Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Juez argentino dicta más procesamientos en caso del convento de los millones

Un juez argentino amplió hoy el procesamiento por presunto enriquecimiento ilícito contra José López, el ex secretario de obras Públicas detenido en junio cuando guardaba bolsas con millones de dólares en un convento, y decidió también abrir un proceso penal contra su esposa y dos empresarios.

Según informaron a Efe fuentes jurídicas, el juez Daniel Rafecas decidió procesar a la esposa de López, Amalia Díaz, y a los empresarios Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez, considerados presuntos testaferros del exsecretario.

El pasado 12 de agosto, el fiscal encargado del caso, Federico Delgado, había pedido el procesamiento de Díaz y de una de las religiosas del lugar, Inés Aparicio, por presunto encubrimiento a López al supuestamente ayudarle a introducir el dinero, como se veía en un vídeo de las cámaras de seguridad del monasterio emitido por televisión.
Sin embargo, Rafecas optó por no procesar ni sobreseer a la monja, al estar pendientes medidas de prueba, por lo que dictó la falta de mérito.

López está en prisión preventiva desde el pasado 14 de junio, cuando fue detenido "in fraganti" al intentar ingresar a un convento de la provincia de Buenos Aires bolsas con 8,9 millones de dólares, además de portar una carabina calibre 22 sin licencia vigente.

En su resolución, de casi 700 páginas, el magistrado elevó hoy además el embargo sobre los bienes de López a los 220 millones de pesos (14,7 millones de dólares), al atribuirle como propio un terreno y una casa en Dique Luján, en la provincia de Buenos Aires, valorada en unos 700.000 dólares, en la que vivía junto con su esposa desde 2011.

A Díaz, Rafecas la considera "partícipe necesaria" en el delito de su marido, al creer que participó "activamente" en la incorporación del inmueble al patrimonio de López, "a sabiendas de que los recursos destinados al efecto eran injustificables a partir del salario de su esposo y del patrimonio familiar previo".

Respecto a Galera y Gutiérrez, Rafecas los procesó como "partícipes necesarios" en la maniobra, al aparecer como sucesivos titulares del dominio de la propiedad, hasta que el juez dio por probado "que el verdadero dueño" era López.

En la resolución, el magistrado dispuso mantener la prohibición de hacer cambios en la casa, con vistas a su eventual "futuro decomiso, remate y reintegro de los recursos al Estado", en el caso de que se acabe dictando condena por los hechos.

Rafecas citó también hoy a declaración testimonial a la hermana María Martha González, quien convivía con Aparicio en una casa en la localidad bonaerense de Luján, para el próximo lunes, y está a la espera de la pericia efectuada sobre la horas totales del vídeo de la cámara ubicada en la puerta de acceso a la vivienda del monasterio, más allá de las que ya se emitieron por TV.

Por otra parte, tras el hallazgo de gran cantidad de documentos en el monasterio que reflejan "una relación muy intensa y particular" con la Secretaría de Obras Públicas a cargo de López y ante el posible delito de desvíos de fondos o entregas de dinero en forma irregular, Rafecas realizó una denuncia y se espera que otro juez investigue estos sucesos en forma independiente.

(EFE, Noticias Terra Argentina)