Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Rajoy se lanza sin tener los apoyos

Mariano Rajoy se presentará el 30 de agosto a la sesión de investidura sin contar con los 176 escaños que le mantendrían como presidente. Un día después de castigar a Albert Rivera con su indiferencia, el inquilino de La Moncloa se reunió con el líder de Ciudadanos, se comprometió a aceptar las seis condiciones impuestas por el partido naranja y anunció que esa misma tarde habría fecha para someterse ante el Congreso. A las 18.00 horas, Ana Pastor, presidenta de la Cámara Baja pero convertida en transmisora de los intereses de Génova, anunciaba que en dos semanas Rajoy tratará de ser reelegido.

«Mariano Rajoy ha aceptado firmar el ‘pacto anticorrupción’», anunció Rivera tras concluir una hora de reunión. Un día antes, el líder de Ciudadanos ni siquiera había comparecido ante la prensa después de que el presidente español ignorase sus propuestas. Ayer, por el contrario, tocaban «cariños». El inquilino de La Moncloa fue magnánimo y le permitió ser él quien daba la «buena nueva»: el PP firmará hoy los seis compromisos de Ciudadanos y Rajoy hablaría con Pastor para fijar fecha para la investidura. Ocho días después, Rivera podía presentarse como la «palanca» que desatascaba el bloqueo. Eso sí, lo que se negociará a partir de ahora es un acuerdo para nombrar presidente, no un pacto para que Rivera entre en el gobierno.

Hoy por la mañana, los portavoces parlamentarios de PP y Ciudadanos, Rafa Hernando y Juan Carlos Girauta, sellarán en el Congreso la alianza bautizada pomposamente como «anticorrupción». Por la tarde los equipos negociadores celebrarán el primer encuentro. Tanto Rajoy como Rivera coinciden en que «lo urgente» es buscar acuerdos sobre el techo de gasto y los presupuestos, que deberían estar en la mesa de Bruselas el 15 de octubre. Los pactos a los que lleguen serán el gran ariete para presionar al PSOE, según avanzó el propio Rivera. «No me parecería lógico que Pedro Sánchez rechace puntos que firmó hace cinco meses», argumentó. Acordar medidas ya incluidas en el acuerdo entre Ciudadanos y PSOE servirá para el asedio.
Es curioso pero nadie se plantea que el PP y el partido naranja no lleguen a un entendimiento. Así que la letra pequeña será lo de menos. En la ecuación también se espera a Coalición Canaria, pero los números siguen sin dar. Todos juntos tendrían 170 escaños. Faltarían seis.

- "No ahonda en el futuro".

Tras el telonero llegó el turno de Rajoy. En el mismo tono ambiguo y desafiante, dio por buenas las explicaciones de Rivera e insistió en que su objetivo es formar gobierno «cuanto antes». No le gustaron al presidente español las preguntas sobre si cesará a los cargos que el PP mantiene imputados por corrupción o si sus diputados votarán a favor de una comisión de investigación sobre el «caso Bárcenas» que implicaría que el Congreso realice pesquisas sobre la supuesta financiación irregular de Génova. Así que optó por lo que hace siempre: no responder y dar lecciones a la informadora que le había planteado el interrogante. «Esas no son preguntas que ahonden en el futuro de España, sino análisis políticos», respondió.

Lo único que concedió Rajoy fue la frase de que él acostumbra a «cumplir sus compromisos». Una sentencia de dudosa fiabilidad teniendo en cuenta que viene de la misma persona que 24 horas antes se había desdicho de lo que él mismo había afirmado en rueda de prensa. A partir de ahí, el inquilino de La Moncloa no se salió del guión. Afirmó sentirse preparado para la investidura a pesar de no contar con los apoyos suficientes e insistió en las prisas para que haya un Gobierno operativo.

A partir de ahora es previsible que la negociación entre PP y Ciudadanos se convierta en el principal mecanismo de presión hacia el PSOE. Sánchez reitera su rechazo. Ahora se verá si se mantiene.

- El PP presiona con la opción de repetir las elecciones el 25 de diciembre.

La primera jornada de la investidura será el 30 de agosto. Si Mariano Rajoy no obtiene los apoyos suficientes la votación se repetiría dos días después, el 2 de setiembre. A partir de entonces, si la sesión fuese fallida, comenzaría un plazo de dos meses para formar gobierno. En el caso de que no se alcanzasen acuerdo,s se tendrían que repetir las elecciones por tercera vez. Tocaría el 25 de diciembre. Xavier García Albiol, líder del PP en Catalunya, ya presiona al PSOE para que no «envíe» a los votantes a las urnas el día de Navidad. Cualquier argumento vale.

- Las condiciones.

Son seis: expulsar a los cargos públicos imputados por corrupción, eliminar aforamientos, cambiar la ley electoral, acabar con los indultos por corrupción, limitar el mandato del presidente y crear una comisión parlamentaria sobre el «caso Bárcenas».

- 21 días.

La presidenta del Congreso español, Ana Pastor, ha tardado 21 días en fijar una fecha para la investidura. Se trata de un récord desde 1978. El anterior lo ostentaba Federico Trillo, en 1996, que aguantó 17 días.

(Alberto Pradilla, Gara)