Más de 8.000 entradas y 400.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

El Govern admite que 5 de sus menores tutelados contactaron con los pedófilos

Siguen las reacciones por el grave caso de pederastia destapado esta semana, en su mayor parte en Cataluña. Una operación conjunta entre los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil permitió desarticular a una banda que presuntamente abusó sexualmente de 80 menores que encontraron por las calles. Un total de 29 ya fueron identificados, de los que siete estaban tutelados por la conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias.

El director general de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia) –dependiente de la citada conselleria– , Ricard Calvo, y el secretario de Asuntos Sociales y Familias, Francesc Iglesies, quisieron dar ayer expliaciones sobre el asunto. Admitieron que de los siete menores, cinco de ellos contactaron con la red una vez ya estaban dentro del sistema de protección social público de la Generalitat, mientras que los otros dos lo hicieron antes.

- Sin autocrítica.

No obstante, los comparecientes de la Generalitat evitaron la autocrítica, y destacaron la «pericia» de los educadores, que, a su juicio, permitió detectar y denunciar que eran víctimas de una red de pornografía infantil, por lo que se aplicaron «absolutamente» todos los protocolos.
En esta operación, los Mossos y la Guardia Civil detuvieron a siete personas, por el abuso de menores en una clara situación de vulnerabilidad. A cambio de dinero, drogas y alchol, les obligaban a realizar vídeos sexuales muy explícitos. Luego los editaban y vendían por todo el mundo. Ambos cuerpos policiales hallaron más de un millón de imágenes y películas de pornografía infantil. Tres de los arrestados eran reincidentes.

Según Calvo, el contacto de los cinco tutelados con la red fue «muy poco». Los dos que habían tenido anteriormente relaciones con la banda detenida entraron en un centro de acogida en Amposta, por una situación de desamparo, y podrían haber influido en que los otros cinco –que se encontraban en un Centro residencial de Acción Educativa (Crae)– contactaran con la organización.

Iglesies defendió que los técnicos del sistema de protección fueron los que detectaron esta situación de riesgo en el Crae de Tortosa y, tras establecer un diálogo con las víctimas, permitieron que se siguiera la pista a la red, poco antes de las primeras detenciones. Insistió en que no se trata de un caso en un Crae, sino que es una red internacional.

Iglesies y Calvo detallaron que los dos menores eran hijos de madre soltera, e indicaron que fue gracias a la «pericia» de los educadores sociales que se pudo detectar esta situación de riesgo, si bien no precisaron amparándose en el secreto del sumario, cuánto tiempo llevaban los dos primeros niños siendo víctimas de la red, que operaba al menos desde el año 2002. No obstante, destacaron que desde que la Dgaia se avisó de esta situación de riesgo a los Mossos hasta que se produjeron las primeras detenciones.

(La Razón)