Más de 7.000 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Miles de uzbekos despiden al presidente Karímov en Taskenk

Miles de uzbekos salieron a las calles de Taskent para despedir al presidente de Uzbekistán, Islam Karímov, que será enterrado hoy en Samarkanda, su ciudad natal.

El cortejo fúnebre se desplazó por las principales avenidas de la ciudad hasta el aeropuerto de Taskent, desde donde el féretro con los restos del presidente del país centroasiático fue trasladado en avión a Samarkanda, según informaron medios rusos desde la capital uzbeka.

Según el parte médico oficial, el mandatario, de 78 años, que dirigió su país con mano de hierro durante 27 años, falleció ayer a las 20.55 hora local (15.55 GMT), treinta minutos después de sufrir una parada cardíaca.
Karímov fue hospitalizado en la mañana del 27 de agosto debido a un accidente cerebrovascular masivo.

"Desde un comienzo el paciente estaba en estado de coma atónico", señala el parte, que añade que los esfuerzos de los médicos por reanimar a Karímov tras la parada cardiaca fueron inútiles.

Uzbekistán guarda a partir de hoy tres días de duelo nacional por el fallecimiento de su líder.

Tras el deceso, el presidente del Senado, Nigmatilla Yuldáshev, asume la presidencia del país en funciones, tal y como señala la Constitución.

La desaparición de Karímov tras más de un cuarto de siglo en el poder deja al país sumido en la incertidumbre sobre su futuro.

El hombre de hierro que ganó en 2015 sus cuartas elecciones presidenciales con más del 90 % de los votos, como en las anteriores ocasiones, y que aplastó a la oposición, no dejó a un sucesor, aunque el más probable candidato a retomar las riendas es el primer ministro, Shavkat Mirziyoyev.

Karímov hizo de la lucha contra el integrismo islámico su bandera, y por ese objetivo sacrificó los derechos humanos más básicos de su pueblo.

La ONG Human Rights Watch afirmó que Karímov "deja un legado de represión política y religiosa", y señala que "su muerte representa una oportunidad para que los gobiernos afectados hagan presión por derechos humanos concretos y reformas democráticas".

(EFE, Yahoo! Noticias)