Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Maddalen Iriarte, junto a Otegi en la lista de EH Bildu por Gipuzkoa

Las sorpresas de envergadura anunciadas por EH Bildu en la configuración de las listas para las elecciones del 25 de setiembre siguen desvelándose con cuentagotas. La última de ellas es potente: según ha podido saber GARA, la periodista Maddalen Iriarte Okiñena cambiará de rol durante la próxima campaña y será la segunda cabeza de lista por Gipuzkoa, formando tándem con el candidato a lehendakari, Arnaldo Otegi.

Nacida en Donostia en 1963, Iriarte da de esta forma el salto a la arena política, con el cual ya se había especulado en alguna ocasión anterior. De entrevistadora referente de EiTB pasará así al lugar de entrevistada durante la campaña electoral que se desarrollará en setiembre, antes de ocupar un escaño en el Parlamento de Gasteiz.

Ligada profesionalmente desde hace tres décadas a EiTB, en cuyo primer canal de televisión presenta hoy en día el programa de actualidad ‘Azpimarra’, Iriarte empezó sus andanzas periodísticas en Loiola Herri Irratia con apenas 18 años. Allí descubrió que, pese a que los estudios la llevaran a la facultad de Derecho, su futuro pasaba por los micrófonos. De la radio pasó a la televisión pública en 1986, donde presentó el informativo ‘Gaur Egun’ durante dos décadas. También ha estado al frente de programas como ‘Ados’ y ‘Gau:ON’. En prensa escrita, Iriarte es colaboradora habitual de ZAZPIKA, y ha escrito columnas en ‘Egunkaria’, ‘Berria’, ‘Noticias de Gipuzkoa’ y ‘Deia’.
Una labor periodística regida, según ha dejado dicho en más de una entrevista, por la máxima de «no tratar al espectador como un idiota», que ha desempeñado siempre en euskara y que ha sido premiada con diversos galardones, como son el Iparragirre, dos premios Argia o el premio de Emakunde para la Igualdad, campo en el que siempre ha destacado por su claro compromiso.

- Implicación política.

Aunque es la primera vez que la periodista donostiarra participará en una pugna electoral, Iriarte se ha implicado a lo largo de su trayectoria en infinidad de iniciativas políticas y sociales, tanto en lo que respecta a la consecución de una paz basada en el respeto a los derechos humanos de todos los actores implicados como en la reivindicación de un futuro democrático basado en el derecho a decidir para Euskal Herria.

Así, la firma y la presencia de Iriarte han estado presentes, entre otros, en la denuncia de sumarios como el 35/02 (el de las ‘Herriko Tabernak’) y en la reivindicación de los derechos de los presos políticos vascos de la mano de Sare. También colaboró con Ahotsak, la iniciativa de decenas de mujeres de diversas sensibilidades a favor de la paz creada en 2006. Asimismo, fue la encargada de presentar, en marzo de 2015, el acto de despedida que Lokarri celebró en Bilbo. En clave de futuro, la de Iriarte fue una de las primeras caras conocidas en dar su apoyo y anunciar su participación en la cadena humana a favor del derecho a decidir organizada por Gure Esku Dago en 2014.

Iriarte –que se suma a un plantel en el que, además de Otegi, están confirmadas Miren Larrion al frente de las listas de Araba y Jasone Agirre en Bizkaia– será presentada ante el público como número dos de Gipuzkoa el próximo martes. EH Bildu va dando así forma a unas listas electorales que el resto de formaciones tienen completadas en grados muy diversos.

El PNV fue el primero en hacer los deberes, con unas candidaturas sin independientes en que la concurrencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, por Araba (en vez de por Bizkaia) supone la principal novedad. Nombres ya conocidos como los de Josu Erkoreka, Joseba Egibar y Markel Olano acompañarán al candidato a la reelección.

Más allá de la candidatura de Pili Zabala, la coalición de Podemos, Ezker Anitza y Equo (Elkarrekin Podemos) es la que tiene los deberes más atrasados, mientras que PP (Borja Semper y Anton Danborenea acompañarán a Alfonso Alonso) y PSE (Natalia Rojo y Susana Corcuera harán de compañeras de Idoia Mendia) tienen el trabajo hecho. En cualquier caso, la fecha límite está fijada en el lunes 22, cuando finaliza el plazo de presentación de candidaturas.

- Calparsoro admitió en febrero que ninguna de las dos vías contra Otegi tiene recorrido.

El primer movimiento para sacar de la carrera electoral a Arnaldo Otegi ya está en marcha. Lo ha hecho la Fiscalía y su objetivo es la Junta Electoral con sede en la Audiencia de Gipuzkoa, formada por tres jueces, la decana del Colegio de Abogados y un catedrático de Derecho Administrativo, según detalló Europa Press. El Ministerio Público se ha dirigido a la Audiencia Nacional para instarle a comunicar a esta Junta que Otegi no puede ser candidato. Alude a que la condena que sufrió, y que ya ha agotado al completo, le convertiría en «inelegible». La intención de esta primera maniobra es presentar el veto como un mero trámite, pero la realidad es mucho más compleja, y hasta el propio fiscal superior de la CAV, Juan Calparsoro, dejó claro ayer que se llegará hasta el Constitucional.

Es más, Calparsoro admitió claramente en febrero pasado que ninguna de las dos vías contra Otegi podía prosperar. En declaraciones a ‘‘Deia’’, en un momento en que el líder independentista todavía estaba en prisión, el fiscal superior de la CAV indicó respecto a la inhabilitación para cargo público que «es verdad que la Audiencia Nacional no especificó para qué cargos era», por lo que la sentencia resulta inaplicable en este punto, como ocurrió en el caso de Iker Casanova. Pero más significativo aún fue que Calparsoro aludiera también a la cuestión de la retirada del sufragio pasivo (derecho a ser elegido), una vía que en aquel momento no estaba sobre la mesa y que ha sido puesta ahora en primer plano ante la inviabilidad de la otra. Y sobre este tema, el fiscal fue más tajante todavía: «Se le inhabilita del ejercicio del derecho a sufragio pasivo por el tiempo que dure la condena. Sale de prisión el 1 de marzo y a partir de entonces tiene total libertad para concurrir a cualquier comicio que quiera como candidato», declaró Juan Calparsoro.

Estas declaraciones de febrero dan más explicación al extraño comunicado emitido anteayer por el fiscal superior de la CAV, en el que venía a lavarse las manos y asumir el criterio que marque la Fiscalía desde la Audiencia Nacional. En cualquier caso, en varias declaraciones de ayer mismo en Onda Vasca o Efe las dudas de Calparsoro volvieron a quedar en evidencia.

Ajena a todo ello, la Fiscalía dio ayer desde Madrid el primer paso contra Otegi, y la novedad consiste en que no se espera a las impugnaciones de partidos, cuestión que había imperado los días previos. El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, anima a la Junta Electoral de Gipuzkoa a que tumbe la candidatura sin necesidad de que se lo pidan partidos o Gobierno español: «Está compuesta por personas que saben de Derecho y ante el informe de la Fiscalía me resulta bastante difícil imaginar que se alejen de ese criterio», aseguró. Según Catalá, todo está meridianamente nítido: «Para ser candidato hay que ir en las listas y él no puede hacerlo, es un poco absurdo».

Ocurre, sin embargo, que los propios aparatos del Estado y voces anexas que se escucharon ayer muestran con su actuación que no tienen nada claro (junto a la de Calparsoro se puede citar la del dirigente vasco del PP Borja Sémper). En el emplazamiento hecho ahora por la Fiscalía a la AN se incluyen las dos vías, aunque se pone más énfasis en la del sufragio pasivo.

Cabe poca duda de que la Audiencia Nacional aceptará este encargo y la pelota llegará por tanto al primer tejado: el la Junta Electoral, formada por los magistrados Mari Carmen Bildarraz, Jone Unanue y Felipe Peñalba, la decana Lurdes Maiztegi y el catedrático Iñaki Agirreazkuenaga. Deberán decidir entre el 23 y el 29 de agosto. Sin embargo, Calparsoro ya avisa, contrariamente a lo que da a entender el ministro Catalá, de que «habrá un debate jurídico» puesto que «se presentarán recursos sí o sí» y «dilucidará en último término el Constitucional». «Hay argumentos para sostener la postura de EH Bildu», dejó caer además.

(Beñat Zaldua, Gara)