Más de 7.500 entradas y 350.000 visitantes desde el 9 de octubre de 2011

Puigdemont espera convocar elecciones tras la Diada de 2017

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado hoy que su deseo es que, para la Diada del año que viene, él ya esté "en funciones", porque se habrán convocado nuevas elecciones y Cataluña se encontrará en el "tránsito entre la postautonomía y la preindependencia".

Así lo ha afirmado en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en el Palau de la Generalitat, en la que ha calculado que, "a finales de julio" de 2017, el Parlament ya debería haber terminado los trabajos que se ha marcado la mayoría independentista de Junts pel Sí y la CUP para esta legislatura.

Pese a que el Gobierno central y las Cortes han rechazado en reiteradas ocasiones en los últimos años las peticiones catalanas para poder celebrar un referéndum con todas las garantías legales, Puigdemont ha asegurado que no tira aún la toalla: "Voy a insistir el día 28 en hacer una propuesta en este sentido a la política española". "Si hay posibilidades de utilizar el referéndum como mecanismo eficaz y seguro para que la gente decida, claro que no está descartado", ha apuntado Puigdemont, que el día 28 se someterá a una cuestión de confianza, para la que ya se ha garantizado el apoyo de Junts pel Sí y la CUP, los dos grupos independentistas de la cámara. En todo caso, ha recalcado que, si no hay acuerdo con el Estado para celebrar un referéndum, la "fórmula" prevista es convocar unas elecciones constituyentes, que serían un "verdadero plebiscito de validación" del proceso independentista.
- Colau pide la dimisión de Margallo.

La alcaldesa de Barcelona y líder de Barcelona En Comú, Ada Colau, ha pedido hoy la "dimisión inmediata" del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, porque entiende que "mezcla" terrorismo y el derecho a decidir, en un gesto que no es "inocente ni casual" y sí "reprobable" y "lamentable". Colau ha liderado la ofrenda floral del Ayuntamiento de Barcelona ante el monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada de Cataluña, junto al resto de representantes del consistorio, excepto los ediles de Ciudadanos y del PP, que critican estos actos por independentistas.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, advirtió ayer en un acto político en San Sebastián de que el "desafío soberanista" de Cataluña es el "más importante" que enfrenta España, ya que "de una crisis se sale, un ataque terrorista se supera, pero la disolución de España es absolutamente irreversible".

En declaraciones a los medios tras la ofrenda floral por la Diada, Colau ha afirmado: "Las declaraciones de ayer de Margallo no solo son lamentables sino también absolutamente reprobables, y en cualquier país democrático del mundo significaría su dimisión inmediata". "Me temo que esto no sea ni inocente ni casual porque el Gobierno del PP lleva muchos años generando crispación", ha apuntado Colau, quien ha remarcado que las afirmaciones de ayer de Margallo son "absolutamente antidemocráticas y demuestran una falta de ética intentando mezclar el terrorismo con una reivindicación de democrática como es el derecho a decidir" de los catalanes.

Por contra, Ada Colau cree que desde Cataluña "saldremos pacíficamente pero también con un carácter reivindicativo", por lo que ha pedido una "Diada masiva, democrática, de derechos y de libertades, desde la pluralidad y diversidad política".

"Estas movilizaciones masivas en la Diada son más necesarias que nunca para reivindicar lo obvio, que es la democracia y la diversidad de opiniones ante la situación de bloqueo absoluto del Gobierno del PP", ha abundado la alcaldesa barcelonesa.

Sobre su presencia en la manifestación independentista de esta tarde, Colau ha constatado que las relaciones entre Cataluña y España están "bloqueadas", que "vivimos un tiempo de anomalía democrática por no poder hacer algo tan básico como votar" y, así, como alcaldesa ha llamado a participar en las diferentes protestas "para estar al lado de la ciudadanía que se ha movilizado en los últimos años", ha señalado en alusión a los sectores soberanistas.

- Ofrendas florales.

El Govern, encabezado por el president Carles Puigdemont, y la Mesa del Parlament han protagonizado el inicio de las ofrendas florales al monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada, del que cuelga una bandera independentista, un acto tradicional al que no acudirán ni el PPC ni Ciudadanos.

Como ya viene siendo habitual, los Mossos d'Esquadra han aplicado un sistema de seguridad que hace difícil escuchar en el monumento los gritos, consignas independentistas e insultos que habitualmente se escuchaban en otras ediciones de la Diada por parte de algunos ciudadanos.

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha llamado este domingo a conmemorar esta Diada "de libertad y futuro" con el objetivo de avanzar hacia una Catalunya mejor y en defensa de las instituciones catalanas. "Conmemoramos la lucha de Catalunya por las libertades de 1714 y nos mueve el anhelo de un futuro mejor, de un país mejor", ha asegurado en declaraciones a los medios tras hacer la entrega floral al monumento de Rafael Casanova junto a los miembros de la Mesa, salvo el vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra (C's) y la secretaria cuarta, Ramona Barrufet (JxSí).

Según Forcadell, no importa ni el origen ni la lengua ni la identidad sino el hecho de que se quiera una Catalunya mejor: "Cada uno que la viva con total libertad y se la haga suya".

Antes de esta ofrenda, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha encabezado, por primera vez desde su investidura en enero pasado, la ofrenda del Govern ante el monumento.

Puigdemont ha llegado a la estatua de Casanova entre aplausos del público y ha pasado revista a los Mossos d'Esquadra, posteriormente ha saludado uno a uno a sus consellers, antes de depositar una corona floral adornada con una 'senyera', que ha colocado a los pies de la estatua de Casanova junto con el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, antes de escuchar el himno de 'Els Segadors'.

La jornada, que ha arrancado con normalidad, ha estado precedida anoche por el acto institucional celebrado en la explanada junto al Born Centro de Cultura y Memoria de Barcelona, centrado en rendir homenaje a las personas obligadas a emigrar, y al que no asistieron ni PPC ni C's, como tampoco la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna.

PP y C's no asisten a ningún acto institucional de la Diada porque consideran que están "secuestrados" por los independentistas. Por su parte, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado hoy en una entrevista con el diario Ara que Cataluña se encuentra "al final del proceso y hace falta mucha serenidad para culminarlo". Puigdemont considera que hoy "hay muchas más razones para participar en la Diada que hace cinco años" y justifica su presencia en la manifestación secesionista de esta tarde en que "es la primera vez que hay un president elegido por una mayoría independentista del Parlament".

En la vigila de la Diada, en el tradicional acto independentista del Fossar de las Moreres, en Barcelona, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, aseguró, sobre el proceso soberanista, que "de aquí a un año estaremos celebrando la independencia".

(La Razón)