para plantar cara a un equipo mucho mejor que este de Río hasta los últimos minutos del partido por el oro.

Esta vez, sin embargo, le faltó confianza a los españoles para aferrarse a la defensa contra la que menos están acostumbrados a jugar los NBA. A ello también contribuyó que Klay Thompson y Carmelo Anthony estuvieron finos desde 6,75. Rudy Fernández y Sergio Llull estuvieron valientes en los minutos finales del cuarto y España se fue al descanso solo seis puntos abajo (39-45).

España continuó el toma y daca contra el descanso, a pesar de que Estados Unidos intentó dar el tirón definitivo (39-48, min. 21). Ante un Kevin Durant totalmente fuera del partido apareció la magia de Kyrie Irving para estirar el marcador cada vez que los españoles se acercaban en el luminoso. DeAndre Jordan, tan errático desde la línea de tiro libre como contundente en los aledaños del aro, hacia que España optara por los lanzamientos exteriores de Llull o por las acciones imprevisibles de Rudy. Gasol exprimía sus fuerzas para alarga su anotación hasta los 23 puntos en un cuarto que acabó con Estados Unidos nueve puntos arriba (57-66).

Kyle Lowry dio el puñetazo sobre la mesa para que el partido quedara casi finiquitado en el inicio del último cuarto (57-72) y España, a pesar de que Navarro, Mirotic y Rodríguez se resistían a ello, acabó claudicando por agotamiento, aunque con una diferencia final honrosa, ante un rival que hizo un partido de manual que no dejará ninguna huella en la historia más allá de ser el que le dio la clasificación para su tercera final olímpica consecutiva.

- Ficha técnica.

76 - España (17+22+18+19): Ricky Rubio, Sergio Llull (5), Rudy Fernández (9), Nikola Mirotic (7) y Pau Gasol (23) -cinco inicial-, Sergio Rodríguez (11), Juan Carlos Navarro (9), Víctor Claver (5), Felipe Reyes (3) y Willy Hernangómez (4).

82 - Estados Unidos (26+19+21+18): Kyrie Irving (13), Klay Thompson (22), Carmelo Anthony (14), Kevin Durant (7) y DeAndré Jordan (9) -cinco inicial-, Kyle Lowry (9), Jimmy Butler, Paul George (6), Draymond Green y DeMarcus Cousins (2).

Árbitros: Christos Christodoulou (Grecia), Guilherme Locatelli (Brasil) y José Reyes (México).

Incidencias: Primer partido de semifinales de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, disputado en el Carioca Arena 1 ante 10.455 espectadores, según la estadística oficial del partido.

(Andrés del Castillo, La Vanguardia)